Inicio » Columnistas » Vida y Milagros » La historia de los 44 bufalos

La historia de los 44 bufalos

“El ser humano ha convertido al mundo en un infierno para los animales”Arthur Schopenhauer

Días antes de leer el título de la nota de Milenio Digital del pasado 16 de febrero -“Asegura Pofepa 44 búfalos en Puebla“, en las siempre activas redes de protectores de animales ya me había enterado de que en el municipio de San Gregorio Atzompa, a solo 15 minutos de la ciudad de Puebla, en la junta auxiliar de la comunidad agrícola de Chipilo, en un establo en el que las habían dejado encargadas desde hace meses, se estaban muriendo de hambre 44 búfalas de agua originarias de Viet Nam. Diferentes denuncias habían llegado al municipio de San Gregorio y a la Secretaría de Desarrollo Rural y Sustentabilidad sin que nada sucediera. Las fotos en las redes de los pobres animales daban cuenta de sus huesos, su maltrato y sus llagas. Costales de huesos con unos ojos desesperados que no podían dejar de conmovernos. Al ver que eran bovinos de una especie al parecer exótica, se probó la vía de poner la denuncia en Profepa y hay que reconocer que actuaron de manera rápida e impecable. La nota del periódico, escueta y directa , da cuenta de lo que ahí encontraron las autoridades:

“La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Puebla aseguró de manera precautoria 44 búfalos de agua (Bubalus Bubalis) en el municipio de San Gregrorio Atzompa. Los ejemplares de vida silvestre presentaron signos de desnutrición avanzada y maltrato, además de que la persona que las tenía en custodia no acreditó la legal procedencia de los mismos. Derivado de una denuncia, personal de Profepa realizó una visita de inspección a un predio donde se señalaba la presencia de fauna exótica. Las autoridades constaron los hechos denunciados de desnutrición avanzada, deshidratación , laceraciones en la piel y estrés, condiciones que atentan contra el trato digno y respetuoso a los animales, de acuerdo a los artículos 32, 33, 35 y 36 de la Ley General de Vida Silvestre. En coordinación con asociaciones civiles que han preferido guardar el anonimato se les brinda atención médica veterinaria, así como una dieta balanceada con la finalidad de salvaguardar la fauna silvestre asegurada. Se informa a la sociedad que poseer animales exóticos (aquellos que se encuentran fuera de su ámbito de distribución natural) requiere de documentación que acredite su legal procedencia y producto de un aprovechamiento sustentable.”

Hasta ahí la nota.

¿Qué hacían 44 búfalos de Viet Nam en Chipilo?.¿Porqué los animales son traficados de esta manera cruel y absurda y sobre todo, para qué? Buscando en internet bajo el rubro “Cría de búfalos en Puebla” aparecen algunos datos inquietantes. En el Diario Cambio de abril de 2015 aparece una nota que dice “Tras cuatro años de prisión, absuelven a Ismael Coronel Sicarios, alias El Judío- , beneficiario durante la administración de Mario Marín Torres para la cría de búfalos. Ismael Coronel, Presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Búfalos en 2011, habría sido detenido al finalizar la administración de Mario Marín , en febrero de 2011, acusado de ser operador de Héctor Beltrán Leyva.” Otra nota del diario La Razón da cuenta de algo parecido – “Detienen a ganadero presidente de una asociación de criadores de bufalos por presuntos vínculos con los Beltrán Leyva.Dicha actividad sería un pretexto para encubrir actividades ilícitas”. Hasta ahí la información y el vínculo que encuentro acerca de la crianza de búfalos, sus posibles importadores mediante un programa de gobierno, y la aparición de estos animales maltratados en Chipilo, Puebla. El rumor en Chipilo es que habían traído a los búfalos en un programa piloto del gobierno estatal para ver si servían para hacer salami. Hasta el momento la persona a la que le dejaron en custodia las búfalas no ha podido acreditar su legal procedencia. Finalmente el custodio es un granjero al que le ofrecieron un contrato de mantenimiento de los animales y a quien desde hace meses le dejaron de mandar el dinero para la operación del establo. Una persona piadosa se enteró del maltrato y la muerte por hambre a la que estaban destinados estos animales e hizo la denuncia anónima a los grupos de defensa de los animales y a Profepa.

No encuentro otra fuente de información acerca de la posible llegada de estos animales a Puebla. Sí recuerdo que en 2010 hubo una gran inauguración de un programa estatal de mejora de raza de caballos en unas instalaciones que eran supuestamente públicas a la salida de Chipilo. Fue un gran fiestón rodeado de camionetotas y séquitos típicos de políticos. Se anunció que ahí habría sementales y otras lindezas. A los pocos meses de irse Marín, el centro de mejora de raza de caballos mutó en Restaurante Los Caballos y ahora derivó en un lugar en donde se vende pastura. Las puntadas sexenales que acaban en abandono. Esas 44 búfalos hembras maltratadas y hambrientas pueden ser el saldo de lo que fue un alegre programa de gobierno, programas como los que aprovechó Guillermo Padrés para hacerse de ganado fino en Sonora y Cesar Duarte en Chihuahua para clavarse una enorme remesa de borregos importados de Nueva Zelanda.

Ayer por el chat recibí la foto de una bufalita que nació la semana pasada. Aunque su madre aún se ve en los huesos, la mejora en la alimentación ha hecho viable que ambas sobrevivan. Hay que reconocer el enorme esfuerzo de las protectoras de animales que se han hecho cargo del mantenimiento, alimentación y cuidado de los animales hasta que se estabilicen y sanen, y así puedan ser trasladados a algunos de los lugares que la Profepa ha propuesto para su custodia.

Los animales son parte de la cadena alimenticia del ser humano, pero eso no nos da derecho a maltratarlos. Somos una especie bastante inconciente y soberbia. La multa por maltrato animal como el que documentó Profepa es de 240 mil pesos y hasta 9 años de cárcel. Quien maltrata a un animal también es capaz de maltratar a niños y a personas. Detectar a las personas capaces de hacer crueldades a los animales es parte del trabajo de la lucha contra la violencia en nuestro país y hay que reconocer el trabajo útil y generoso de las organizaciones que protegen y trabajan para evitar la violencia hacia los animales. Su trabajo es valioso y merecen nuestra admiración y reconocimiento.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Verónica Mastretta

Verónica Mastretta
Licenciada en Relaciones Internacionales (UDLAP), ha sido Consejera Nacional de la Comisión para el Desarrollo Sustentable, Regidora presidente de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente, integrante de la Unión de Grupos Ambientalistas así como de la asociación Participación Ciudadana.
x

Check Also

Columnistas-VeronicaMastretta

El polvo que seremos

Este polvo silencioso, caballeros y damas, jóvenes y doncellas, fue risa, talentos, suspiros y poder, ...

Columnistas-VeronicaMastretta

¿Cómo le irán a hacer?

Una secretaría de estado pequeña, como lo es la Semarnat, lleva a cabo cerca de ...