Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » La tortura como método de investigación y golpean a mujer por gritarle a Mireles

La tortura como método de investigación y golpean a mujer por gritarle a Mireles

El gobierno de AMLO la abandonó

Héctor De Mauleón en su columna En Tercera Persona, publicada en El Universal, señala que “El gobierno de Andrés Manuel López Obrador abandonó a mi hija”, dice el profesor de inglés Walter Rupprecht.

El 25 de enero de 2019, la pequeña Ana Lucía, de tres años de edad, sufrió una convulsión cuando se dirigía a su recámara. Sus padres la trasladaron de inmediato al hospital Emiliano Zapata, en Cuautla, Morelos. La niña permaneció tres días en terapia intensiva. El diagnóstico fue: neumonía.

Ana Lucía no mejoró. Los estudios mostraban que el nivel de sus plaquetas era ínfimo. Sus padres la llevaron al Hospital 20 de Noviembre, del ISSSTE, en la Ciudad de México. La condición hemática de la pequeña obligó a que se le practicara un raspado de médula.

“Aquel fue sin duda uno de los días más tristes y dolorosos de nuestra vida”, dice el profesor Rupprecht. El diagnóstico del Emiliano Zapata estaba completamente equivocado. “Actuaron con negligencia total”, relata el maestro.

Los nuevos estudios diagnosticaron una hemopatía maligna: la niña padecía leucemia linfoblástica aguda de estirpe B. Era el 2 de mayo y para los padres de Ana Lucía había comenzado la peor pesadilla de sus vidas.

Aquí la columna completa

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, indica que 1. Autoaislamiento. Gonzalo Méndez Dávalos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), se enfila a una renovación de su dirigencia sin interlocución con la 4T. Se han dedicado a bloquear proyectos de vivienda de interés social en el sur-sureste del país y tienen al sector dividido. Tan no entienden el cambio que van a una contienda sin rivales, propia de la prehistoria. Méndez Dávalos, por si fuera poco, convocó a su reunión anual en Guanajuato, escenario de la peor violencia en los últimos meses. Lo rescatable: este año, la interlocución con las dependencias del gobierno relacionadas con la vivienda no la llevarán ellos, sino los desarrolladores del llamado Grupo de Apoyo a la Vivienda, y que representan más del 50% de la construcción en el sector. ¿Quieren vivir en la época de las cavernas?, quédense allá.

2. Penosa reacción. En la Plaza Benito Juárez, en Morelia, cuando se realizaba la ceremonia para conmemorar a la Logia Masónica, una mujer gritó a José Manuel Mireles, subsecretario del ISSSTE en Morelia, acusándolo de pederasta y exigiendo que no se invitara a ese acto al exlíder de las autodefensas en el estado. Después de varios minutos de gritos, un colaborador de Mireles se acercó a la joven mujer e intentó detener las protestas, lo que provocó un forcejeo que culminó cuando el hombre le propinó una bofetada. “Qué le pasa, ¿por qué la golpea?”, le increparon las demás mujeres. El acto de cobardía fue difundido por todos los medios. La ceremonia se reventó. Pero va la pregunta: ¿así es como piensan reordenar este país?, ¿a cachetadas? Señor Mireles y colaboradores, ahora sí estamos…

3. Plena salud. El IMSS, la institución que ha acompañado a los mexicanos, cumplió 77 años. Brinda atención médica y bienestar social a más de 80 millones de personas. Sus números son asombrosos. En un día común se atienden más de 500 mil consultas; nacen más de mil niñas y niños; se atienden cerca de 55 mil urgencias médicas; se realizan más de tres mil 800 intervenciones quirúrgicas; y se practican más de 800 mil análisis clínicos. Está considerada como la institución más grande y moderna de América Latina. Y para seguir el rumbo, el IMSS implementará mecanismos para eficientar el uso de los recursos; erradicar la corrupción y los privilegios. De ese tamaño es el barco que navega Zoé Robledo, su director. No naufrague.

Aquí la columna completa

El abuelo, la ‘bendición’ y la nuera incómoda

Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada en El Universal, señala que cuando los medios y las redes sociales se llenaron de información sobre el nacimiento del primer nieto del presidente Andrés Manuel López Obrador la semana pasada, el Mandatario, tan afecto a hacer públicos en videos y mensajes los asuntos personales y familiares, nada dijo en sus redes sociales de la llegada de Salomón Andrés, que vino al mundo en un hospital de Houston, Texas, justo en medio de una fuerte crisis en el sistema de salud pública en México.

