Inicio » Columnistas » Indicador Político » Las fiscalías ponen política en centro de candidaturas del PRI

Las fiscalías ponen política en centro de candidaturas del PRI

La oposición perredista-morenista se engolosinó y adelantó las vísperas con la apertura del caso del fiscal contra delitos electorales y su efecto en la renuncia de Raúl Cervantes a la PGR. Por tratar de pescar al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, esa oposición ya perdió esas posiciones que iban a ser fundamentales para el tiempo político de Peña Nieto después de entregar la presidencia a su sucesor el próximo primero de octubre de 2018.

El fiscal cesado Santiago Nieto había sido una posesión opositora sembrada para acotar las posibilidades de fraude electoral en las presidenciales del 2018, pero por alguna razón se ancló en la vertiente mexicana del caso Odebrecht. Como en política lo caro suele ser barato cuando se toman las decisiones estratégicas con timing exacto, el cese de Nieto lo sacó de la jugada electoral del próximo año.

Los indicios que ha dejado el caso Nieto no son desdeñables: la oposición prepara una vasta persecución judicial contra Peña Nieto ya como expresidente. De ahí la fuerte batalla por el fiscal general y el fiscal antifraudes electorales.. De haber tenido paciencia, Nieto pudo haberse quedado embozado en la PGR hasta julio próximo. Sin embargo, hay posibilidades de que los dos nuevos fiscales sean nombrados hasta después de las elecciones, en el entendido también estratégico de que Los Pinos está apostando no sólo a la victoria presidencial, sino a la conquista de una mayoría absoluta priísta –sin alianza– en las dos cámaras.

En este escenario, la renuncia “irrevocable” de Cervantes a la PGR habría de formar parte del escenario. Nieto no se aguantó las ganas de reventar el caso Lozoya-Odebrecht y precipitó los acontecimientos… en su contra. En los perredistas-morenistas que lo habían sembrado en la fiscalía electoral hubo irritación porque lo sacaron de la jugada para el 2018 y después. Y ante la inseguridad de lograr la mayoría absoluta en el Senado para regresarlo a su cargo, PRD-Morena y su aliado forzado el PAN han asaltado la tribuna legislativa.

Al PRI se le acomodaron los astros cuando se supieron las filtraciones de Nieto a Reforma y la salida de Cervantes y el cese de Nieto tienen una correlación política. El costo del escándalo mediático por el desplazamiento del fiscal contra delitos electorales ha sido menor a la esperada, de acuerdo a las primeras estimaciones en grupos políticos operadores de Los Pinos.

Eso sí, el caso Nieto prendió un foco de alerta en el tablero sucesorio de Los Pinos porque dejó muy en claro que el principal problema priísta para el siguiente gobierno será político y no económico. El presidente Peña dejará un sistema político priísta achicado por la movilidad social. El próximo presidente priísta de la república no se preocupará por la política económica, sino que tendrá su principal desafío en una oposición en pie de guerra contra Peña Nieto y una sociedad cibernética que ya sentenció al actual gobierno.

La estabilidad del sistema priísta –cuando menos de las elecciones presidenciales a las de mediados de sexenio en 2021– va a depender de un sucesor que tenga la capacidad de control de los instrumentos políticos, porque el próximo presidente tendrá una precaria base electoral de menos de un tercio de los votos. Una posible alianza opositora podría juntar el 51 por ciento de las bancadas y por tanto, la crisis en la PGR debe tener, también, una lectura sucesoria.

Política para dummies: La política es la habilidad para cerrar puertas, antes de que otros las abran.

Sólo para sus ojos:

· Para beneficio de Trump, el Rusiagate es ahora de la demócrata Hillary Clinton: periódicos revelaron la venta de uranio a Rusia y que la campaña de Hillary estuvo en el dossier contra Trump en alianza con rusos. Bush ordenó la invasión de Irak después de que Hussein había hecho –a juicio de la Casa Blanca– esfuerzos para comprar uranio enriquecido y fabricar una bomba nuclear.

· Y sobre el Tratado comercial, Trump declaró que la estrategia de los EU es cancelar el existente y renegociar uno nuevo con mejores condiciones.

· Si las pasiones tienen racionalidad, el radicalismo de la oposición podría revelar que ya perdieron la batalla por Santiago Nieto. Los datos indican que el gobierno y el PRI en el Senado no van a dar marcha atrás a la decisión.

· Al final de cuentas, el documental de Kate del Castillo en Netflix presenta una imagen positiva de El Chapo Guzmán, uno de los narcos más temibles, asesinos y, sobre todo, promotor del consumo de drogas.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez

Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.

x

Check Also

columnista-carlos-macias

Meade con “El Góber Precioso”

La curiosidad me corroe. Es pregunta: José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI ¿Se atreverá ...

Columnistas-CarlosRamirezHernandez

Ley de Seguridad interior: crisis de Estado, no de derechos humanos

Si la Constitución ha desarmado al Estado con la prioridad de los derechos humanos, la ...