Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de Puebla » Grupos de choque foráneos y está por verse la participación en elección

Grupos de choque foráneos y está por verse la participación en elección

La tentación del millón de votos

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, indica que lo que el domingo 2 de junio estará en juego en las elecciones extraordinarias no será el triunfo de Miguel Barbosa Huerta, candidato a la gubernatura de Puebla de la coalición Juntos Haremos Historia, sino su legitimidad en función del número de votantes que salgan a las urnas.

De que Miguel Barbosa ganará los comicios, no hay ninguna duda. Por supuesto no con los 35 y hasta 50 puntos de diferencia que algunas casas encuestadoras pregonan, con un propósito inequívocamente propagandístico.

Lo que está en duda es cómo, con cuántos votos y con qué nivel de participación ciudadana, es decir, si dejará a los electores en libertad de acudir o no acudir a las casillas, aceptando un abstencionismo que pondría rondar el 60% como prevén algunos expertos, y sin que sus operadores recurran a estrategias de movilización, acarreo y compra de votantes.

El problema es que si los pronósticos se cumplen, la participación ciudadana será escasa y esta situación podría provocar que en la jornada electoral del domingo sí obtenga más del 34.1% de los sufragios —que computó en los comicios del año pasado frente a Martha Erika Alonso—, pero no el millón 31 mil votos que sumó en esa elección.

Frente a tal circunstancia, no han faltado los operadores que en aras de quedar bien con el abanderado de la coalición formada por Morena, PT y PVEM, ganarse sus afectos y demostrarle su poder de convocatoria y movilización, han planteado hacer lo necesario para que Barbosa Huerta alcance más de un millón de sufragios, y que el 70% de éstos provenga de municipios fuera de la capital del estado.

Aquí la columna completa

¿Se va Rosales y llega Tlachi a la Ssptm?

La columna De boca e boca, publicada en Ángulo 7, señala que : Tómelo con reversa, pero este martes empezó a trascender que José Tlachi Meneses, quien actualmente se desempeña como director de Seguridad Pública en la Ssptm, podría estar relevando a la titular de esa dependencia, María de Lourdes Rosales Martínez.

El trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (Ssptm) es uno de los que más ha sido cuestionado desde hace varios meses por no poder combatir delitos como robo a transporte público, a transeúnte, a negocio, además de balaceras y cuerpos tirados que se han registrado en la capital.

Aquí la columna completa

Reventar la elección, un objetivo morenovallista en 2018

Jorge Rodríguez en su columna A Puerta Cerrada, publicada en El Sol de Puebla, indica que en los archivos de guerra electoral de Morena, correspondientes a 2018, se asegura que fue el ex gobernador Rafael Moreno Valle el autor intelectual de los hechos de violencia ocurridos el día de las votaciones el domingo 1 de julio.

Derivado de esos acontecimientos, en los que grupos armados irrumpieron en las casillas para quemar, robar o vaciar las urnas, el Instituto Nacional Electoral interpuso 23 denuncias penales y un consejero de la junta local, Alfredo Guillermo Domínguez Buenfil, censuró a las autoridades poblanas por ignorar todos los llamados de auxilio que se hicieron ese día.

“En otras jornadas electorales en el estado sí habíamos tenido respuesta de la seguridad pública”, reprochó el consejero en una sesión del 4 de julio. “No esta vez. Esta vez brillaron por su ausencia”, remató.

Que las corporaciones de seguridad pública desatendieran los llamados de auxilio para frenar a los delincuentes, “reventadores” en realidad, que atentaban contra el proceso electoral, da fuerza a los señalamientos vertidos en esos archivos contra Moreno Valle.

¿Qué necesidad tenía el ex mandatario para provocar hechos de violencia en la elección de 2018?, se preguntará usted.

Aquí la columna completa

Un año después, la elección es otra

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, señala que hace casi once meses, durante la última semana de junio, escribí en diferentes entregas de esta columna sobre el sentir general que había entre los poblanos a unas horas de las elecciones que en ese domingo 1 de julio se jugaron la presidencia de la República, gubernaturas, senadurías, diputaciones federales, locales y presidencias municipales.

Este miércoles, a unas horas de que inicie la veda electoral y la necia Ley Seca, las circunstancias son muy distintas principalmente porque los dos candidatos punteros a la gubernatura tienen un margen mucho más grande en las preferencias electorales, al menos así lo marcan las encuestas.

Si bien es cierto que Miguel Barbosa repitió campaña, las circunstancias no son las mismas. Hoy el partido en el poder (federal y local), incluso la mayoría en los congresos (local y de la Unión), es Morena. El PAN de Moreno Valle que tenía en Puebla el carro completo hasta hace un año, simplemente ya no existe.

Tampoco tenemos un mundial futbolero en puerta aunque para efectos prácticos el electorado está tan desinteresado en los eventos masivos como lo estuvo hace once meses, durante los partidos de la selección mexicana.

Otra diferencia que no debemos obviar es el árbitro electoral. El Instituto Electoral del Estado (IEE) que fue acusado en innumerables ocasiones de ser parcial e incluso de beneficiar a Martha Erika Alonso, este proceso, simplemente no participa. La responsabilidad, para bien y para mal, recae exclusivamente en el organismo federal, al margen de que repitan que se trata de un trabajo en colaboración.

Aquí la columna completa

Urzúa, el priista más cercano a “Alito”, el probable candidato de unidad del PRI

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, indica que 11 de los 12 gobernadores priistas del país se reunieron ayer en Toluca con dos propósitos: re definir su relación con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador e intentar construir una candidatura de unidad de cara a la renovación de la presidencia nacional del PRI, la cual recaería en Alejandro Moreno Cárdenas, el mandatario de Campeche, quien el domingo estuvo en Puebla promoviendo su imagen entre las bases del tricolor.

