CDH indaga acusaciones de prostitución forzada a mujeres del penal en Puebla

0
16
1200x300-banner-enfrentando-contingencia
Tras casi dos años encarcelado, liberan a líder de Fuerza 2000
CDH indaga acusaciones de prostitución forzada a mujeres del penal en Puebla. Foto: EsImagen

La CDH inició una investigación en el Cereso de San Miguel tras denuncias sobre que presuntamente se obliga a las mujeres que están internas a prostituirse después de las 8 de la noche, así como cobros de 20 pesos por visita en las celdas usadas para ello.

Lo anterior, lo informó la Comisión de Derechos Humanos (CDH), a cargo de José Félix Cerezo Vélez, a través de un comunicado en el que señaló que se abrieron los expedientes 7241/2019, 7243/2019, 7245/2019 y 7247/2019.

El organismo autónomo detalló que la investigación se hace debido a que en medios de comunicación se han reportados dichas violaciones a derechos humanos de los internos.

Y es que, según los reportes, igual se tiene una jaula para internos, “venden” en 15 mil pesos las celdas, además de que hay denuncias de extorciones.

Por ello, dio a conocer que entre martes y miércoles de esta semana personal de la comisión acudió al Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel para ejecutar las diligencias necesarias.

Dicho ejercicio consistió en realizar entrevistas aleatorias a mujeres, hombres privados de su libertad, y custodios; además de solicitar informes correspondientes a la Dirección General de Centros de Reinserción Social del Estado de Puebla.

Familiares afirman que piden cuotas

Es necesario mencionar que en abril del año pasado este medio realizó un sondeo con los familiares de los internos, quienes dijeron que desde 20 hasta 2 mil 500 pesos son las cuotas que les piden, además de que se autoriza que organicen fiestas al interior del penal.

Además de que la organización internacional, World Justice Project, exhibió a las prisiones más corruptas a nivel nacional, en su investigación “Nuestros muchachos ¿Cómo son los jóvenes en las cárceles del país?, siendo la de Puebla la segunda más corrupta del país, debido a los cobros indebidos en sus instalaciones; sólo quedó abajo del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente de la Ciudad de México que ocupó el primer lugar.