Por Redacción

Los investigadores Gary Lupyan, de la Universidad de Wisconsin, y Daniel Swingley, de la Universidad de Pensilvania, descubrieron que las personas que hablan solas pueden aumentar el poder del cerebro e incluso ser más inteligentes.

Para comprobar su hipótesis pidieron a las personas encontrar objetos típicos como frutas y verduras, primero sin tener la posibilidad de hablar y escuchándolos sólo una vez, ¿el resultado? , olvidaron lo que tenían que buscar.

Poco después les pidieron repetir la misma actividad pero les permitieron repetir en voz alta lo que se les estaba pidiendo. La memoria se activó y muchos lograron su objetivo. Esto demostró que la mente se organiza y se enfoca por estímulos de escucharse a sí mismos.

Sin embargo, los autores del estudio, mantienen resevas en los resultados y aseguran que aunque los resultados “revelan que hablar solo afecta a algún aspecto del proceso de la búsqueda visual, en este momento no hay evidencia de que hablar solo afecte a la eficacia en la búsqueda del objetivo«, aseguran.

 

Fuente: LifeBoxSet

Foto: Yorokobu