Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » La relación bilateral México-EU y las cifras a 100 días de administración de AMLO
Puebla contra el lavado

La relación bilateral México-EU y las cifras a 100 días de administración de AMLO

Los gringos no son sus amigos

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, indica que en la primera evaluación del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre sus primeros 100 días de gobierno, hay que detenerse en un punto que, ante el cúmulo de anuncios sobre lo que hizo, pasará desapercibido: la relación con el gobierno de Estados Unidos. López Obrador dijo que está bien, que va bien y que es cordial. Punto. No se metió en matices ni en problemas. Esta relación, sin embargo, parece que va bien, pero no está bien; parece que es cordial, pero crecientemente es todo lo contrario. No está caminando sobre fuego, sino que, visto por altos funcionarios, políticos y estrategas en Washington, se metió al fuego al optar por aliarse con enemigos de Estados Unidos.

No está claro qué tanto entiende López Obrador que dos decisiones políticas lo confrontan con el presidente Donald Trump, con quien no quiere pelearse porque está consciente de que el único que puede descarrilar su proyecto es el jefe de la Casa Blanca. Por eso, instruyó a que nadie que esté fuera de la Secretaría de Relaciones Exteriores, lleve la relación con Estados Unidos, marginando a la Secretaría de Gobernación en temas migratorios, o a la Secretaría de Economía en asuntos comerciales. El canciller Marcelo Ebrard es quien se encarga de ello. La unificación de un mando, en el contexto del desordenado y desequilibrado gabinete de López Obrador, parece un acierto. Pero, por otras razones, no lo es.

Ebrard carece de una relación de alto nivel en la Casa Blanca, y su ventanilla es la del secretario de Estado, Mike Pompeo. En términos de política real, la relación con México fue degradada con López Obrador. La relación con México e Israel, ordenó Trump al iniciar su administración, la llevaría personalmente su yerno y consejero, Jared Kushner, que es como se llevó durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Ya no. Kushner no está interesado en tener una relación con Ebrard. El acceso a la Casa Blanca está cancelado para el canciller mexicano, quien sólo lo tiene, de manera ajustada a los tiempos de Pompeo, a Foggy Bottom, la sede de la Cancillería estadounidense.

La falta de acceso a la Casa Blanca no le ha permitido a Ebrard la posibilidad siquiera de explicar algunas de las decisiones de López Obrador que tienen muy molesto a Washington. La principal, el respaldo al presidente Nicolás Maduro, que es interpretado de esa manera ante la incomprensión y falta de razonamientos convincentes de lo que significa para México, en este momento, la política de neutralidad y no intervención.

En Washington no creen el discurso del gobierno mexicano, donde ven símbolos adicionales a los diplomáticos de no reconocer como interlocutor válido, siquiera, al proclamado presidente interino, Juan Guaidó, a quien han respaldado la mayoría de las democracias. Una de esas señales es la continua presencia en México –con visitas a colaboradores cercanos de López Obrador– de Juan Carlos Monedero, exasesor del presidente Hugo Chávez, y uno de los fundadores de Podemos, partido de izquierda radical en España, que durante varios años recibió financiamiento de Maduro.

Aquí la columna completa

A favor del derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, señala que una vez más, ha regresado el debate acerca de la legalización del aborto en México. En realidad, debemos decir que se trata del derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo y no a abortar, palabra que, de tanto manoseo, ya se convirtió en un verbo con connotaciones negativas. El tema ha vuelto a la palestra por varias noticias. Primero, la aprobación del Congreso de Nuevo León de incluir en la Constitución de ese estado “el derecho a la vida desde la concepción”. Segundo, la intención de ciertos funcionarios federales de legislar un Código Penal Único en el país que pudiera eliminar o acotar el delito de aborto. Tercero, la información de que entre 2015 y 2018 se iniciaron dos mil 135 carpetas de investigación en contra de mujeres que interrumpieron un embarazo en los estados donde continúa siendo un delito. Cuarto, cómo se zafó el presidente López Obrador de tomar una postura al respecto diciendo que la despenalización del aborto “es un debate que no debemos abrir” y proponiendo una consulta ciudadana “para no imponer nada”.

Que el tema esté de regreso me permite reiterar mi muy personal postura desde un punto de vista liberal. Por supuesto que respeto la posición conservadora, pero yo estoy a favor de la legalización y explico por qué.

Científicamente es imposible saber cuándo empieza la vida humana. Esto es indiscutible. Y como no sabemos, el asunto de la interrupción del embarazo se torna complicado y debatible. Hay quienes piensan que la vida comienza al momento de la concepción, una postura respetable. Tan respetable como la de los que creen que es cuando el cerebro del feto funciona o la de los que consideran que es hasta el momento en que la criatura puede sobrevivir fuera del vientre materno. ¿Quién tiene la razón? ¿Cómo resolver el misterio de cuándo empieza la vida? ¿Debe ser el Estado el que lo defina?

Partamos de la premisa de que en este tema del aborto se contraponen dos derechos. Por un lado, el del feto a vivir y, por el otro, el de la madre a hacer lo que más le convenga con su cuerpo. No está fácil equilibrarlos. Por eso resulta fundamental definir un criterio que trate de respetar tanto los derechos del feto como los de la madre.

