martes 22 de junio de 2021
25.1 C
Puebla
martes 22 de junio de 2021

De la amenaza de Anaya de expulsar a panistas «traidores» en Edomex

-Publicidad-

Pagó Secretaría de Salud millonarios contratos a empresarios morenovallistas

Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros, publicada en E-consulta, señala que Mario Marín y López Zavala se reencuentran en el penthouse del Diana

Jueces de Flores Toledano favorecen a socios del fraccionamiento El Delirio

Una de las dependencias en donde más corrupción hubo el sexenio pasado fue la Secretaría de Salud, donde se adjudicaron decenas de obras mediante licitaciones amañadas, en las que con anticipación se sabía qué empresa las ganaría, y en las que se pagaron sobrecostos a prestanombres y socios ocultos de políticos y funcionarios morenovallistas.

Sólo en 2012, la Secretaría de Salud adjudicó unos 70 contratos a constructoras pertenecientes a empresarios estrechamente vinculados al grupo del entonces gobernador Rafael Moreno Valle o a testaferros de Armando Prida Huerta y Armando Prida Noriega, los hermanos Jesús y Elfego García Ojeda, Andrea Ambrogi Domínguez y Eduardo Torres Chedraui, entre otros.

Pero que estaban apadrinadas por connotadas figuras del morenovallismo como Jorge Aguilar Chedraui, Roberto Juan Moya Clemente, José Cabalán Macari Álvaro y Eukid Castañón Herrera, quienes operaban estas licitaciones —en beneficios de sus recomendadas— a través de Alfonso Eduardo Letayf Acar, director de Operación e Infraestructura de la Secretaría de Salud; Efraín de los Santos Cabrera, jefe del Departamento de Construcción y Conservación de la Secretaría de Salud, y posteriormente subsecretario de Obra Pública de la Secretaría de Infraestructura, y José Paulino Javier Zayas Asunción, coordinador operativo de Costos y Adjudicaciones de la Secretaría de Salud, y posteriormente subdirector de licitaciones y concursos de Obra Pública de la Secretaría de Finanzas.

Aquí la columna completa

-Publicidad-

Anaya convence a Josefina Vázquez, golpe para RMV

Tania Damián Jiménez en su columna Coordenada, publicada en Ángulo 7, indica que el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, logró convencer a Josefina Vázquez Mota para que sea la candidata a la gubernatura del Estado de México, porque –de acuerdo a las encuestas– es la mejor posicionada.

Lo anterior significa que Ricardo Anaya busca sumar e impulsar a los panistas con mayor presencia, sean o no de su grupo, lo cual no garantiza el triunfo, pero ayuda más.

La designación de Vázque Mota como candidata a la gubernatura es un duro golpe al grupo del exgobernador Rafael Moreno Valle, que apoya al exedil de Tlanepantla y diputado federal, Ulises Ramírez Núñez.

De acuerdo a panistas, con Ulises Ramírez se perderá la gubernatura porque –aseguran– han visto a operadores de Moreno Valle ayudar al PRI, por lo que –sospechan– busca la candidatura para cederle el triunfo al priista Alfredo del Mazo Maza.

- Publicidad -

En su última declaración, Moreno Valle señaló que espera que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) le dé la razón a Ulises Ruiz en la impugnación que presentó.

Aquí la columna completa

Todos quieren con Morena (o el caso de la realidad “alternativa” de JLZ)

Jorge Rodríguez en su columna A Puerta Cerrada, publicada en El Sol de Puebla, señala que Javier López Zavala busque acercamientos con Morena para intentar convertirse en su candidato a gobernador es válido y comprensible, dadas las escasas posibilidades que tiene de serlo en el PRI y las malas expectativas que enfrenta este partido de cara a la elección estatal del 2018.

Que López Zavala plantee abandonar las filas del priismo para perseguir un cargo de elección popular desde el partido de moda, el de Andrés Manuel López Obrador, en estos nuevos tiempos de pragmatismo político y orfandad ideológica, no es un asunto que lleve a la sorpresa.

