Cesan al recomendado de Juan Pablo Cortés en la Secretaría de Administración

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, señala que el que sí ya se fue de la Secretaría de Administración del estado es el director general de Bienes Muebles e Inmuebles, Miguel Cuauhtémoc Luna Mendoza.

Y se fue no por voluntad propia, sino por petición expresa de la secretaria de Igualdad Sustantiva del estado, Mónica Díaz de Rivera Álvarez.

El que fuera suplente de Juan Pablo Cortés Córdova ante el Instituto Nacional Electoral (INE) en las elecciones extraordinarias de gobernador de este año, fue acusado por una subordinada, de la Dirección General de Bienes Muebles e Inmuebles, de propasarse con ella, sin su consentimiento y sin darle motivos.

Luna Mendoza mandó a llamar a su oficina a la agraviada, para tratar un asunto del área a su cargo, y éste aprovechó la ocasión para introducir su mano en el vestido o falda de aquella que, indignada por lo sucedido, abandonó el edificio con la firme intención de nunca más regresar ahí. De hecho presentó su renuncia.

En el transcurso de las horas siguientes, pensó mejor las cosas y decidió proceder contra su jefe, al que denunció ante la Secretaría de Igualdad Sustantiva, que investigó y corroboró que Miguel Cuauhtémoc Luna efectivamente se aprovechó de su condición y puesto para manosearla.

Aquí la columna completa

Catrina Fest, el tsunami que arrasó con el Ecológico

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, indica que no se requería ser adivino ni ambientalista para advertir que el llamado Catrina Fest sería un tsunami que causaría severos daños ambientales en el Parque Ecológico, el sitio donde serpientes, aves y pequeños mamíferos habitan.

Aunque ya se comenzó con la limpieza, reforestación y la plantación de más de 400 nuevos árboles, es una realidad el daño que causa un festival de música cuando se realiza en sitios que no son apropiados para ello.

Y fue precisamente tras la serie de conciertos que el propio gobernador Miguel Barbosa se pronunció sobre el tema. Estableció que durante su administración el evento de rock no volverá a realizarse en el llamado Parque Revolución Mexicana para precisamente evitar desastres ambientales.

Afirmó que Puebla sí continuará siendo sede del festival pero que se buscará un espacio adecuado donde pueda realizarse sin dañar a las plantas, un terreno donde el sonido no aturda a la fauna.

En Intolerancia Diario anticipamos, desde la semana pasada, que la organización y la realización de este evento, traería de la mano muchos daños colaterales, principalmente porque el sitio dónde se realizó no era el adecuado para albergar a los más de 45 mil asistentes ni para colocar los escenarios ni el sonido que éste tipo de espectáculos requiere.

Aquí la columna completa

Presidente del Instituto de Transparencia impone opacidad finaciera y laboral en el organismo

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, señala que de manera contradictoria, en el Instituto de Transparencia de Puebla existe mucha opacidad en el manejo de las relaciones laborales, de la aplicación de los recursos públicos y en la manera en que se asignan los expedientes de queja para su atención. Todo ello ha sido propiciado por la presidente del organismo, Laura Marcela Carcaño Ruiz, cuya gestión se ha destacado por el trato despótico e incluso discriminatorio contra el personal que ahí trabaja.

El Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Puebla (Itaipue), es uno de los últimos reductos del morenovallismo en la entidad, pues su presidente, que fue electa en enero de 2017 –por un periodo de cinco años– llegó a esa posición por su estrecha cercanía a la panista Martha Erika Alonso Hidalgo, la extinta gobernadora de Puebla.

Fiel al estilo morenovallista, Laura Marcela Carcaño no permite contrapesos ni una fiscalización efectiva al interior del Itaipue, ya que el Órgano de Control Interno del Instituto es una instancia de ornato, que dirige un pariente por afinidad de la presidente.

