Investigadores crean combustible con plantas para aviones

0
13
[the_ad id="313177"] [the_ad id="314573"]
Investigadores crean combustible a base de plantas para aviones. Foto: Especial

El Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt) coordina un clúster dedicado al desarrollo de bioturbosina, un combustible para eronaves que, a diferencia del tradicional obtenido del petróleo, es producido a partir de recursos naturales como plantas.

En el marco de la convocatoria Sener-Conacyt sobre Bioenergéticos y apoyado por el Fondo Sectorial de Sustentabilidad Energética, dicho clúster cuenta con cuatro ejes de acción: la identificación de la biomasa adecuada, identificación del tipo de transformación más apropiado para la biomasa, el análisis del ciclo de vida y sustentabilidad, y la comercialización del combustible.

Para la obtención de la bioturbosina no se puede recurrir a plantas que estén destinadas al consumo humano, por lo que la materia prima debe ser una que no sirva como alimento, además de ser cultivada en lugares diferentes a los destinados para cultivos de consumo humano, con el fin de no competir con la tierra.

David Ríos Jara, responsable técnico del proyecto de bioturbosina en el instituto, indicó que se tiene que comprobar que todo el proceso que se sigue para obtener la bioturbosina es sustentable, es decir, que se debe generar más energía de la que se consume en el proceso de producción.

Dos procesos para su obtención

Actualmente se están considerando dos procesos para la obtención de la bioturbosina; el primero es la transformación de aceites producidos por plantas; en el segundo, se utiliza la masa de la planta para convertirla en azúcares, estos azúcares transformarlos en alcoholes, y después transformarlos a bioturbosina.

Una vez finalizado el periodo inicial de 4 años de estudios, se construirán dos plantas piloto con la capacidad de producir 16 mil litros diarios de bioturbosina que servirán para probar que los procesos funcionan y, una vez obtenidos los resultados, se buscará el apoyo de inversionistas privados para llegar a la comercialización del combustible.

Cabe mencionar que, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) tiene el compromiso de no incrementar las emisiones de CO2 para 2020, así como reducir a la mitad las emisiones para 2050, por lo que la industria de la aviación civil está considerando utilizar una mezcla de bioturbosina con turbosina fósil y, de esta forma, reducir sus emisiones contaminantes.