Acusan a CTM de bloquear trabajos en autopista para quitar contrato
Por sobrecostos de 1,442 mdp, SFP pide revocar concesión de la Amozoc-Perote. Foto: EsImagen

Por costos injustificados de mil 442 millones de pesos, detectados en su fiscalización de la administración federal, la Secretaría de la Función Pública (SFP) recomendó a la SCT revocar la concesión de la autopista Amozoc-Perote y Libramiento Perote, financiados por OHL.

Así lo indica el Informe de Fiscalización de la Función Pública 2019, presentado por Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, titular de la SFP,  cuya revisión de la obra derivó en 25 observaciones, entre las cuales destaca que la concesionaria incurrió en sobrecostos por errores constructivos, pues esta no acreditó haber invertido en obras adicionales.

De acuerdo con el documento, en 2015, a raíz de un derrumbe en la carretera, la empresa realizó «obras complementarias», ante lo cual solicitó al gobierno federal que el monto erogado en ellas (mil 442 millones de pesos) fuera considerado inversión de riego y que se extendiera la vigencia de su concesión 30 (autopista) y 20 años (libramiento).

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entonces a cargo de Gerardo Ruiz Esparza, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, aceptó la petición de la concesionaria (Grupo Autopistas Nacionales), alegando como fin el «restituir el equilibrio económico de la concesión»

No obstante, la fiscalización de Sandoval Ballesteros determinó que “los errores constructivos que ocasionaron sobrecostos por mil 442.9 millones de pesos no pueden justificar la prórroga al plazo de la concesión de la carretera y mucho menos al libramiento por 30 y 20 años, respectivamente, ya que no se trató de obra adicional”.

Sostuvo también que, cualquier ampliación justificada al plazo de la concesión, ocurrido a partir de 2027, es decir, cuando hubieran transcurridos 24 años de la concesión original (cuatro quintas partes).

Anomalías, desde licitación e inversión de OHL

Pero las irregularidades detectadas por la SFP no se limitan al sexenio del priista Peña Nieto, sino que se remontan a 2003, durante el sexenio del panista Vicente Fox Quesada, cuando la SCT otorgó el título de concesión a dicha empresa sin que cumpliera con los requisitos de la licitación.

Debido a este incumplimiento, incluso se inició el procedimiento de revocación de la concesión en julio de 2004, pero el gobierno federal desistió apenas dos meses después «al considerar que los incumplimientos no eran reiterados ni graves».

Además, la fiscalización halló que la dependencia autorizó «indebidamente» cambios al título de concesión para permitir la incorporación de OHL como socio mayoritario (con el 67 por ciento del capital social), luego de que esta compañía otorgara a la concesionaria un préstamo de 200 millones de pesos.

Con esta acción anómala –indica– «eliminó la  restricción para incorporar y sustituir accionistas, siempre que los originales conservaran un mínimo del 60 por ciento del capital social«.

Ante dicha lista de anomalías, “recomendó a la SCT revocar la concesión y la SFP ha iniciado las investigaciones respecto de las presuntas responsabilidades administrativas de las personas servidoras públicas involucradas”.