Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » Acciones fascistas de Trump crean caos global y el PAN se ve disminuido

Acciones fascistas de Trump crean caos global y el PAN se ve disminuido

Peña no debe dormir tranquilo

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, indica que la gran propuesta de Andrés Manuel López Obrador si gana la presidencia es un cambio de régimen. No planteado como un cambio de sistema de gobierno, sino como una modificación al conjunto de normas que rigen a la sociedad. Lo sintetiza como el fin de la corrupción, los privilegios y al tráfico de influencias de “la mafia del poder”. Su retórica, sin embargo, contradice su otro discurso, el de amor y paz, el que gobernaría mirando por el retrovisor –porque no tendrá tiempo para ocuparse de ello– y que no perseguirá al presidente Enrique Peña Nieto ni a otros miembros de su grupúsculo que asaltaron el poder. No significa que los dos discursos sean excluyentes, pero si los mantiene en paralelo como acción de gobierno, va a fracasar.

Cambiar lo que hicieron gobiernos anteriores es una promesa gastada. Vicente Fox contendió en 2012 con la agenda de cambio y generó la expectativa de que iba a perseguir, como dijo su secretario de la Contraloría –hoy Función Pública–, Francisco Barrio. Dos cercanos colaboradores, Adolfo Aguilar Zinser y Jorge Castañeda, presionaban para ajustar cuentas políticas y penales con el pasado para poder construir sobre sus cenizas, pero fueron derrotados por quienes pensaban que habría que gobernar hacia delante, sin mirar atrás.

El régimen no cambió y 18 años después otro candidato con posibilidades reales de ganar enarbola la misma bandera. Sin embargo, a diferencia de Fox, López Obrador no está esperando a sentarse en la silla presidencial para cambiar de parecer. De antemano afirma que no perseguirá a sus antecesores. La promesa de tranquilidad para Peña Nieto en los primeros años tras su sexenio es algo que se ha vuelto inusual al cambiar de partido el poder, donde el motor del voto antigubernamental en la campaña ha sido el ajuste de cuentas con quienes violaron la ley y excedieron sus responsabilidades y funciones.

Las afirmaciones de López Obrador no impiden que se persiga a miembros del gabinete de Peña Nieto, en caso de que llegue a la presidencia. Se puede entender el guante suave con Peña Nieto y su falta de beligerancia contra el presidente, en que una elección presidencial se le escapó de las manos (2006), entre otras cosas, por insultar al presidente Fox, que le quitó los puntos porcentuales que requería para ganarle a Felipe Calderón.

Eso no impide que el gabinete peñista podría ser sometido a revisión y eventual acción, por ejemplo, en casos donde hay investigaciones en curso, como sobre Rosario Robles y el equipo cercano que la ha acompañado a su paso por las secretarías de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, así como sobre la gestión de Emilio Lozoya en Pemex, donde acelerar la conclusión de averiguaciones mandaría el mensaje correcto de que la impunidad se acabó.

Aquí la columna completa

Pinches gringos fachos

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, señala que Donald Trump sea un fascista ya no debería de sorprendernos a estas alturas de su Presidencia. Ha dado diversas muestras de su fascinación por la tiranía. Hace poco, por ejemplo, se aventó la ocurrencia de decir que su nuevo cuate, el dictador norcoreano Kim Jong Un, era un “cabeza fuerte” que, cuando habla, “su pueblo se sienta en atención; yo quisiera que mi gente hiciera lo mismo”. Ante la andanada de críticas que recibió, el Presidente estadunidense luego dijo que “estaba bromeando” que “no entendían el sarcasmo”. ¿Será? No lo creo. Más bien pienso que lo traicionó su subconsciente. A él, lo que le gustaría, sería convertirse en un dictador al que su pueblo, muerto de miedo, le rindiera pleitesías.

Por sus sueños, declaraciones y acciones, Trump es un facho. Lo peor es que hay una proporción importante de estadunidenses que lo tolera y hasta adora. No la mayoría, pero, por lo que se ve en las encuestas, alrededor del 40% sí lo apoya. A ellos, hoy les digo: pinches gringos fachos.

Perdón por el lenguaje, pero a veces hay que decir así las cosas. Porque no hay manera de justificar lo que está haciendo su Presidente que apoyan y hasta adoran. ¿Separar hijos de sus padres para confinarlos en unas enormes jaulas? ¿En Estados Unidos? ¿El país que fue fundamental para ganarle a los fascistas en la Segunda Guerra Mundial? ¿En la cuna de la democracia liberal contemporánea?

Para todos los que nos consideramos liberales, y que admirábamos a la Unión Americana como un país ejemplar en la defensa de los derechos humanos, resulta vomitivo observar cómo ese país, poco a poco, se comporta cada vez más como los regímenes que tanto combatió el siglo pasado. Es cierto que esa nación cometió horribles abusos en el pasado comenzando con la esclavitud y posterior discriminación de sus migrantes que vinieron de África. Ahí está, también, la grosera reclusión de los japoneses-americanos en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Ni se diga del racismo y violencia en contra de los inmigrantes indocumentados provenientes de América Latina, en particular de México. Son lamentables y vergonzosos episodios de una sociedad abierta, plural, liberal y democrática.

