Orden público

Sin orden público es muy difícil que la sociedad pueda convivir, protegerse y ejercer sus derechos.

El concepto es amplio pues engloba las nociones de seguridad, tranquilidad, orden en sentido estricto y hasta sanidad pública. Supone la ausencia de alteraciones, coerciones y violencias, que puedan dar lugar a la ruptura de ese orden. El tema viene derivado de los acontecimientos en los que murieron 100 personas en el estado de Hidalgo.

¿A quién le corresponde mantener el orden público en una localidad? Considerando el régimen federalista en que vivimos primeramente al gobierno municipal, auxiliado del estatal y finalmente interviene el gobierno federal.

Derivado de las competencias que les otorgan las leyes para mantener el orden público, las policías preventivas locales realizan al menos las actividades siguientes: detienen a presuntos delincuentes en flagrancia, ordenan el tránsito de vehículos, auxilian en casos de desastres y emergencias, vigilan las celebraciones y actos cívicos, cuidan el orden en las concentraciones, remiten a las personas que comenten faltas administrativas, entre otras funciones.

De tal forma que no sólo previenen los delitos de alto impacto, mucho de su tiempo lo destinan a las otras actividades que son necesarias para conservar la tranquilidad en los espacios públicos.

Por lo que una policía preventiva local, por ejemplo, la de un municipio, es la autoridad que primeramente puede y debe contribuir a conservar el orden público para evitar otros incidentes en el caso de una emergencia, como lo fueron las consecuencias de la explosión de los ductos petrolíferos.

Pensar que la seguridad pública es sinónimo de inhibir la comisión de homicidios, que el ejército atenderá todo en el tema, o que la protección civil es competencia de otras instancias públicas, es considerar a la seguridad en un sentido estrecho.

En nuestro esquema políticoadministrativo las policías locales son fundamentales para conservar el orden público, fin primigenio de la seguridad. En conclusión: toda política nacional en la materia debe incluir a las policías preventivas locales por lo que es necesario fortalecer sus labores de proximidad.

El Duque de Lévis expresó: “Estableced el orden: el hábito se encargará de mantenerlo.”

@EGAnguiano
24 de enero de 2019

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF. Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

La pax narca

La ausencia de la violencia no significa que el problema de la seguridad pública concluya. ...

Columnistas-EduardoGarciaAnguiano

Los archivos secretos

La frontera entre lo secreto, lo discreto y lo público no siempre es perfectamente delimitada. ...