Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » La honestidad probada de Meade y su cambio de táctica electoral

La honestidad probada de Meade y su cambio de táctica electoral

La reinvención de Meade

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, señala que el domingo en la explanada del PRI, José Antonio Meade se paró como otra persona. El candidato apagado se prendió, y el profesor que daba discursos como si estuviera en el salón de clases, cambió de tono y subió los decibeles para arengar. Meade se despojó del blanco inmaculado del candidato ciudadano y se vistió de rojo, el color de la marea priista. Finalmente, su campaña entendió que la opción ciudadana no había funcionado y se volcó a los brazos del PRI. Con el partido atrás de él albergan todavía una esperanza, lejana empero, de alcanzar a Andrés Manuel López Obrador para el 1 de julio. Sin el PRI, se dieron cuenta tardía, está totalmente perdido. “Sabíamos que iba a estar cuesta arriba y que entrábamos con desventaja”, admitió uno de los jefes de la campaña al recordar el diagnóstico original sobre el desgaste que arrastrarían del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. “Pero no nos imaginábamos el tamaño de la molestia”, agregó. ¿Les queda tiempo para achicar la desventaja?

Meade dice que sí. En la conversación en el programa Tercer Grado, este lunes, utilizó una metáfora futbolera. “Estamos en el minuto 41 del primer tiempo, faltan todavía cuatro, más el tiempo de compensación”, dijo. “Y falta todo el segundo tiempo”. Sí pueden achicar la ventaja, aseguró, y sí pueden tener una candidatura competitiva. En el programa de televisión, Meade se arremangó las manos y dejó de ser el eterno prudente para entrar en una dinámica de interacción agresiva, en velocidad y argumentos, con sus interlocutores. “Increíblemente, no conecta”, dijo uno de los miembros del equipo de campaña que ha sufrido para convertirlo en lo que nunca había sido. “A manera de descargo –acotó Meade–, López Obrador lleva más de 18 años en esto y yo solamente cuatro meses”. Pero no todo depende de él, sino del acompañamiento. Por eso los ajustes en la última semana.

El mitin del domingo, arropado por gobernadores, legisladores y candidatos, fue el relanzamiento de la campaña que comenzó la semana pasada, cuando se consumó el relevo del líder del PRI, Enrique Ochoa, por René Juárez, un priista de cepa con amplia experiencia en asuntos electorales y conocimiento perfecto de las estructuras del partido. Ochoa entró al PRI en julio de 2016 con fórceps aplicado por Peña Nieto para enviar un mensaje al partido, de que sería él quien lo controlaría, y que por la boca y las acciones del nuevo dirigente, hablaba él. Se excedió Ochoa, que aunque cumplió las funciones que originalmente le pidieron, como tener una presencia de peleador de barrio respondón, careció de un trabajo profundo con las bases del PRI –que en realidad desconocía–, dedicando más tiempo a participar en mesas de discusión en la radio y televisión. No le ayudó nunca que su trato fuera hosco, ríspido muchas veces, que le impidió hacer trabajo de orfebrería con todos aquellos que no fueron incluidos en las listas para cargos de elección popular, que finalmente fueron su guillotina.

Ochoa no era el único alto cargo en la campaña de Meade que iba a ser removido. En un principio, de acuerdo con priistas que conocieron con detalle la deliberación palaciega, Peña Nieto pensó en Nuño para sustituirlo, pero luego de los argumentos de que el coordinador de la campaña no resolvería el problema con las bases del PRI en los dos meses para la elección, y que probablemente sería rechazado como lo fue Ochoa, el presidente decidió que fuera Juárez –que desde un principio fue considerado prácticamente como la única alternativa– quien asumiera el cargo. A diferencia de Ochoa, Juárez rápidamente hizo una división del trabajo. Las discusiones en la arena pública las haría fundamentalmente Claudia Ruiz Massieu, secretaria general del partido, para que él se dedicara a visitar las secciones electorales en el país, que es donde realmente se ganan las votaciones. A Meade, fue otro realineamiento táctico en la campaña, lo llevarían a hacer campaña con los priistas en el país –aprovechando que hace dos domingos arrancaron las elecciones locales– y a ‘ranchear’, como se le llama a ir de comunidad en comunidad, durmiendo en ellas, lo que no había sucedido en la campaña.

Resuelto en principio el arropamiento del PRI, la discusión en los cuartos de guerra de Meade la semana pasada era el reajuste en el mensaje. El propio candidato no había terminado de procesar algunas fallas que tuvo en el debate, donde hubo preguntas que no respondió con firmeza, y hacer terrenales algunas respuestas académicas que ha dado cuando se le pregunta sobre si cree en la honestidad del presidente. En Tercer Grado ese punto lo resolvió, aunque nunca llegó a estar cerca de deslindarse de Peña Nieto. “Eso nunca va a pasar”, dijo uno de los jefes de su campaña. “Yo soy el que va a estar en la boleta presidencial”, sostuvo Meade. “La elección no es sobre el pasado, sino sobre el futuro”.

Aquí la columna completa

Meade: el problema y la enjundia

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, indica que ayer entrevistamos en Tercer Grado a José Antonio Meade. Dos cosas me quedaron claras: El problema que tiene el candidato presidencial por representar al PRI y al presidente Peña Nieto y la pasión que finalmente está demostrando.

Comienzo con lo primero. Meade, no tengo duda, es un funcionario honesto que no se ha enriquecido en su paso por el servicio público. No todos los políticos mexicanos pueden presentar un reporte tan completo y sólido —su siete de siete— para comprobar que su nivel de vida corresponde a los ingresos que ha recibido. Es por eso, precisamente, que el presidente Peña Nieto lo escogió como el candidato presidencial del PRI: Por su honestidad probada.

Pero, como le dije ayer, en este momento está pesando más la marca que el candidato. Eso explica por qué va en tercer lugar en casi todas las encuestas de vivienda. Él podrá ser un ejemplo de honestidad, pero representa a la peor marca política del país: El PRI. Al tricolor se le percibe como el partido más corrupto de todos. Se lo ha ganado a pulso después de tantos escándalos de corrupción en los últimos años, tanto a nivel federal como estatal.

Carga Meade, entonces, con la pesada lápida del PRI. El problema es que tiene que defender lo indefendible, comenzando con el presidente Peña, de quien dijo, ayer, es una persona honesta. Me temo que no es la percepción de la gran mayoría de los mexicanos quienes, después del escándalo de la Casa blanca, sospechan de la decencia del Presidente.

Meade critica, con toda la razón, a los políticos que rodean a López Obrador y que también tienen mala fama: René Bejarano, Napoleón Gómez Urrutia y Elba Esther Gordillo. Pero, cuando le preguntamos qué pensaba de Carlos Romero Deschamps, lo tuvo que defender, argumentando que no se le ha comprobado nada a diferencia de los compañeros de viaje de AMLO. Es cierto. Judicialmente nunca nadie le ha comprobado nada al líder de los petroleros. Sin embargo, sí hemos visto cómo vive: Cual príncipe saudita; cómo su hija, por ejemplo, viaja en avión privado acompañada de sus perritos. En este sentido, es una lástima ver cómo Meade tiene que defender lo indefendible.

Aquí la columna completa

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

No reducen 25% presupuesto del Senado como prometieron sino 16%

La pareja dispareja Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Liberarán a 199 presos y error de mecanografía hace sudar a Morena

¿Y si revive Texcoco? Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El ...