banner-enfrentando-la-contingencia
Comuna de Amatán, Chiapas, renuncia tras ejecución de activistas
Comuna de Amatán, Chiapas, renuncia tras ejecución de activistas. Foto: Aristegui noticias

El edil morenista de Amatán, Chiapas, Jesús Carpio Mayorca, y su Cabildo renunciaron, en medio de acusaciones en su contra por el ataque paramilitar del 17 de enero, tras el cual fueron ejecutados los activistas Noé Jiménez Pablo y Héctor Cruz Hernández.

Lo anterior, el pasado jueves en sesión extraordinaria del cuerpo edilicio, donde, según el acta, el presidente municipal, el síndico, los regidores propietarios y los regidores plurinominales dejaron sus cargos por “la gravedad del conflicto”, “para abonar a la paz” y “salvaguardar su integridad”.

En respuesta, pobladores reclamaron que Carpio Mayorca, abanderado por Morena, y sus regidores se victimicen “cuando son los que siempre obstaculizaron una salida pacífica del conflicto y son responsables directos de la agresión del 17 de enero”.

Ese día, en la madrugada, un grupo de sujetos armados irrumpió en la cabecera municipal para desalojar con lujo de violencia al Consejo de Gobierno Popular, instalado desde el 30 de noviembre para impedir la llegada al poder de Carpio Mayorca, quien resultó electo el 1 de julio.

De acuerdo con los manifestantes, en su mayoría de la etnia zoque, Carpio Mayorca y su hermano, el exedil Wilber, pretendían mantener la violencia y abusos de poder de parte de caciques y gobernantes locales, al amparo de Morena.

En la agresión, Jiménez Pablo y Cruz Hernández presuntamente fueron desparecidos y asesinados por los paramilitares; sus cadáveres fueron hallados dos días después, con signos de tortura, en el basurero municipal.

Por lo anterior, los pobladores minimizaron la renuncia del ayuntamiento y señalaron que seguirán exigiendo justicia ante instancias estatales y federales.