Inicio » Columnistas » Vida y Milagros » Vivir sin orden y sin límites

Vivir sin orden y sin límites

Al poner este título me gustaría escribir sobre la vida de un poeta o poetisa irreverente, de un artista que inventa una técnica para pintar solo con pinceles de luz, de viajeros audaces sin horario y sin ruta, de marineros en busca de lo ignoto. Pero no. Solo voy a escribir sobre mi ciudad, o más bien nuestras ciudades. Ciudades que carecen de planos, de límites, de orden y concierto. Ciudades que no saben en dónde empiezan ni dónde es que terminan, que se enciman unas con otras y que ya no saben ni cómo se llaman. Ciudades que se devoran a sí mismas, que se tragan los paisajes hermosos, que tapan la belleza con espectaculares o con edificios que no respetan ningún orden ni alturas acordadas, pegados uno junto al otro sin la mas mínima armonía, como la boca de un chimuelo, aunque lo que tapen sea la belleza y lo irrepetible de un volcán en erupción. Ciudades que matan sus lagunas, sus ríos. Ciudades que no se acuerdan de los árboles cuando extienden sus calles grises hasta perderse en el infinito.Ciudades que no son dueñas de ninguna reserva para construir los parques y los espacios que necesitan los niños que hoy son niños o los que ni siquiera han nacido aún, los niños del futuro. Ciudades que parecen trazadas por la casualidad y el caos y no por el orden que debiera regirlas.

Toda la tierra del país tiene dueños .Dueños para hacer con ella lo que se les pegue la gana. El estado mexicano y sus ciudades no tuvieron líderes con imaginación para guardar reservas territoriales para el futuro, para cuando se volvieran grandes y ya nadie cupiera en ellas. Para que de los edificios pudieran bajar los niños a jugar y los viejos a pasear. Hubo presidentes como Cárdenas que crearon parques nacionales por medio de decretos, todo fuera como imprimir decretos, decretos sobre bosques destinados a morir, porque inmediatamente después de decretarlos, sobre esos parques nacionales se hicieron dotaciones de tierras ejidales. Total, si parecía que sobraba la tierra y faltaban personas. Así están los parques del Izta Popo, y los de la Malinche. Así están los bosques de los que depende la generación de agua para las ciudades sedientas construidas en los valles que los rodean; hasta ahí han llegado ya las ciudades y su desorden, a lamerles las faldas a los bosques que ya no existen mas que en papel. En los años treintas y cuarentas del siglo XX se repartió la tierra como arroz, cuando eramos menos, cuando eramos poquitos, diez o doce millones y no ciento veinte millones como ahora. Cuando se creía que México alcanzaba para todo. Nada guardó el estado mexicano para ordenar el futuro.Los parques nacionales, las reservas de la biósfera, todo tiene dueño.Todo lo que rodea a las ciudades tiene dueños. Nada guardó el país para lo indispensable. Y mucho menos las ciudades, siempre acosadas por la precariedad y la inmediatez del día a día, del cambio de políticos cada tres años. Ni siquiera guardaron sus contornos. La ciudad de Puebla colinda con 17 municipios y solo con uno tiene sus límites claros. Casas ubicadas en Cuatlancingo pagan predial en Coronango y el agua en Puebla. Personas que compran en San Pedro Cholula sacan permisos de construcción en San Andrés Cholula, y San Andrés cobra agua y drenaje cuando el poco servicio lo da la empresa que tiene la concesión de Puebla. San Andrés cobra drenaje y agua a los que tienen norias y fosas sépticas. Entre todos contaminan el agua de todos. El puro desorden. Los permisos para conectarse a los drenajes se expiden en blanco a las industrias en la mayoría de los 17 municipio conurbados en el valle de Puebla , para que contaminen a gusto. Están creando empleos ¿No? Ay Puebla, que desmadre. Y digo Puebla como podría decir Toluca o Veracruz.

El desorden, que no el orden, sobre lo que va quedando dentro de los polígonos de las ciudades lo ponen los desarrolladores y los ejidatarios y los que los buscan para hacerlos socios, o los grandes desarrolladores nacionales que pueden comprar mucha tierra entendidos siempre con los grupos políticos sexenales , o los de movimientos como el antorchista. Todos ellos tienen más tiempo y poder que un presidente municipal. Y Puebla ya va llegando a Pénjamo. Y cada gran ciudad del país va llegando de manera desordenada a donde no debe. Los tiempos de los presidentes municipales son demasiado cortos y los gobiernos estatales no han suplido la ausencia del ordenamiento que los ayuntamientos no pueden construir porque no tienen ni dinero ni tiempo. Y las dependencias estatales que ostentan en su nombre o en su organigrama las palabras “ordenamiento del territorio” lo único que tienen es el nombre. El título. Ningún diputado etiqueta un centavo para ese rubro. Ningún gobernador le ha dado la menor importancia a dicho tema. Nada hay de presupuesto del estado de Puebla para el ordenamiento del territorio.Ni un peso.Ni hace siete años, ni seis, ni el año pasado. Ni un peso. Este año tampoco. Como no lo hubo en la ciudad de México que en menos de un siglo se comió a todos los pueblos que la rodeaban. Todo, con una voracidad y un desorden que le copiamos todas las ciudades del país. Las ciudades nunca tienen dinero ni tiempo para marcar y ordenar su territorio.

Los diputados tendrían que resolver los conflictos limítrofes y de ordenamiento de cada estado, es parte de su trabajo. Pero los diputados locales lo han dejado claro durante muchos años: no se mandan solos o les gusta obedecer. Escoja usted. Como viene el presupuesto así lo palomean. Y los gobernadores lo ponen en sus programas de desarrollo, hasta ahí le invierten, en una poca de tinta para hablar del tema.

Dice alguien que sabe bien de lo que habla, que todo el territorio del estado de Puebla debiera ordenarse en base a la disponibilidad de agua. Sobre esa disponibilidad tendría que planearse el futuro y reconstruirse los mapas de las ciudades. Creo que todo el país debiera ordenarse y crear sus reservas territoriales tomando como punto de partida la disponibilidad del agua. Nada de eso está sucediendo ni en Puebla ni en el país. En ninguna agenda de pensadores o políticos veo que al tema se le de la menor importancia. ¿Ordenar el territorio? Que se sigan encimando pueblos y ciudades, para que no sepan ni en qué ciudad viven las personas, para que no perdamos nuestra fama de surrealistas. Decía José Alfredo Jiménez en una canción que “las ciudades apartan las personas, las ciudades destruyen las costumbres”. No son las ciudades. Somos las personas las que estamos acabando con todo sin saber ni cómo remediarlo. Ordenar el territorio. Debiera ser una prioridad de todas las agendas políticas.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Verónica Mastretta

Verónica Mastretta
Licenciada en Relaciones Internacionales (UDLAP), ha sido Consejera Nacional de la Comisión para el Desarrollo Sustentable, Regidora presidente de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente, integrante de la Unión de Grupos Ambientalistas así como de la asociación Participación Ciudadana.
x

Check Also

¿Qué tan fuertes somos en esta emergencia?

¿Qué tan fuertes fuimos y podemos llegar a ser en esta emergencia de los sismos ...

Sentir el miedo

Una semana después del temblor fuimos a la región de Tochimilco y la junta auxiliar ...