Aquí la columna completa

La batalla a 10 días de las elecciones

Joaquín López-Dóriga en su columna En Privado, publicada en Milenio, indica que la única certeza que queda es que ésta se ha perdido. Florestán

Hoy que estamos a 10 días de las elecciones del domingo 1 de julio el panorama es el siguiente: Andrés Manuel López Obrador se mantiene a la cabeza de las encuestas con una más que cómoda ventaja promedio de 20 puntos sobre sus dos seguidores: José Antonio Meade, que afirma haber desplazado a Ricardo Anaya del segundo lugar y éste que se resiste.

Es decir, la lucha está por el segundo lugar mientras López Obrador administra su ventaja y deja la impresión de que su arroz ya se coció, pero al mismo tiempo alerta a los suyos a no dejarse llevar por la confianza y salir a votar, mientras que Meade y Anaya buscan afianzarse en el segundo lugar, para lo que tienen nueve días, y desde allí buscar el voto útil para dar la pelea al puntero.

Esa es la estrategia y ese el objetivo por el segundo lugar, ya que de no quedar clara esa posición, el mencionado voto útil y el de los indecisos, el oculto y de los swingers, hablando electoralmente, se partiría entre ambos dando mayor margen de triunfo al candidato de Morena.

Pero al mismo tiempo se da otra, pero solo en un frente: el morenista, aunque René Juárez Cisneros, presidente del PRI, ya está también en eso, y es por el Congreso.

Aquí la columna completa

Tigres del Norte dicen no a AMLO

La columna Bajo Reserva, publicada en El Universal, señala que el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, se quedará con las ganas de que le canten la canción Jefe de jefes. Nos dicen que el exitoso grupo Los Tigres del Norte no actuará en el cierre de campaña que don Andrés tendrá en el Estadio Azteca. Los varias veces ganadores del Premio Grammy no se animaron a dar su apoyo político al tabasqueño y prefirieron mantenerse al margen de cualquier controversia. Sin embargo, nos comentan que la organización del espectáculo navega viento en popa y que el hijo del candidato presidencial, Andrés Manuel López Beltrán, está involucrado directamente en la producción del acto y para ello se coordina con Alejandra Frausto, enlace para temas culturales del candidato, quien está a cargo de toda la estrategia. Lo novedoso, nos comentan, es que no será una convocatoria abierta, sino que se repartirán boletos para poder tener acceso al espectáculo en el que participarán Edith Márquez, Eugenia León, Margarita, Regina Orozco, Horacio Franco y Belinda, quien cerrará el concierto después del mensaje del candidato presidencial.

El disparo de Anaya contra Calderón

Militantes del PAN levantaron las cejas y no salen del asombro por la más reciente jugada político-electoral de Ricardo Anaya con su denuncia penal contra el presidente Enrique Peña y el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade. Sin embargo, nos comentan, no entienden que la haya emprendido contra el ex presidente Felipe Calderón, acto que interpretan como un arranque de ira y desesperación. Panistas, nos dicen, consideran que agravios de ese tipo sólo provocarán que Acción Nacional llegue disminuido electoralmente al primero de julio, amén de los espacios que cedió a sus aliados del PRD y Movimiento Ciudadano. En un contexto de derrota, anticipan que el futuro de don Ricardo será francamente adverso y quedará marginado de toda posibilidad de encabezar su recomposición, y abriría la puerta para una figura unificadora como Margarita Zavala. Eso dicen…

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que pocos quisieran estar en los zapatos de la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, el rostro de la política de tolerancia cero de Donald Trump contra la migración, pues debe empatar los exabruptos de su jefe con sus presuntos objetivos, hacer compatibles los excesos ordenados por la Casa Blanca y sus gustos culinarios.

Anoche su último tuit decía a la letra que trabajará de forma incansable hasta que el “roto sistema migratorio sea reparado”, sus fronteras sean seguras y “las familias puedan estar juntas”, objetivo este último que se ve distante frente a la crisis con los niños separados de sus padres y enjaulados en Texas, lo que le valió una lluvia de reclamos anoche, cuando salía de cenar de un restaurante… mexicano.

“¡Si los niños no comen a gusto, tú tampoco!”, le gritaron.

Que tuvieron que arrojar los restos de dos personas en Insurgentes, una de las avenidas más emblemáticas de Ciudad de México, y pasar cinco años y medio para que el gobierno local, encabezado por Ramón Amieva con la partida de Miguel Ángel Mancera a la campaña, reconociera lo evidente: que ese narcomenudeo en el que siempre se quiso enmarcar el problema tiene vínculo directo con los cárteles de la droga.

Ya habían colgado a dos sujetos en puentes cercanos a la capital y dejado restos en maletas, en algunos casos de crímenes pasionales, cierto; pero ya habían levantado también a muchachos de un bar en la Zona Rosa con modos propios de la delincuencia organizada, y a menudo se sabe de ejecuciones en Tláhuac, Gustavo A. Madero y Tepito… Ahora hay que afrontar el desafío.

Aquí la columna completa

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Legisladores crean leyes que no respetan y van 13 días del gobierno de AMLO

Crónica de los tropiezos Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Va para largo el “pleito” entre los poderes del Estado mexicano

La rebelión de las togas Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en ...