El niño había nacido desde el 9 de enero; la noticia la publicó la revista Eme Equis el 14 de enero y no fue sino hasta el 15 de enero que, presionado por las preguntas de los reporteros, el abuelo dijo escuetamente que su primer nieto “es una bendición”.

Detrás de ese inusual silencio presidencial, de acuerdo con allegados a la familia presidencial, existen “diferencias” entre López Obrador y su hijo José Ramón que surgieron por la relación entre este y la brasileña Carolyn Adams, una ejecutiva involucrada en el mundo del petróleo y el gas, y que trabaja en México contratada por la firma Cava Energy, que es parte de un fondo financiero especializado en construcción de gasoductos, y que son proveedores de Petróleos Mexicanos.

Tal vez fue esa vinculación con el sector energético por parte de su nuera y madre de su nieto, la que no le gustó desde un principio al Presidente que, según las fuentes consultadas, nunca vio bien la relación de su hijo con Carolyn, quien en México se desempeña como “cabildera” de la mencionada empresa y antes trabajó en Dubái durante 15 años para la petrolera inglesa British Petroleum.

Lo cierto es que, tras varios meses de relación, a José Ramón y a Carolyn se les vio juntos en el evento del 1 de septiembre en Palacio Nacional con motivo del Primer Informe de Gobierno del Presidente. En las fotos de ese día, la pareja estuvo sentada a un lado de Beatriz Gutiérrez Muëller en la primera fila. En los rostros serios y en lo poco que se dirigieron la palabra, se percibía la tensión entre los miembros de la familia presidencial.

Aquí la columna completa

Insabi, desencuentro permanente

La columna Pepe Grillo, publicada en La Crónica de Hoy, indica que el desencuentro en la élite política provocado por el Instituto de la Salud para el Bienestar tendrá hoy un nuevo capítulo.

Los nueve gobernadores de Acción Nacional darán a conocer una alternativa al modelo gubernamental. Los mandatarios trabajan en este caso con la dirigencia nacional del blanquiazul para no dejar cabos sueltos.

La idea es garantizar un servicio de salud gratuito y de calidad para quien lo solicite, objetivo que desde su punto de vista no cumple el Insabi,

Como no hay mucho tiempo, la idea es que los panistas emitan una señal de unidad y de fuerza y de que no se inhiben ante los amagos oficiales de dejarlos al margen de los apoyos del gobierno federal.

El Insabi es un tema grave de salud, pero también supone un pulso político.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, señala que en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que encabeza Rosario Piedra Ibarra, hay una invitación al senador morenista Martí Batres para sumarse al organismo, aunque por ahora el legislador ha guardado silencio; sin embargo, ayer mismo el fundador de Morena anunció que presentará una iniciativa para que en el nombramiento y reclutamiento del personal de esa institución prevalezca la experiencia por encima de los títulos académicos.

¿Será que está diciendo que no?

Aquí la columna completa

La inquisición que quieren resucitar

Ricardo Raphael en su columna Política Zoom, publicada en El Universal, indica que todavía pueblan las cárceles mexicanas miles de personas injustamente procesadas por el arbitrario sistema inquisitorial que tuvimos hasta el 2008, y sin embargo hay quienes con vehemencia exigen su vuelta.

Se trata de los viejos operadores del derecho que no han podido adaptarse al nuevo sistema, por su propensión incurable hacia el autoritarismo.

Extrañan la tortura como método de investigación; les hace falta el arraigo, un mecanismo coactivo que permitía privar ilegalmente de la libertad; añoran la montaña de papel tras la cual se escondían los jueces; les incomoda jugar con transparencia, ahora que las audiencias son orales.

Antes de la reforma del 2008, seis de cada diez personas sentenciadas no conocían el rostro del juez que los procesó y siete de cada diez reportaban haber sufrido algún tipo de tortura.

Con el sistema inquisitorial era común que los procesados tardaran en conocer las razones por las que habían sido privados de la libertad, también ocurría con gran facilidad que se fabricaran pruebas y testimonios, que la autoridad policial o ministerial mintiera para forzar una teoría criminal que se habían inventado.

Aquí la columna completa

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Sanción a farmacéutica por desabasto de medicina y “El Lunares” ayudado por jueces

Un año sin saber de Atzin Héctor De Mauleón en su columna En Tercera Persona, ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Oportunidades laborales para jóvenes y quién elige a nuevos consejeros del INE

La columna Frentes Políticos, publicada en Excélsior, señala que 1. Es muy temprano. Irma Eréndira ...