Fuentes altamente confiables indican que, en la actualidad, el Itaipue no podría pasar una auditoria objetiva a sus finanzas y relaciones laborales, es decir es un órgano sin los estándares mínimos de transparencia. He aquí cuatro ejemplos de los abusos que ahí ocurren:

Primero: Héctor Barrera Piloni, quien es el titular de la Dirección Jurídica Consultiva, es el operador de la presidente. Algunos dicen que en realidad es quien manda dentro del instituto, al tener en sus manos los asuntos más delicados.

Aquí la columna completa

Las fobias del Auditor

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, indica que por la libre o por consigna actuará el nuevo auditor de Puebla, Francisco Romero.

Ese es el dilema que empiezan a formularse autoridades de instituciones y Ayuntamientos que la semana pasada recibieron oficios de auditorías, calificadas de “bien perras”.

Históricamente los auditores responden en función de los intereses del gobernante en turno. En esta ocasión, Luis Miguel Barbosa ha dejado en claro que se mantuvo ajeno al proceso de elección del auditor e incluso hasta se deslindó de cualquier cercanía.

¿Acaso Romero actúa en función de los intereses de la fracción parlamentaria de Morena, encabezada por Gabriel Biestro?

¿O será que el auditor Romero, sin el menor rubor, comenzó a cobrar viejas afrentas o entró al revanchismo político?

Aquí la columna completa

El silencioso operador

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, señala que el domingo pasado se cumplió ya un año del fallo del Tribunal Superior de Justicia que avaló la elección a gobernador de Puebla, llevada a cabo el 1 de julio de 2018.

Sin duda, se trató de una de las más controversiales y bizarras resoluciones en la historia de la administración de justicia electoral.

A partir de ahí, ríos de tinta se han escrito sobre las razones que llevaron a la mayoría de los magistrados del Trife a votar de la forma en la que lo hicieron.

En el imaginario colectivo nacional, se han tejido las más diversas teorías, conspiraciones y confabulaciones, en un intento por tratar de explicar, por lo menos con cierto nivel de precisión, uno de los más extraños capítulos de la política mexicana.

Todas convergen en dos puntos concretos: hubo mucho dinero de por medio y se llevó a cabo una operación de cabildeo, negociación y amarres, al más alto nivel.

Aquí la columna completa

El PAN se entrega a los brazos de Manzanilla

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, indica que el impulso a Fernando López Rojas, ex director de Tenencia de la Tierra en la extinta SGG, sólo revela los pactos inconfesables entre Genoveva Huerta y el primer piso de Casa Aguayo. Uno más de sus desatinos al frente del partido, pero el que puede resultar muy costoso de cara al futuro.

Iban bien los panistas, quienes no aceptaron la tutela de Manzanilla al pretender colocar en el Comité Municipal a Eduardo Alcántara, a quien Genoveva veía con simpatía, en parte por ser impulsado desde Casa Aguayo, en parte porque era su asesor.

Pero una alianza disímbola entre ex morenovallistas y Yunques, capitaneada por Mario Riestra, logró colocar ahí a Jesús Zaldivar para disgusto de la propia Genoveva que cabildeó en el CEN la negativa a validar la elección interna.

¿Qué le debe Genoveva a Manzanilla para pagarle con una posición tan importante?

¿No sabe, no entiende, que el diseño de la estrategia electoral del panismo pasará por el escritorio del titular de Segob, quien impulsará o bloqueará perfiles para el 2021?

Aquí la columna completa

Los Profanadores de Tumbas se Persignan ante el Horroroso Ladrón de Libros (El Caso Ricardo Valero)

Mario Alberto Mejía en su columna La Quinta Columna, publicada en 24 Horas Puebla, señala que un señor canoso, de la tercera edad, entra a una librería de Buenos Aires, Argentina, con ese paso cansado que el tiempo les regala a los hombres y mujeres —neandertales o sapiens— de cualquier condición social.

Lleva en la mano derecha un periódico.

(Tratándose de Argentina seguramente era El Clarín).

Va de aquí para allá, revisa detenidamente los libros que descansan en los estantes, y su vista se detiene en una obra: Las Memorias del genial libertino Giacomo Girolamo Casanova.

¿Precio en pesos mexicanos?

Aquí la columna completa