Inicio » Columnistas » Indicador Político » Estrategia Astudillo en Guerrero: turismo y sociedad vs. cárteles

Estrategia Astudillo en Guerrero: turismo y sociedad vs. cárteles

En medio de un vacío de líneas estratégicas de seguridad en México por el gobierno que se va y el gobierno que viene, los estados y ciudades más afectados tienen que remar con sus propios remos y definir sin muchos recursos sus líneas de acción.

Ante la inminencia del Tianguis Turístico 2019 en abril próximo, Guerrero aparece apabullado por noticias de la coyuntura. El apoyo federal se agotó en el envío de tropas federales, pero sin contar con ningún mapa estratégico de asentamiento, funcionamiento, relaciones de poder y formas criminales de las bandas y cárteles.

No es gratuito que el crimen organizado se haya asentado en zonas clave: turísticas por manejo de dólares y lavado de dinero (Acapulco y Cancún), de acceso al mercado estadounidense (zonas fronterizas de Chihuahua y Tamaulipas) y zonas gobernadas por la oposición y con débiles estrategias de seguridad (Guanajuato).

Rumbo al Tianguis, el gobierno guerrerense de Héctor Astudillo le ha dado prioridad a una estrategia que consiste en aumentar el turismo y darle espacio a la sociedad. Las plazas donde el miedo ha llevado a replegar la actividad económica y la sociedad han sido ocupadas casi en automático por bandas del crimen organizado.

Un estudio que está realizando el Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad (CEEPS) y la Agencia de Información Seguridad y Defensa (seguridadydefensa.mx) ha aportado indicios más precisos de la delincuencia. Hasta ahora las informaciones se basan en datos del día, en cifras globales. Un apunte revelador: en Guerrero, por ejemplo, la cifra real de homicidios es menor porque la cifra oficial que se maneja en medios es la totalidad y se incluyen los culposos. La cifra real de criminalidad está en los homicidios dolosos: y ahí la cifra enero-septiembre de este año en Guerrero es de 1,693, contra los 2,092 totales.

Un recorrido en zonas de Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo precisa que los homicidios culposos son en mayoría entre bandas criminales por el control de territorios y los daños al turismo son colaterales, impactantes, sin duda, pero localizables a tres universos: la captura del Estado o la ocupación de espacios estratégicos del Estado nacional y sus áreas de seguridad por intereses del crimen organizado, delincuencia común y cárteles en siembra, trasiego y promoción del consumo.

La estrategia del gobernador Astudillo ha buscado ocupar los espacios locales que el gobierno federal prometió consolidar y se ha olvidado: las áreas sociales del turismo y de la sociedad local. La actividad de los cárteles y bandas criminales es un asunto de seguridad interior que le corresponde al gobierno federal por sus recursos, capacidad de fuego y movilización de fuerzas armadas.

La fragmentación partidista, el papel del PRD 2005-2015 en el debilitamiento del Estado local por sus complicidades con el crimen organizado y la ausencia de una estrategia integral del gobierno de la republica no alcanzan a completar las acciones estatales. Por lo pronto, las oficinas de turismo estatal tienen datos de ocupación extraordinarias en las temporadas vacacionales y se preparan para las de fin de año, a pesar de la declinación de la estrategia federal de seguridad.

El Tianguis Turístico de abril del 2019 le corresponderá al gobierno de López Obrador y a su ambiciosa Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. En teoría, los lineamientos de López Obrador cubren un aspecto importante: recuperar las zonas territoriales con educación, salud, empleo y desarrollo social, aunque aún no han aterrizado propuestas concretas.

La percepción de inseguridad está afectando de manera altísima a zonas marcadas por el crimen organizado. La última encuesta del INEGI colocó a Ecatepec, Villahermosa, Reynosa, Cancún. Fresnillo y Tapachula como las más altas en temores, de 90 a 96 por ciento, y Acapulco está en 83 por ciento sobre una media nacional de 75%. Estos datos, de acuerdo con el análisis del CEEPS, no responden a cifras reales sino a las sensaciones de seguridad-inseguridad de la población, buena parte de ellas producto de la caja de resonancia de los medios.

La clave en Guerrero radica en el cambio de funcionamiento del gobierno estatal. Del 2005 al 2015 el PRD en la gubernatura rompió con los mecanismos de control, facilitó las complicidades y llegó al punto de ser el responsable directo de la entrega de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa al crimen organizado. El PRD fue derrotado en el 2015 por el PRI, pero dejó muy fuertes los amarres con la criminalidad.

En este escenario la estrategia de Astudillo de turismo/sociedad para ocupar espacios territoriales en poder del crimen hasta ahora ha dado resultados. Pero falta la acción federal estratégica para destruir bandas y cárteles.

Política para dummies: La política es cómo tratar de vencer al adversario sin que éste se dé cuenta como va perdiendo.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Puebla: Barbosa endosó a AMLO su derrota ante Martha Erika Alonso-PAN

A lo mejor no va a ser necesario tomar tan en serio al presidente López ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

AMLO en Palacio Nacional 4.- Presidencia retro-posmoderna

Como era de esperarse, del liderazgo de Andrés Manuel López Obrador como movilizador de masas ...