lunes 21 de junio de 2021
20.8 C
Puebla
lunes 21 de junio de 2021

Atlixco: ¿Antorcha es el viacrucis del PRI?

-Publicidad-

Por Pablo Soriano

El 4 de marzo, en el portal agnostica.digital apreció una nota de Mayra Hernández titulada: “El Viacrucis del PRI Atlixco”. En ella se refiere a la inminente renovación del Comité Municipal del PRI en Atlixco y dice que hace unos días “el PRI logró unificar a casi todos los sectores y organizaciones del tricolor a favor de la doctora Teresa Carventes… pero la unidad no fue posible debido a que Griselva Villavicencio (responsable del despacho del Comité Municipal) se anotó la puntada de decir que la base no apoya a la fórmula y que había más personajes que deseaban participar”.

Comparando sin sentido esta oposición de Griselva con las fechas religiosas, Mayra dice que Griselva “intenta dar el ‘beso de Judas’ al PRI, para consumar la división y (permitir) la intromisión de Antorcha Campesina al pedir que se abra el proceso de elección”. Agrega que: “Igual que Judas, Griselva podría ser de los personajes más recordados como factor de la crucifixión del PRI, al dar pie para que Antorcha Campesina impulse a un personaje… que (…) sería un perfecto títere de la organización”. Añade que la postura de Griselva es triste, y que, además, al pedir que se abra el proceso de elección del nuevo presidente del PRI, “podría permitir que Antorcha Campesina registrase a su fórmula, permitiendo las compras de voluntades”.

Según Mayra, resulta que el PRI de Atlixco es Jesús, el hijo de Dios, conducido al suplicio, y Antorcha es, al mismo tiempo, una especie de Caifás, Pilatos y el grupo de soldados romanos que conducen a su “Jesús” al tormento de la cruz; o sea, Antorcha es la máxima representación de la maldad, pues lleva a Jesús-PRI al tormento y a la muerte. Pero ni el PRI es Jesús, ni Antorcha tiene nada que ver con su crucifixión, porque cada quien es hijo de sus hechos.

Dejando a un lado las torpezas relacionadas con el “beso de Judas”, que no corresponden al Viacrucis, y dejando también de lado la peregrina idea de que Antorcha viene a crucificar al PRI, debemos decirle a Mayra Hernández que estamos de acuerdo con la oposición de Griselva Villavicencio, pues se apega a los estatutos del PRI.

-Publicidad-

Como en todos los partidos están tan acostumbrados a las chicanas, a los acuerdos por debajo de la mesa para imponer candidatos o funcionarios según los gustos de los “jefes”, con el argumento de la “unidad”, pasándose los reglamentos por donde más les guste, algunos periodistas ya han olvidado que los partidos se basan en estatutos a los que deben sujetarse los personajes que pretendan cualquier cargo, como en este caso, el cargo de Presidente del PRI en Atlixco.

¿Qué dicen los estatutos del PRI, en el caso de renovación del Comité Municipal?

El Artículo 125 dice: “La Asamblea Municipal o Delegacional es el órgano deliberativo, rector y representativo del Partido en el ámbito de competencia correspondiente”.

En cuanto a quiénes deben integrar esta Asamblea Municipal, dice en su inciso VI: “Los legisladores federales y locales que residan o representen al Distrito”. La maestra Hersilia Córdova Morán y el ingeniero Juan Manuel Celis Aguirre, dirigentes antorchistas, son diputados federales que representan al Distrito, por lo tanto, tienen el derecho de ser parte de la Asamblea Municipal.

El Artículo 126 se refiere a las atribuciones (o sea, sobre qué deberán deliberar) de las Asambleas Municipales. El inciso V dice: Elegir, en su caso, al Presidente y al Secretario General del Comité Municipal o Delegacional, y tomarles la protesta estatutaria.

- Publicidad -

Considero que con estos artículos de los estatutos que rigen la vida interna del PRI es suficiente para hacer entender, a quien quiera entender, que los representantes antorchistas tienen tanto derecho como cualquiera a ser considerados para deliberar y tomar acuerdos relacionados con el PRI Municipal, no sólo porque los actuales diputados federales son de Antorcha, sino porque esta organización ha demostrado que cuenta con la simpatía de un considerable número de ciudadanos no sólo de Atlixco, sino de todo el Distrito 13.

¿Por qué Mayra Hernández dice que es una puntada, o sea, un chiste, la oposición de Griselva Villavicencio al “acuerdo de unidad”, argumentando la ausencia de otros personajes integrantes del PRI? ¿Por qué piensa que Antorcha llegará a crucificar al PRI? Y, finalmente, ¿de dónde saca la periodista que si sale electa la “fórmula de” Antorcha, esa fórmula será sólo un títere porque Antorcha comprará su voluntad?

Mayra Hernández sufre el mal de muchos: siguen puntualmente las opiniones que sobre Antorcha se escuchan en el mundillo político o entre los seudoperiodistas, y por eso sólo escriben lo que les ordenan sus patrones. Pero Mayra debería investigar, aunque sea un poco.

Los partidos políticos tienen el propósito de aglutinar a la ciudadanía en torno a un proyecto de nación, a un proyecto de desarrollo social. Se supone que cuando un partido político alcanza el poder municipal busca poner en práctica ese proyecto, siempre en beneficio de los ciudadanos.

Algo elemental que todo observador bien intencionado debería reflexionar es: ¿Los partidos políticos han cumplido esa misión? ¿El PRI y sus dirigentes han cumplido? ¿Han convertido a Atlixco en una ciudad próspera, moderna, segura, con trabajo y oportunidades para todos, el transporte público es bueno y suficiente, sus colonias nuevas tienen buenos servicios públicos? La realidad nos dice que no han cumplido (Si cumplieran, ahora el PRI tuviera en sus manos el gobierno municipal, no el PAN); la realidad nos indica que el Comité Municipal es solamente un botín, es un escalón para alcanzar otros cargos, cada vez más altos. Y el mecanismo no es el trabajo a favor de la población, sobre todo a favor de los más pobres, sino las relaciones sociales, el abrazo y el beso con los encumbrados, el desayuno, los viajes con quienes ya tienen poder, todo para que los “jefes” miren a este personaje servicial (o servil) y lo “tomen en cuenta” para algún mejor cargo político. Eso es corrupción, nada más.

-Publicidad-

En este contexto, mirar la presencia de Antorcha como un Judas o como a Pilatos, apoyándose en leyendas y descalificaciones es cerrar la posibilidad para que la vieja y corrompida estructura municipal del PRI se renueve. ¿No les parece que el pueblo ha sufrido cientos de años pagando una culpa que tal vez no tenía y ahora se presentan tiempos en que ese sufrimiento debe desaparecer? Yo creo que sí. Y nosotros lo único que pedimos es que se respeten los estatutos, que no los escribió Antorcha, sino quienes ahora se los quieren pasar por el arco del triunfo.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

También te puede interesar

Redacción Ángulo 7http://www.angulo7.com.mx/author/redaccion/
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
- Anuncio -
- Publicidad -

Últimas Noticias

- Publicidad -

Noticias relacionadas

- Anuncio -