Rosario Piedra, activista por desaparecidos, será nueva presidenta de CNDH
Rosario Piedra, activista por desaparecidos, será nueva presidenta de CNDH. Foto: Gobierno de México

El Senado eligió a Rosario Piedra Ibarra, activista por la búsqueda de desaparecidos políticos, como la próxima presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de 2019 a 2024, en sustitución de Luis Raúl González Pérez.

Lo anterior, este jueves en la tercera ronda de votación, donde el coordinador de la bancada mayoritaria de Morena, Ricardo Monreal Ávila, cabildeó entre la oposición para conseguir los 76 votos necesarios para nombrar a Piedra Ibarra como nueva ombudsperson nacional.

En tanto, Arturo Peimbert Calvo, titular de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, sumó 24 sufragios a favor, mientras que José de Jesús Orozco Henríquez, exmagistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf), alcanzó 8, y 6 legisladores se abstuvieron.

La elección de Piedra Ibarra, hija de la activista Rosario Ibarra de Piedra, líder histórica del movimiento por la búsqueda de desaparecidos políticos y fundadora del colectivo Eureka, fue celebrada por la fracción morenista, que gritó la consigna “Vivos se los llevaron, vivos se los queremos”, distintivo de los activistas por los desparecidos.

No obstante, la decisión también recibió críticas por parte de la bancada del PAN, que votó en contra, pues sostuvo que la gestión de Piedra Ibarra no será independiente del presidente Andrés Manuel López Obrador, debido a que fue candidata a una diputación federal por Morena y secretaria de Derechos Humanos del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena.

Incluso exhibieron propaganda electoral donde Piedra Ibarra aparecía junto a López Obrador, como lo hicieron la mayoría de los candidatos de Morena en la elección de 2018.

¿Cuál es su trayectoria?

Entre sus estudios, la próxima presidenta de la CNDH cuenta con una maestría en Psicopedagogía, por la Escuela de Ciencias de la Educación, y una licenciatura en Psicología por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Desde joven, se integró al colectivo Eureka, fundado por su madre en 1975, a raíz de la desaparición de su hermano por parte del gobierno federal.

El pasado 23 de octubre recibió la medalla Belisario Domínguez, otorgada por el Senado a su progenitora, en un ceremonia donde su hermana, Claudia, leyó el discurso de la galardonada, quien criticó que en el gobierno de López Obrador no ha habido ningún avance para cumplir las demandas históricas del colectivo Eureka.

En entrevistas a medios nacionales, Piedra Ibarra planteó que, de llegar a presidir la CNDH, encabezaría una reestructuración del organismo, pues señaló que se ha usado para simular al defensa de los derechos humanos, y se comprometió a mantenerlo autónomo.