Inicio » Columnistas » Indicador Político » Por qué Meade no puede ser el Colosio de Peña Nieto

Por qué Meade no puede ser el Colosio de Peña Nieto

En septiembre de 2017, en mi libro La Silla Endiablada. Peña Nieto y la sucesión presidencial de 2018: salvar su alma o salvar la república, señalé la hipótesis de que un candidato peñista tenía la opción de ser un candidato tipo Luis Donaldo Colosio (1994) y su ruptura con Salinas de Gortari con el discurso del 6 de marzo.

En estos días algunos analistas han comenzado a analizar esta propuesta como único camino de José Antonio Meade Kuribreña para fijar su propia agenda: un posicionamiento radical tipo Colosio. Sin embargo, Meade está bastante lejos del perfil y la circunstancia de Colosio porque fue seleccionado candidato presidencial del PRI precisamente para salvar el alma del presidente Peña Nieto y por tener como única función la continuidad del modelo económico neoliberal.

El discurso de Colosio el 6 de marzo no fue de asunción de espacios de autonomía pactada con el presidente Salinas, sino que representó una ruptura de funciones asignadas en la candidatura: Salinas construyó la candidatura de Colosio para ser el garante de las tres condiciones de sucesión –de grupo, personal y de proyecto–, a diferencia de Manuel Camacho Solís que había diseñado una propuesta de reforma política sacrificando parte de la condicionalidad del proyecto neoliberal.

A la par de asumir los compromisos con Salinas, Colosio por su parte fue armando a su vez alianzas para su propio proyecto: en 1993 Colosio sabía de la continuidad del neoliberalismo, pero al mismo tiempo había percibido en el PRI la necesidad de una apertura política. El alzamiento zapatista introdujo con mayor intensidad la variable política. De noviembre a marzo, Colosio se percató que la economía estaba garantizada, pero que se necesitaban dos propuestas adicionales: la reforma democrática y menor sacrificio social del neoliberalismo. Estas dos razones lo hicieron buscar personalmente a Cuauhtémoc Cárdenas y operar a veces con malos humores un acercamiento a Camacho Solís, al tiempo que utilizó a algunos comunicadores como canales de relaciones no salinistas.

El discurso del 6 de marzo fue entendido en Los Pinos como necesario para evitar que los negativos de Salinas afectaran a Colosio, pero irritó el tono, el efecto de ruptura con Salinas y el acuerdo secreto de Colosio con Camacho para designarlo secretario de Gobernación con la tarea de instrumentar la reforma democrática. Salinas vio peligrar el modelo neoliberal y de ahí sus enojos con Colosio. El asesinato de Colosio permitió a Salinas corregir los desvíos de Colosio; Zedillo era la garantía de continuidad neoliberal y de alejamiento de Camacho.

Pero Zedillo, como Colosio, se percató después de las elecciones de la necesidad de distensionar la política. Días antes de su asesinato, José Francisco Ruiz Massieu –diputado y operador de Zedillo– hizo una encuesta personal y directa con una sola pregunta: ¿dónde se podría instrumentar una transición democrática: liderazgo de Cámara de Diputados o Gobernación? Ruiz Massieu tenía ya el aval de Zedillo para la transición que quería Colosio, pero en septiembre también fue asesinado.

Meade carece del talento político que tenían Colosio y Ruiz Massieu, no es capaz de asumir una autonomía relativa del grupo de poder peñista y desconoce lo que es una transición democrática mayor. Es posible que pueda pensar en una reforma política después de tomar posesión, pero necesitaría proponerla para ganar las elecciones.
Sin embargo, las banderas colosistas las tienen López Obrador y Anaya.

Política para dummies: La política sólo debe medir posibilidades reales, no salidas ilusorias.

Sólo para sus ojos:

· Justo cuando se estrena la película The Post que narra la lucha del The Washington Post en la Corte Suprema para publicar los Papeles del Pentágono, el mismo diario ejemplificó cómo cambió su portada y su enfoque ante las criticas liberales. Primero dio la bienvenida al llamado de conciliación y de bipartidismo, pero las criticas hicieron cambiar el titular a uno más insípido: “un nuevo momento americano”. Con ello, el Post demostró cómo manipula las noticias por enfoques políticos.

· Desde el 9/11 no ha habido ninguna amenaza de meter armas en aviones, pero aún así el gobierno de Trump quiere que en los viajes a México haya policías armados. Son tácticas intimidatorias contra todos: la inseguridad ciudadana es la seguridad del Estado, escribió Leonardo Sciascia.

· Morelos será una elección de gobernador bastante movida: el gobernador perredista quiere imponer a su hijastro, Morena le apuesta a la popularidad de Cuauhtémoc Blanco y los ciudadanos estarían detrás del ex rector Alejandro Vera. Podría haber declinaciones para impedir una sucesión monárquica del gobernador saliente Graco Ramírez.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Con ley o sin ella: seguridad interior, desarrollo y Constitución

Mientras más pasan los días y la Suprema Corte atrasa su dictamen sobre la constitucionalidad ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Pues todo ya quedó: el PRI va a ganar la presidencia 2018

El ex presidente Felipe Calderón tiene razón. Los tres principales candidatos son priístas. Sólo que ...