López Obrador cayó duramente en su aprobación por los mexicanos: 10 puntos menos de agosto a noviembre, de acuerdo con una encuesta presentada el 15 de este mes por El Universal. Un dato muy negativo. Además, en la nota informativa de esa casa editorial se subraya que el 61.3% de los mexicanos cree que “las dificultades empiezan a rebasar al presidente”. A poco tiempo de que López Obrador cumpla un año en el cargo, la gente ya ve mal su trabajo como jefe del Ejecutivo. Y aquí no hay otros datos: violencia generalizada y terrorífica en el país, nulo crecimiento económico de México en 2019, alza en el desempleo y en el número de personas que sobreviven por el comercio informal, reducción de los programas sociales y la nula construcción de obra pública en todos los estados, afectando con ello a millones de ciudadanos que viven en los pueblos y las colonias humildes. En efecto, la terca realidad hace ruido en las bocas de quienes esperaron un cambio profundo en la vida de los mexicanos con el Gobierno de la “Cuarta Transformación” y hacen estruendo en los oídos de quienes dirigen esa política. El problema de López y sus adláteres es que no saben cómo solucionar la debacle.

Desde su campaña política, Morena y López Obrador propusieron que el combate a la corrupción desde el Gobierno de México conseguiría “ahorrar” un monto de 500 mil millones de pesos, es decir, ¡medio billón de pesos!, que serían usados para beneficiar “primero a los pobres”. En un país en el que, dice el Banco Suizo Credit Suisse que hay 96 millones de personas viviendo bajo la línea de pobreza y 25 millones con hambre crónica, un argumento como el usado por López en efecto le atrajo millones de votos de gente que creyó en él. Un año después de iniciar su mandato, nadie sabe en dónde están los famosos 500 mil millones de pesos arrancados a la corrupción. Y no solo no se sabe eso. Tampoco se sabe qué pasó con las acciones para ayudar “primero a los pobres”.

Veamos. En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 el Gobierno de López y los diputados morenistas proponen gastar la cantidad de 6 billones 96 mil 335 millones de pesos en el país. ¿En qué? En los proyectos sexenales a los que López se aferra, pasándose la ley por el arco del triunfo, y en las famosas tarjetas con dinero para la gente, tarjetas que con la “austeridad republicana” también ya fueron recortadas. Nada más y nada menos. ¿Y la obra pública para los millones de mexicanos que carecen de ella? Cero, cero y cero: los morenistas se mantienen tercos en su política. ¿Usted ha visto construcción de obra en su colonia, en su pueblo, en su municipio? Le aseguro que no.

Antorcha, desde su nacimiento, lucha contra la pobreza en México y por eso organizamos y educamos a los humildes para exigir que los gobiernos cumplan con los mandatos constitucionales: darle una vida digna a los mexicanos con trabajo, buenos salarios y obras de infraestructura que mejoren su vida, como vivienda digna, calles pavimentadas, redes de agua potable, energía eléctrica y drenaje, así como canchas deportivas, aulas para el arte, salones dignos, bibliotecas y laboratorios en las escuelas, además de carreteras, casas de la cultura, unidades deportivas, apoyos para el campo y muchas otras obras que dignifiquen la vida.

Durante 45 años, parte importante de nuestra actividad política ha sido esa: gestionar esas demandas para el pueblo humilde. Y así hemos transformado muchas colonias y pueblos: Tecomatlán, Huitzilan de Serdán o Balcones del Sur, sólo por mencionar algunos ejemplos, pero la lista es larga y puede ser verificada por quien desee probar que lo que digo es verdad.

Hasta hace dos años, antes del cambio de Gobierno federal y de la invasión del morenismo a la Cámara de Diputados, Antorcha logró que desde el Presupuesto de Egresos de la Federación se etiquetaran varios millones de pesos en obra pública. Hace dos legislaturas, cuando fueron diputados federales Soraya Córdova y Lisandro Campos, Antorcha bajó recursos para construir cientos de obras en casi todos los municipios del estado. Ese dinero no fue entregado a nuestra organización, sino que bajo las reglas de la Secretaría de Hacienda fue entregado a los gobiernos municipales y estatal para realizar las obras: ellos reciben el dinero, ellos contratan a las empresas que construyen y nosotros, los antorchistas, verificamos que la construcción tenga calidad y funcione bien. Al Movimiento Antorchista jamás se le entregó dinero en efectivo para nada. ¿Y el dinero? Todo lo invierte el propio Gobierno. Con estas luchas, los humildes organizados beneficiamos a miles de poblanos antorchistas y no antorchistas. En la legislatura pasada, cuando fueron diputados federales Juan Celis, Hersilia Córdova y Edith Villa logramos gestionar también bastantes recursos para realizar muchas obras. En 45 años, las obras construidas por la lucha de Antorcha han beneficiado a 2 millones 71 mil poblanos, antorchistas y no antorchistas. El trabajo organizado de los pobres poblanos ha rendido frutos importantes.

Pero con López Obrador en la Presidencia y con Morena dominando la Cámara de Diputados se han prohibido las obras en los pueblos y las colonias. ¿Cómo? Los morenistas han eliminado del PEF todos los recursos que antes se otorgaban. ¿Por qué? Dicen ellos que es parte de la lucha contra la corrupción. Pero eso es falso. Ahora no se realizan obras públicas porque el Gobierno “ahorra” miles de millones de pesos para entregar las tarjetitas y comprar millones de conciencias. Se trata del fraude electoral más grande en la historia de México.

Hace un año, en la discusión del PEF 2018, los antorchistas protestamos por ese trato injusto del gobierno federal contra los mexicanos. El gobierno prometió un diálogo con Antorcha para solucionar, pero el diálogo no llegó y no se autorizó ninguna obra social.

Este año, en el marco de la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, Antorcha vuelve a pedir al Gobierno federal y la Cámara de Diputados que autoricen la construcción de la misma lista de obras para la gente. Antorcha, y lo queremos dejar bien claro, no es la única perjudicada: millones de mexicanos son perjudicados por esta política del Gobierno federal. El presidente de México afirma que los antorchistas y otros grupos que protestan frente al Palacio Legislativo en esta semana “buscan tener dinero” o quieren “moches”. López Obrador miente. El presidente de México calumnia y cae en lo más bajo de la mentira. ¡Antorcha, a diferencia de él y su partido político, no necesita del erario para vivir! Por eso exigimos que aprueben los recursos para la construcción de mil 567 obras y servicios básicos. Y esa lista de obras, que cualquiera que lo desee puede revisar si nos la pide, es exactamente la misma lista que entregamos el año pasado. No pedimos nada más. Nuestra exigencia es constitucional y legítima.

En un país en el que la pobreza es un cáncer que carcome la vida de millones de mexicanos, en un país que necesita de un cambio radical urgente, nosotros llamamos a todos los mexicanos de bien que deseen mejorar su calidad de vida, a las organizaciones que busquen lo mismo, a todos aquellos que estén de acuerdo con nuestro planteamiento de luchar contra la pobreza en México, a que nos unamos y luchemos juntos y fraternos para bien de todos. Sólo unidos podremos vencer. No hay de otra.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

banner-enfrentando-la-contingencia