Inicio » Columnistas » Indicador Político » Frente Amplio PAN-PRD-MC 2018: reproducir 2010 que derrotó a PRI

Frente Amplio PAN-PRD-MC 2018: reproducir 2010 que derrotó a PRI

Si hay alguna forma de medir el efecto político real del Frente Amplio Democrático PAN-PRD-MC en la coalición PRI-gobierno, bastará revisar la mayoría de las columnas políticas y primeras planas que destacan la alianza antinatura entre el PAN y el PRD. 

La falta de memoria política quiere olvidar que esa alianza opositora en el 2010 aplastó al PRI en las gubernaturas de Oaxaca, Puebla y Sinaloa y abrió expectativas para las presidenciales de 2018.

El problema de fondo no radica en la supuesta naturalidad del agua y el aceite, sino en el hecho de que el PAN y el PRD no son agua ni aceite sino, junto con el PRI, representan fuerzas que se han asentado en el centro político ante el fracaso de las ideologías.

Un dato ya mencionado en esta columna podría ayudar a hacer un esfuerzo de comprensión del Frente amplio Democrático: según los padrones de militantes de los nueve partidos registrados con nombres y apellidos en el Instituto Nacional Electoral existe una totalidad de 10 millones de afiliados a esas nueve formaciones, apenas el 10 por ciento del total del padrón electoral.

Este dato quiere decir que el 90 por ciento los electores carecen de una ideología de identificación, no son ni agua ni aceite: el PRD acredita 3 millones y el PAN apenas 300 mil, que serían, ellos sí, los guardianes del agua y el aceite ideológicos. Pero como el FAD necesitaría algo así como 16 millones de votos, los trece restantes no van a votar por ideología sino por algo más sencillo: la derrota electoral del PRI en las presidenciales del 2018, no por el agua o el aceite.

En este contexto, el FAD fue una jugada política maestra que dejó al PRI sólo con su alianza con el Verde. En las presidenciales del 2012 el Partido Verde le aportó al PRI en la votación final 5.5 puntos porcentuales, una cifra que ninguna encuesta le proporciona a los ecologistas, pues su banda 2018 se mueve entre 1-2 por ciento, insuficiente para el copete de votos que necesitaría el PRI para quedarse con la presidencia.

La clave del FAD se localiza en la alianza de la oposición contra el PRI. La confluencia del centro-izquierda con el centro-derecha en un espacio de centro-centro será definida por una agenda sencillamente anti PRI elude cualquier consideración de agua y aceite; se trataría, en todo caso, de dos fuerzas opositoras débiles que unidas podrían construir una posibilidad de suma electoral. En Oaxaca en el 2010, por ejemplo, el PRI aumentó 100 mil votos en la elección de gobernador, pero la suma de la oposición detrás de un solo candidato llevó a la derrota priísta.

Lo de menos será, a estas alturas, la definición del programa de gobierno; el hecho de que el FAD se presente como un gobierno de coalición implica una novedad electoral que será bien recibido por el circulo violeta-azulado –mezcla de azul y naranja– que constituye una buena mayoría capaz de ganar votos. La victoria del PRI en las elecciones de Oaxaca y Sinaloa de 2016 fue producto de la división de la oposición.

Las alianzas PAN-PRD han sido veneno político para el PRI; en el 2010 el PAN y el PRI mexiquense firmaron un compromiso de no alianza PAN-PRD y el PRI ganó. Para el 2018, el FAD podría significar la derrota del candidato presidencial priísta.

-0-

Política para dummies: La política es la habilidad para entender que el objetivo es el final, no el comienzo ni lo intermedio.

Sólo para sus ojos:

• En la bancada priísta en la Cámara de Senadores supusieron que el ascenso del panista-calderonista Ernesto Cordero a la presidencia de la mesa directiva iba a derrotan al PAN de Ricardo Anaya, pero al final no hicieron más que fortalecerlo y los calderonistas tuvieron que retirar su apoyo al fiscal Raúl Cervantes Andrade. Una gran derrota política para el senador Emilio Gamboa Patrón, jefe de la bancada tricolor.

• La línea anti Trump del The New York Times ya le quitó la alianza con grupos conservadores que significan, sobre todo, anuncios pagados. En los EU prevén un giro a la derecha del diario, porque ya ha tenido muchos despidos y no estabiliza sus finanzas.

• La multa del INE al PRI por el caso Monex le va a quitar cien millones de pesos por la sanción; y las necesidades de fondos tendrán un nuevo hoyo.

• Para ayuda de memoria, el Frente Amplio fue una iniciativa política aliancista de Manuel Camacho, pero en su momento no le hicieron caso. Y el gobierno de coalición implícito en el FAO es idea del priísta Manlio Fabio Beltrones; nadie sabe para quién trabaja.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez

Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.

x

Check Also

Periodicazo de Reforma contra Chong es guerra sucia entre aspirantes

Si la nominación del candidato presidencial del PRI debió salir antes de la 22 asamblea ...

Los engaños de Anaya, Barrales, Dante y el Frente: iguales a PRI

Lo más grave de los engaños de Ricardo Anaya, Alejandra Barrales, Dante Delgado y el ...