Si el secretario de Gobernación de la administración marinista deja el instituto tricolor y es aceptado en el Movimiento de Regeneración Nacional, como quiere, no será el primer personaje ni el último en cambiar de camiseta partidista por así convenir a sus intereses.

-Publicidad-

Más atrás está el caso del ex gobernador Rafael Moreno Valle, que en 2006, siendo legislador federal y alumno aventajado de Elba Esther Gordillo en la Cámara de Diputados, renunció a su militancia en el PRI para incorporarse al PAN.

Desde entonces ha habido numerosos ejemplos más.

Aquí la columna completa

La nueva guerra por Casa Puebla

Enrique Núñez en su columna Contracara, publicada en Intolerancia Diario, indica que justo a estas alturas de 2018, los tres principales partidos tendrán definidos a sus candidatos a la gubernatura.

En un año, el horno político estará a su máxima temperatura, listo para recibir a los tres personajes, de los cuales dos saldrán totalmente incinerados y uno ileso, camino a la Casona de Los Fuertes.

Pero para llegar a esa lista de tres, los partidos tendrán que pasar un largo proceso donde un error en la designación los puede mandar a la tercera fuerza política.

Para nadie es un secreto que el ánimo electoral hoy hace pensar que el PRI tiene ese lugar amarrado, pero no se puede desdeñar ni su estructura como partido, ni la que tiene el gobierno federal, lo cual combinado con un candidato relativamente rentable, los puede regresar a la pelea.

En el PAN las circunstancias son proporcionalmente distintas. La marca blanquiazul está bien posicionada, su estructura aceitada, pero su caballada es más flaca que aquel famélico Rocinante. Sin embargo, el ejército electoral morenovallista, en conjunto con el proceso de cicatrización de Tony Gali, los hace que sean los rivales a vencer.

Aquí la columna completa

Israel Pacheco ya tendría que estar libre; vician sus procesos para que siga en la cárcel

Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán, publicada en La Jornada de Oriente, señala que más allá de la impopularidad que envuelve a la persona de Israel Pacheco Velázquez, lo cierto es que el encarcelamiento del ex dirigente del Sindicato del ayuntamiento de Puebla raya en la ilegalidad y se ha convertido en una especie de tortura, puesto que desde hace ocho meses debería estar fuera de prisión por el delito de extorsión y ya tendría que haber recibido sentencia desde hace varios meses por la acusación de enriquecimiento inexplicable, la cual no tendría que haber procedido.

Y por si fuera poco, desde hace ocho meses se pidió al gobierno del estado una reunión para que, familiares y seguidores, expongan la situación jurídico del ex dirigente, sin que hasta la fecha se les ofrezca una respuesta por parte del Poder Ejecutivo, lo que es una violación al derecho de audiencia.

Pacheco Velázquez fue encarcelado el 12 de abril de 2014, como parte de la ola persecutoria del gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas en contra de activistas que no se sometieron al control del morenovallismo. Las acusaciones en su contra no tuvieron nada que ver con los cuestionamientos que había –de años atrás– por parte de trabajadores disidentes del ayuntamiento de Puebla, sino por ilícitos sin soporte jurídico.

El delito por el que originalmente fue encarcelado Israel Pacheco, que era el de extorsión, fue exonerado desde finales del año 2015. El caso es que sigue encarcelado por acusaciones y procedimientos viciados.

Actualmente Pacheco sigue en la cárcel por una segunda acusación por extorsión y por enriquecimiento inexplicable. Esta es la situación de ambos procesos:

Aquí la columna completa

PAN expulsará traidores en Edomex, apunta Anaya

Alejandro Mondragón en su columna Al Portador, publicada en Status Puebla, indica que el líder Ricardo Anaya fue claro, sin titubeos, ninguna duda dejó, durante la sesión de la Comisión Permanente del PAN para validar la candidatura de Josefina Vázquez Mota al gobierno del Estado de México:

“Aquella persona que obstaculice la designación de Josefina o traicioné al partido en la elección que se avecina será expulsada del PAN”.