Recurro, entonces, a la “solución de los plazos” de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos. Me parece que es la “solución” menos mala para equilibrar los derechos del feto y la madre. La mayoría de los ministros de ese país ha determinado definir tres periodos del desarrollo del embarazo. Durante el primer trimestre, la intimidad de la madre prevalece sobre la vida potencial del feto. Por eso, declararon legal el aborto durante los primeros noventa días de embarazo sin que el gobierno pueda inmiscuirse en la decisión maternal. Durante el segundo trimestre, el aborto es aceptable, siempre y cuando la vida de la progenitora no corra peligro. Ya en el tercero, únicamente se permite para preservar la vida o la salud de la madre. De esta forma, un aborto es legal durante el último semestre del embarazo si un médico lo valida.

Aquí la columna completa

AMLO: desde Palacio y desde la plaza

Joaquín López-Dóriga en su columna En Privado, publicada en Milenio, indica que son de los que quieren acabar con la poesía. Florestán

Desde el fin de semana le daba vueltas a lo que iba a escribir para hoy e inevitablemente los círculos me llevaban a los 100 días de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y a lo que iba a decir en su primer informe y en el mismo escenario de sus antecesores, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el patio Central de Palacio Nacional, con formas y formatos parecidos, donde la autocrítica se limitó a los precios de combustibles y energía eléctrica, que arreglará, y la violencia e inseguridad, que resolverá con la Guardia Nacional.

En lo demás fue un recorrido triunfal por sus decisiones, anuncios, estrategias, visitas, recorridos, que fue interrumpido 22 veces por aplausos, uno cada 4 minutos, y al final, con las mismas reacciones y declaraciones zalameras que gran parte de los mismos vertían idénticas, tras los informes de otros presidentes.

Yo debo decir que lo de ayer me pareció un buen ejercicio que deja ver luces y sombras del quehacer real del poder, que nada tiene que ver con la óptica de un candidato, que una cosa es hacer campaña y otra muy diferente, ser gobierno, lo que me da la impresión de que va entendiendo aunque al saltar a la plaza pública se comporte como candidato más que como presidente, para lo que cuenta con los actos oficiales y las mañaneras, su principal herramienta de gobierno. Es su dualidad estratégica: Presidente de la República, en Palacio Nacional y eventos formales fuera de ese recinto, y candidato en el templete, y así gobierna desde ambos escenarios.

De lo dicho ayer, prefiero tomar un momento para sopesarlo mejor. Pero celebro que pudiera llegar a los 100 días sin el desastre que habían pronosticado, asegurado, y lo celebro.

Aquí la columna completa

La similitud de AMLO con Peña

La columna Bajo Reserva, publicada en El Universal, señala que aunque usted no lo crea hay al menos una similitud entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el expresidente Enrique Peña Nieto. Nos hacen ver que el presidente López Obrador hizo una comparación muy rara de las cifras de seguridad. El mandatario tomó el periodo de 2018, del sexenio de Peña Nieto, para comparar los primeros 100 días de su gobierno en cuanto a homicidios y robo de autos. Resulta que las cifras coinciden, es decir, la incidencia en esos dos delitos fue similar en la actual administración a la del gobierno que tanto ha criticado.

Rebatiña en el PRI

Ni tardos ni perezosos, líderes del PRI comenzaron la rebatiña para quedarse con la presidencia nacional del partido, actualmente bajo la conducción de la senadora Claudia Ruiz Massieu. Nos dicen que el dirigente de la Corriente Crítica, Genaro Morales Rentería, abrió fuego con el apoyo a Alejandro Moreno Cárdenas, Alito, gobernador de Campeche, para la dirección nacional del tricolor. Apenas, nos hacen ver, salió el video en redes cuando otros dirigentes estatales, principalmente de Tabasco y Chihuahua, se alinearon pero con la yucateca Ivonne Ortega, quien también busca la presidencia del partido. La pelea por lo que queda del otrora partidazo se ha calentado poco a poco y, nos comentan, no hay que perder de vista la posibilidad de que la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, participe en la fórmula con José Narro Robles. De hecho, ayer doña Claudia anduvo en la CDMX y pronto deberá tomar una decisión.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que la subsecretaria de Desarrollo Social y Humano de la Secretaría del Bienestar, Ariadna Montiel, enfrentará esta mañana un desafío de pronóstico reservado, al comparecer ante los diputados de seis comisiones para explicar las razones de la suspensión de recursos a más de 9 mil estancias infantiles y convencer no solo a sus correligionarios morenistas, sino sobre todo a los opositores, de que la entrega de dinero a las madres de familia es la mejor solución.

QUE aunque Andrés Manuel López Obrador aseguró que en sus primeros 100 días de gobierno cumplió ya 62 de sus 100 compromisos, hay algunos datos que no cuadran, como la supuesta venta del avión presidencial y de la flotilla de aeronaves, pues el primero sigue inactivo en California y falta un mes para la subasta del resto.

Asimismo, da por cumplido que todas las compras del gobierno serán de manera consolidada y con supervisión de la ONU, pero eso no pasó en la adquisición de más de 500 pipas en el trance de la guerra contra el huachicoleo.

Pero él tiene sus números…

QUE por cierto, AMLO recibirá hoy en Palacio Nacional al presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, a quien le presentará su estrategia para reducir los niveles de migración con un proyecto de inversión conjunta y garantizar mejor calidad de vida a los ciudadanos en sus sitios de origen.

Aquí la columna completa

Chiles en nogada

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Las opciones para el nuevo superdelegado en Jalisco y el conflicto en mina Peñasquito

El asesor “externo” del canciller Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, publicada ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Polevnsky defiende lo indefendible y cae un pez gordo del huachicoleo

El fantasma de Urzúa y el Bronx de Morena Francisco Garfias en su columna Arsenal, ...