Inicio » Columnistas » Indicador Político » AMLO, enemigo de la democracia y promotor de la intolerancia

AMLO, enemigo de la democracia y promotor de la intolerancia

Si alguna prueba faltaba para calibrar a Andrés Manuel López Obrador con su verdadero rostro autoritario, su polémica con Jesús Silva Herzog Márquez y Enrique Krauze y sus ataques contra Raymundo Riva Palacio corrieron el velo de la falsedad.

La argumentación del artículo de Silva-Herzog Márquez en Reforma el lunes 5 de febrero contenía elementos suficientes para un debate de fondo, de ideas, de argumentaciones. El indicio peligroso que mostró López Obrador fue perfilar una Siberia mexicana estalinista para aquéllos no sólo que no piensen como él, sino que se atrevan a escribirlo. Por tanto, el tabasqueño buscó reprimir las libertades de opinión, de prensa y de pensamiento.

La arremetida del precandidato de Morena contra el historiador y escritor político Enrique Krauze anduvo por las mismas. El esquema maniqueísta ideológico (intolerancia de corte religioso) de López Obrador entre liberales y conservadores raya en el autoritarismo peligroso de Carl Schmitt porque asume la política como la relación amigo-enemigo, base de la ideología excluyente nazista.

Pero como la formación en teoría política de López Obrador es escasa, entonces su enfrentamiento –no discusión o debate– con Silva Herzog-Márquez y Krauze reveló sus parecidos con Trump: eludir las ideas, atacar vía twitter, descalificar al adversario, desdeñar el debate. La única diferencia radica en que López Obrador lo hace “con todo respeto” y Trump es un atrabancado.

Aún a tiempo, López Obrador mostró los perfiles de su presidencia ante la crítica. Hasta ahora el filósofo radical Karl Marx se ha salvado de los ataques de López Obrador, y no porque esté muerto sino porque el tabasqueño no ha leído El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte donde Marx analiza la transformación de un líder político en caudillo autoritario. Cuando López Obrador descubría que se puede usar a Marx en el análisis de las bases lopezobradoristas como lumpen, no duden en que lo mandará al casillero de la mafia del poder.

El asunto es político, no ideológico. López Obrador no ha leído el estudio de Edmundo O´Gorman que señala que el siglo XIX mexicano se salvó de la catástrofe cuando la modernización convirtió a los conservadores en liberales y a los liberales en conservadores. Y como “ya saben quién”, López Obrador no ha leído los ensayos seminales de la democracia mexicana que escribió Krauze –El timón y la tormenta y Por una democracia sin adjetivos– ni la más sólida revelación de la caja negra del sistema político priísta: La presidencia imperial.

Los rasgos de esa presidencia imperial priísta mexicana han reaparecido en López Obrador para dibujarlo como un político anti intelectual, como se vio en su desdén a Carlos Monsiváis en 2006 cuando este escritor criticó el plantón de tiendas de campaña vacías en Reforma para obligar a las autoridades electorales a entregarle la presidencia al margen de los procedimientos legales.

Lo malo para López Obrador es que sus reacciones autoritarias y excluyentes ya no intimidan porque la dinámica del desarrollo político de la sociedad impediría los silencios sumisos del pasado priísta, aunque sí estarían llevando a una polarización a la venezolana.

Y el dato mayor: en caso de ganar las elecciones presidenciales, López Obrador tendría menos del 30% de los votos y sin mayoría legislativa, por lo que comportamientos contra la libertad de expresión, prensa, pensamiento y opinión serian la base de una dictadura bonapartista.

Política para dummies: La política es el arte de ocultar las verdaderas intenciones antes de llegar al poder.

Sólo para sus ojos:

· Tanto fue el cántaro de los obamistas contra Trump hasta que ese cántaro está salpicando a Obama: ya hay documentos que prueban su interferencia en la campaña del 2016 subordinando al FBI. O sea, que se está probando que Trump tuvo razón al denunciar al FBI.

· El domingo 11 termina el periodo de precampañas y los saldos revelan un fracaso político-electoral: mucho ruido y pocas nueces. En los hechos esas precampañas no movieron la tendencia en las encuestas. Eso sí, dejaron un ambiente envenenado de agresiones, guerras sucias, autoritarismos. Y lo peor: el INE como autoridad electoral de nueva cuenta fue burlado, humillado y soslayado.

· Ahora resulta que el consultor español Antonio Solá –quien aconsejó a Calderón la frase de que AMLO era un peligro para México– anda buscando el perdón del tabasqueño y quiere convertirse en el profeta de la victoria de Morena. Este comportamiento demuestra que los consultores son acomodaticios. A ver ahora quién lo contrata.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

AMLO y la real politik: prensa fifí o primera crisis de expectativas

Como candidato en campaña –¿qué, perdón, en campaña o presidente electo en funciones adelantadas?–, Andrés ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Guerrero sin la estrategia AMLO: romper complicidades criminales

La celebración de las fiestas patrias en zonas controladas por el crimen organizado mostró dos ...