banner-enfrentando-la-contingencia
Mario Rubicel exige destitución de Romero y asumir liderazgo de Stprm
Mario Rubicel exige destitución de Romero y asumir liderazgo de Stprm. Foto: 24 horas

Mario Rubicel Ross García, electo en 2018 secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (Stprm), exigió al gobierno federal intervenir para concretar su toma de nota y la destitución de Carlos Romero Deschamps como líder del gremio.

El también exlíder de la sección 44 del Stprm señaló que, por su oposición a la dirigencia encabezada por Romero Deschamps, ha sido objeto de varios actos de “persecución” y “terrorismo”, entre ellos tres encarcelamientos por “delitos fabricados”, así como el secuestro y presunto asesinato, hace tres años en Tabasco, de su hijo, Mario Rubicel Ross May, de quien no sabe nada a la fecha.

Lo anterior, en conferencia de prensa celebrada el jueves, donde refirió que, en diciembre 2018, una asamblea de trabajadores lo eligió, “apegada al estatuto”, lo eligió por mayoría para asumir como secretario general.

Paralelamente, el 23 de diciembre, Romero Deschamps fue destituido como dirigente nacional “por un jurado conformado bajo estatutos y el proceso fue debidamente certificado por Notaria Pública”, por lo que la toma de nota se ingresó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en marzo de 2019.

Sin embargo, Rubicel Ross García acusó que, hasta la fecha, “somos víctimas nuevamente de omisiones, retrasos burocráticos intencionados, sin respetar la libertad y derecho de los trabajadores a votar y elegir a sus representantes y líderes sindicales para velar por sus intereses, sus derechos y proteger el sustento del que gozan sus familias”.

Por lo anterior, exigió a María Luisa Alcalde Beltrán, titular de la STPS, intervenir para que sea respetada la decisión de nuestros agremiados y se haga valer la toma de nota determinada en diciembre de 2018, con la destitución de Romero Deschamps.

En el caso de su hijo, exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador, a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, al presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, y al fiscal general Alejandro Gertz Manero, que investigue con justicia y apego a la ley el paradero de su hijo.