Todos quedaron avisados y respaldaron la amenaza de expulsión con un unánime aplauso que encabezó el ex presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa.

Apenas concluyó la sesión permanente de Acción Nacional del pasado jueves por la noche, con todos los liderazgos nacionales sumados físicamente con Vázquez Mota, a 297 kilómetros de distancia en Morelia, Michoacán, el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, tomó acuse de recibo de la advertencia de expulsión:

En declaraciones a medios, el enemigo público número uno de Vázquez Mota, expresó su deseo porque “Josefina gane la gubernatura del Estado de México”.

Aquí la columna completa

Cuando Duarte pretendió ser el “salvador” del priismo poblano

Valentín Varillas en su columna La Tempestad, publicada en Status Puebla, señala que sucedió a finales del 2011, poco antes de entrar de lleno a la coyuntura electoral de la presidencial que regresó al PRI a Los Pinos.

Por órdenes directas de Humberto Moreira, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, tendría que convertirse en el líder de facto del priismo poblano.

Desorientados por la falta de la tradicional línea oficial, la que sin duda normaba su actividad política y entregados sumisamente a los dictados del gobierno de Rafael Moreno Valle, desde lo más alto del priismo nacional se conformó un plan para evitar que el tricolor local muriera de inanición y le restara votos al proyecto presidencial de Enrique Peña Nieto.

De ahí, aseguraban ellos, la necesidad de que entrara en acción un priista “fuerte”, con la “autoridad moral” y la capacidad de operación electoral y de recursos como para evitar una catástrofe, no sólo para el candidato presidencial, sino para el resto de quienes aspiraban a uno de los cargos de elección popular que estarán en juego en el 2012.

Por todo esto, priistas poblanos acudían con una frecuencia inusual al vecino estado de Veracruz para encontrarse con el propio Duarte o con personajes de toda su confianza que tendrían un papel fundamental en la misión de rescate.

Aquí la columna completa

López Obrador: no dejes entrar a la basura (Zavala y Armenta)

Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, publicada en Diario Cambio, indica que en la campaña electoral 2006, López Obrador se ganó todo tipo de críticas por su cerrazón para negociar y llegar a acuerdos con todos aquellos que tocaban la puerta del muy probable ganador de la Presidencia según marcaban las encuestas.

Decenas, cientos de representantes empresariales y del poder fáctico encontraron la puerta cerrada y decidieron llevar sus intereses, estructuras o dinero a la campaña de Felipe Calderón.

El mejor ejemplo de este sectarismo fue Elba Esther Gordillo, en ese entonces todopoderosa lideresa magisterial, quien buscó una reunión con el tabasqueño pero éste la rechazó para no contaminarse de “la mafia en el poder”.

Aunque la historia no acepta contrafácticos, es probable que si el tabasqueño se hubiera reunido y pactado con ella, hubiera llegado a Los Pinos y no a un plantón en Reforma.

Doce años después, en 2018, para no cometer el mismo error, López Obrador parece estar dispuesto a aceptar hasta la basura del PRI.

Aquí la columna completa

El PRI Atado a Casa Puebla

Mario Alberto Mejía en su columna La Quinta Columna, publicada en 24 Horas Puebla, señala que el PRI en Puebla se encuentra en una paradoja:

Para sobrevivir a la elección de 2018 requiere de la ayuda del gobernador Tony Gali Fayad.

Y es que es el único que puede darle el oxígeno que necesita.

La aparición de López Obrador en Puebla trajo un impulso renovado a Morena.

El inminente éxodo de un buen número de priistas a las filas de ese partido fracturará aún más a lo que queda del PRI.

Aquí la columna completa

También te puede interesar

Redacción Ángulo 7http://www.angulo7.com.mx/author/redaccion/
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
- Anuncio -
- Publicidad -

Últimas Noticias

- Publicidad -

Noticias relacionadas

- Anuncio -