Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » El Santo Niño de Atocha
banner-top-Ayuntamiento-predial

El Santo Niño de Atocha

Corre la especie de que las abuelas le andan jalando las orejas al venerado Niño por el milagrito de Culiacán.

En la cultura del narco mexicana se ha dado un punto de inflexión, veamos:

Malverde.- Jesús Juárez Mazo «El Santo de los Narcos», que para muchos fue una especie de Robin Hood, fue un bandido oriundo de Sinaloa que siendo salteador de caminos hoy es venerado como santo por algunos. Malverde es un apodo derivado de «el Mal Verde», dado que realizaba sus asaltos entre la espesura verde del monte. Nació el 24 de diciembre de 1870 y falleció el 3 de mayo de 1909 en Culiacán, Sinaloa.

Aunque la Iglesia católica no lo considera como un santo, su culto se ha extendido más allá de su tierra natal, pues se le han levantado varias capillas en: Tijuana, Badiraguato, Ciudad Aldama, Los Ángeles y Colombia. Se le atribuyen milagros que puede realizar, los más populares por controvertidos son la protección a las personas dedicadas a la producción o tráfico de drogas ilícitas.

El Santo Niño de Atocha.- Es una advocación de la infancia de Jesús que está localizada en la Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha en Madrid y se ha popularizado en España y América Latina. En México tiene diversos santuarios ubicados en: Fresnillo, Tuxtla Gutiérrez, Aguascalientes, Guadalajara y Matehuala.

Cuenta la leyenda que el primer milagro del santo fue la liberación de una mujer en 1829, quien estaba recluida por haber cometido un delito en el estado de Durango. Tras encomendarse al Niño, este se le apareció como un joven con el nombre de Manuel Atocha y presuntamente la encaminó hacia su ansiada liberación.

En la narcocultura los milagros de la Santa Muerte, Malverde o hasta San Juditas podrían entrar en un “punto de inflexión” hacia la baja, porque “El Ratón” portaba consigo un escapulario del Santo Niño de Atocha quien le hizo el milagrito al desatar el “Sitio de Culiacán”, lo que a la postre impidió su captura y reclusión.

El poeta y monje vietnamita Thich Nhat Hanh ha dicho: “El milagro no es caminar sobre el agua. El milagro es caminar sobre la tierra verde en el presente, para apreciar la belleza y la paz de la que se dispone ahora”.

@EduardoGarci18
19 de octubre de 2019

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

banner-denuncia-consejo-ciudadano

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF.Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

Columnistas-Eduardo-Garcia-Anguiano-2

Estado indefenso

La emboscada de Aguililla un atentado contra el Estado, no es un asunto de seguridad ...

Columnistas-Eduardo-Garcia-Anguiano-2

La violencia proviene del Estado

Actualmente la violencia hacia las mujeres es promovida o tolerada desde diversas esferas estatales. A ...