Inicio » Columnistas » Indicador Político » La agenda de Salinas se coló en el 2018 y AMLO se enojó

La agenda de Salinas se coló en el 2018 y AMLO se enojó

El artículo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari en El País de España el jueves 25 de enero cayó en el vacío electoral mediático, a pesar de tener derivaciones importantes. Sólo Andrés Manuel López Obrador reaccionó con su chachalaqueada desdeñosa, pero por la sencilla razón de que los torpedos de Salinas dieron debajo de su línea de flotación.

En sus estilos de hacer política indirecta, Salinas fijó la elección presidencial en la contienda populismo vs. neoliberalismo. Y aunque destila buena parte de su retórica inconsistente para señalar que su propuesta personal es una tercera vía, en realidad su texto tuvo la intención esencial de caracterizar sin dobleces la propuesta de López Obrador como populista y avisarle al PRI que debería darle más contenido social a su discurso económico de campaña.

Y si medios y redes desdeñaron el texto de Salinas, en realidad sus verdaderos y estratégicos destinatarios no eran los electores, sino los grupos financieros y empresariales. Salinas echó un balde de agua fría sobre los grupos funcionales al neoliberalismo –empresarios, banqueros, organismos internacionales– que están mirando con simpatía a López Obrador porque ha prometido –no cumplirá– someterse a la dictadura de la estabilidad macroeconómica, esencia del neoliberalismo.

Salinas definió directamente a López Obrador como populista, sin nombrarlo, obvio, pero sin dejar dudas al respecto. Los sectores estratégicos de la dominante y autoritaria comunidad financiera internacional debieron tomar nota de las afirmaciones-preguntas de Salinas. Tan entendió López Obrador el retruque del texto de Salinas que en horas pasó del perdón al expresidente a la calificación de “fanfarrón”.

Ayudado por el empresario salinista Alfonso Romo, López Obrador ha establecido relaciones discretas con importantes figuras empresariales que han leído las encuestas preliminares casi como votación definitiva y han buscado acercamientos para saber si habría un cambio en los enfoques de la política económica. Pero de acuerdo con todos sus libros que hablan de su proyecto alternativo de nación, el gasto no alcanzará a ser financiado con el dinero de la corrupción y al final tendrá que subir el gasto rompiendo la estabilidad macroeconómica. Hay economistas cercanos a López Obrador que parecen haberlo convencido que déficit presupuestal superior a 2 por ciento e inflación agresiva de hasta 8 por ciento serían asimilables por su efecto de estímulo a la producción.

Por eso Salinas buscó la lectura de sectores económicos y financieros estratégicos para señalarles que en el fondo López Obrador será un populista típico –Cárdenas, Perón, Echeverría, López Portillo, Chávez, Maduro y otros– con una estrategia de darle prioridad al gasto social –con rendimiento electoral– por encima de la estabilidad inflacionaria macroeconómica.

De paso, Salinas mandó el mensaje al PRI de que el modelo de estabilidad macroeconómica, con globalización, todavía tiene espacios para reactivar el crecimiento. Con un guiño no oculto, Salinas dijo al PRI de que el modelo de liberalismo social –que Salinas y Luis Donaldo Colosio fijaron en el PRI en 1992 al borrar de los documentos del partido el concepto de Revolución Mexicana– cuando menos daría una bandera popular de campaña para salirse de las acusaciones contra el neoliberalismo que aumentó pobres y bajó votos priístas. Zedillo desvió la atención del neoliberalismo y ganó votos populares con su frase de “bienestar para tu familia”.

Para enojo de López Obrador, Salinas ya se metió en el 2018.

Política para dummies: La política es el arte de engañar a los demás y que no se den cuenta de ello.

Sólo para sus ojos:

· Ante la falta de capacidad para investigar problemas serios y reales de Trump, ahora la prensa se lanza a “revelar” relaciones íntimas del presidente con algunas de sus colaboradoras, entre ella la embajadora Nikki Haley y hasta la esposa Melanie tiene que salir a aclarar rumores. Quien conozca a Trump estará seguro que el presidente goza de esos rumores porque fortalecen su imagen machista,

· Sin que nadie le diga nada, López Obrador está azuzando a iglesias a participar en política electoral. O es su grado de preocupación porque aún no tiene segura la victoria o está haciendo pedazos la Constitución y las leyes electorales como indicio de su estilo presidencial si gana las elecciones.

· Con el chapulineo de legisladores para brincar a otro cargo, el Congreso se está desmantelando justo cuando deben aprobarse leyes y nombramientos vitales. Si Emilio Gamboa y César Camacho brincan, las dos cámaras se quedarán con suplentes.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Pues todo ya quedó: el PRI va a ganar la presidencia 2018

El ex presidente Felipe Calderón tiene razón. Los tres principales candidatos son priístas. Sólo que ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Sheinbaum: Rébsamen o cómo gobernar sin moral es corrupción

La candidatura de Claudia Sheinbaum por Morena a la jefatura de gobierno de Ciudad de ...