Si se logra concretar la postulación de “Alito”, el gobernador de Campeche, el priista poblano más beneficiado sería el ex senador Ricardo Urzúa Rivera, quien está buscando su tercer intento de convertirse en el presidente del PRI en el estado de Puebla.

El domingo Moreno Cárdenas fue el principal invitado al cierre de campaña del candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, y el único priista que mostró cercanía, amistad, confianza, con el gobernador de Campeche fue Ricardo Urzúa, un hombre que aparte de político se destaca por su empresa de renta de aeronaves.

Urzúa Rivera acompañó a “Alito” a su llegada de Puebla y fue el único que abordó su vehículo al término del mitin de cierre de campaña de Jiménez Merino.

Incluso se notó una mayor cercanía de Urzúa con Moreno Cárdenas, por encima de la relación que hay entre el gobernador de Campeche y el diputado local Javier Casique Zárate, quien va a coordinar la campaña en Puebla del político campechano en caso de que se postule como candidato a la dirigencia nacional priista.

Aquí la columna completa

El domingo, referéndum a ediles

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, señala que apenas concluya la elección extraordinaria en Puebla, la clase política se empezará a preparar para el 2021.

Sí, como lo lee. Se trata del reacomodo de intereses para obtener candidaturas, revisar las estructuras y saber con qué y quién se cuenta para la renovación de diputados federales y locales, así como las presidencias municipales.

La mayoría de los alcaldes provenientes de Morena tendrán este 2 de junio su primera evaluación, ¿hicieron bien la tarea? ¿cuántos votos aportarán con su desempeño de gobierno al candidato Luis Miguel Barbosa?

Del otro lado, ¿qué tanto influirá el desgaste en términos de opinión publicada del presidente Andrés Manuel López Obrador en Puebla?

Y ¿qué tanto se olvidó al morenovallismo y panismo, tras 9 años de ganar elecciones?

Aquí la columna completa

Otra vez, el miedo

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, indica que no es un asunto menor, que candidatos y representantes de partidos políticos aseguren tener evidencia irrefutable de la operación de grupos de choque, provenientes de otros estados de la República, que estarían aquí para desestabilizar la elección del próximo domingo.

Ya vivimos los poblanos en el 2018 un proceso electoral violento, con actos de provocación que buscaban inhibir la presencia de votantes en las urnas y en donde inclusive, electores y funcionarios de casilla fueron amedrentados por gatilleros que robaron urnas a punta de pistola.

Todo, con la complacencia de las autoridades estatales y municipales, que tenían un interés político muy claro en aquella contienda y que prefirieron nadar de muertito antes de responderle a la sociedad.

Además, el entorno en el que se dio el proceso del año pasado, no fue, ni de cerca el ideal para llevar a cabo una jornada democrática.

Los embates de la delincuencia común y organizada fueron y siguen siendo cada vez más intensos, no dan tregua a autoridades y sociedad.

Aquí la columna completa

La golondrina de El Financiero que no hace verano

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada Diario Cambio, señala que en 60 días de campaña ni una sola encuesta a su favor pudieron presentar Enrique Cárdenas Sánchez y su frente de partidos. Pese al dispendio del candidato, más de 32 millones de pesos, su candidatura nunca pudo volverse competitiva y ninguna empresa encuestadora, ni de las más ‘chafas’, quiso arriesgar su nombre para posicionarlo.

La elección extraordinaria 2019 fue atípica en muchos sentidos, pero lo más sorprendente fue la ausencia de guerra de encuestas que caracterizó los comicios de 2013, 2016 y 2018: cada dos semanas, las empresas encuestadoras impulsaban a los pagadores de sus sondeos mediante publicaciones insertadas en periódicos como mediciones propias.

En esos años, la única excepción fueron los termómetros electorales de MAS DATA/CAMBIO, pagados íntegramente con recursos de esta casa editorial.

Pero en 2019, la competencia fue entre las encuestadoras para ver qué empresa le daba la ventaja más amplia a Luis Miguel Barbosa. Es decir, compitieron con el objetivo de acomodarse en el war room del candidato, más que para reflejar el auténtico estado de la contienda.

Entre las últimas publicadas, Opina-El Heraldo le dio una ventaja de 29 puntos al candidato de Morena frente a Cárdenas. Mas Data de Pepe Zenteno le dio 28 puntos a Barbosa. Un ejercicio demoscópico muy raro de Tribuna Comunicación —que ni casa encuestadora citó, ni tiene una propia— le dio 20 puntos de ventaja al favorito. Massive Caller, que sabemos sólo hace cuestionarios telefónicos, cifra la ventaja en 17 puntos, uno de los datos más conservadores.

Aquí la columna completa

Pese a que ya Violó la Ley del Notariado, Mario Marín sigue siendo Notario

Mario Alberto Mejía en su columna La Quinta Columna, publicada en 24 Horas Puebla, indica que empiezo con un silogismo.

Todos los notarios son honorables.

Mario Marín es notario.

Mario Marín no es honorable.

Para dar fe pública de algo se requiere honorabilidad.

Aquí la columna completa

victima-de-delito

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Puebla

Figura del diputado migrante y Morena engrosa filas con exbeneficiarios de Prospera

“No mentir, no robar, no traicionar”. Ajá Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Puebla

Mal negocio optar por los PPS y falta que Genoveva Huerta presente datos duros

De nuevas mentiras del diputado fake, de maestrías y licenciaturas que no aparecen y dirigentes ...