Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » Desparecidos de primera y de segunda

Desparecidos de primera y de segunda

La búsqueda de los desparecidos en México lamentablemente presenta un trato desigual.

Según los datos más certeros, en nuestro país se sabe de 40 mil personas desaparecidas y aunque todas deben ser objeto de atención, las acciones al respecto son marcadamente desiguales.

Recapitulemos, como parte de las acciones del pasado gobierno federal se suscribió un acuerdo de asistencia técnica con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el caso de los jóvenes de Ayotzinapa, Guerrero, mismo que tuvo una ampliación.

En el actual gobierno se han firmado dos acuerdos: el primero nuevamente con la CIDH que desarrollará una tercera fase de apoyo técnico a las autoridades mexicanas, con el fin de buscar la verdad y la justicia para los hechos.

Y un segundo instrumento fue suscrito con la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, con el propósito de asesorar y prestar asistencia técnica a la Comisión de la Verdad instalada para el mismo caso.

De tal suerte que a este asunto se le destina apoyos de carácter internacional, no así en otros casos, hasta donde es conocido.

La materia de trabajo es similar, aunque los hechos y circunstancias son diversos pues en todos los casos se pide la presentación de: empleados, estudiantes, policías, menores de edad, mujeres, migrantes y hasta delincuentes, personas anónimas para el público en general no así para sus familiares.

Gente de diverso tipo y actividad desparece, o como el “Tráiler de la Muerte” en Jalisco, donde los cadáveres “reclamaban” a los familiares desaparecidos.

La petición común es saber la verdad de lo sucedido en cada caso en particular para hacer justicia, sin embargo, para algunos desparecidos las acciones federales son apoyadas por gente extranjera, mientras que a los otros se les otorga un “curso normal”.

¿El Estado atiende a todos los casos por igual?, por lo visto no, pues 39,957 desparecidos serán tratados de manera ordinaria y no pasarán a ser materia de trabajo de apoyos foráneos de alto nivel.

El novelista Víctor Hugo expresó: “Ser bueno es fácil; lo difícil es ser justo”.

@EGAnguiano
11 de abril de 2019

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF. Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

Por qué cruzar por México

La debilidad institucional es el principal motivo por el que los indocumentados llegan al país. ...

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

Delincuencia organizada y migración

El trafico ilícito de migrantes es clasificado como delincuencia organizada por nuestro país. México suscribió ...