Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » Priistas en Senado no permitirán que Barbosa ayude a Morena

Priistas en Senado no permitirán que Barbosa ayude a Morena

2018, pasarela presidencial

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero n, señala que la sucesión presidencial de Enrique Peña Nieto comienza hoy. Informal, quizás, pero diáfana. Arranca con una pasarela de ‘presidenciables’ en la plenaria de diputados y senadores del PRI y el Partido Verde, ante la que desfilarán seis aspirantes a la candidatura presidencial. Aunque este tipo de reunión se da cada año para revisar la agenda legislativa, que se celebre unas 15 semanas antes del destape cambia su metabolismo: será el único momento antes de la decisión que tome Peña Nieto, donde podrán demostrar si tienen la densidad y gravitas que necesitará el ungido para enfrentar a la División Panzer que representa Andrés Manuel López Obrador, el único de todos los que sueñan en Los Pinos que es seguro aparecerá en la boleta presidencial de 2018.

La agenda de la plenaria está balanceada entre actores de reparto dentro del gabinete y los elegidos por el Presidente para que participen en el juego de las sillas presidencial. El miércoles abrirá el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, seguido del de Agricultura, José Calzada, y del de Salud, José Narro, quien será el orador durante la comida. El jueves temprano comparecerá el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, seguido del de Turismo, Enrique de la Madrid, y concluirá con el de Educación, Aurelio Nuño, quien hará su presentación durante la comida.

Narro y Nuño, quienes en el pasado se enfrentaron cuando el primero era rector de la UNAM y el segundo jefe de la Oficina de la Presidencia, por la posición sobre política y economía del hoy titular en Salud, fueron escogidos para el momento estelar, la comida. No son cosas dejadas al azar, al orden alfabético o al capricho de quienes organizaron la agenda. El orden fue consultado con Los Pinos, de donde debió llegar la instrucción de cómo debía de ser. ¿Querrá decir que Peña Nieto está pensando en ellos para sucederlo? Analizando otras tomas de decisión del Presidente, no quiere decir nada. Peña Nieto engaña mucho con la verdad y suele enviar señales contradictorias para desconcertar y aliviar presiones.

Leer las intenciones de Peña Nieto es como intentar explicar sin abstracciones qué hubo antes del Universo. Lo único que se puede argumentar, porque es una definición explícita reciente, es que hay un PRI de Peña Nieto y otro PRI en el que se encuentran priistas del anterior siglo. El PRI de Peña Nieto es excluyente y vertical. Él es su única cabeza y no comparte el poder. La decisión sobre su sucesor va a ser suya, sin airear el proceso ni generar una discusión interna de donde surja el mejor de los aspirantes. El único juez es Peña Nieto, y los legisladores servirán como público en un teatro donde ven y sienten, pero no tienen influencia sobre el libreto.

En esta pasarela presidencial, la dupla Narro y Nuño podría ser comparada con los dos que abren la plenaria de legisladores. Osorio Chong y Meade son primero porque ¿son los punteros? Se podría entender del secretario de Gobernación, que por decreto es jefe del gabinete, pero por lo que ha dejado trascender Osorio Chong, en estos momentos está fuera de la pelea por la candidatura, aunque no ha claudicado. Pertenece al PRI del Presidente, pero también tiene asideras en el otro PRI que no es peñista de corazón, el de las bases, donde la militancia se inclina por el secretario de Gobernación antes que por cualquier otro. Menos, por supuesto, de Meade, exógeno por definición, aunque los priistas del montón le están haciendo caravanas prolongadas. Meade no es priista, aunque el presidente Peña Nieto lo presentó formalmente en la sociedad tricolor en la clausura de la 22 Asamblea Nacional del PRI, que quitó los candados que le impedían ser candidato.

Aquí la columna completa

Se recupera Peña

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, indica que una buena noticia ha llegado a Los Pinos. El presidente Peña logró controlar la hemorragia en su popularidad. Se trata de un asunto importante para los priistas en su objetivo por retener la Presidencia el año que entra. Se ha revertido la tendencia a la baja en la aprobación presidencial. Lo contrario, que siguiera cayendo, hubiera significado problemas para Peña dentro de su partido en lo que viene: decidir, por dedazo, quién será el candidato presidencial priista. Después, con un Presidente tan repudiado, hubiera sido prácticamente imposible ganar en 2018. Hoy, Peña, y por extensión el PRI, ya están en zona de clasificación.

Porque, al margen de quién sea el candidato priista, el Presidente también estará en las boletas el próximo primero de julio. Efectivamente, en algún sentido, la elección del año que entra será entre los que quieren la continuidad del priismo en el gobierno y los que prefieren un cambio. Para el primer grupo es muy importante, en principio, aprobar el trabajo que está haciendo Peña como Presidente. En la encuesta de febrero de Buendía&Laredo, publicada por El Universal, sólo un 19% de los mexicanos respondió que lo aprobaba mucho o algo. Ha sido su punto más bajo durante el sexenio (el más alto fue tres meses después de tomar posesión en la encuesta de febrero de 2013 con el 56% de aprobación). Terrible la situación del Presidente a principios de este año. Claramente lo explica la liberalización de los precios de los combustibles, el llamado gasolinazo de enero.

Pero, hoy, Peña ya trae un 28% de aprobación. Lógicamente, aquellos ciudadanos que se identifican con el PRI son la base de apoyo del Presidente. En la encuesta de febrero de este año, Peña incluso estaba perdiendo la confianza hasta de los priistas. Sólo un 49% lo aprobaba. Hoy ya es el 62%. Los suyos están con él, lo cual es una premisa para que pueda poner al candidato del PRI y salir a competir contra AMLO, el PAN, un independiente o un frente amplio opositor.

28% de aprobación no es, desde luego, una popularidad para celebrar. Pero es un número que le da esperanzas rumbo a 2018. Recordemos que el PRI, en las elecciones presidenciales de 2018, va a tratar de hacer lo mismo que hizo este año en el Estado de México: ganar por ser el más alto de los chaparros. Eso implica, número uno, que la oposición al PRI se fragmente lo más posible, de tal suerte que el tricolor pueda vencer con un tercio de los votos. Con un Presidente con una aprobación del 19% como en febrero, esto era prácticamente imposible. Con el 28% como ahora, ya se acerca a ese tercio que no ve con malos ojos al gobierno actual.

¿Seguirá subiendo Peña conforme se acerque 2018?

Va a depender de muchos factores.

Aquí la columna completa

Si es por la cabeza, será Monreal

Joaquín López Dóriga en su columna En Privado, publicada en Milenio, señala que y también hay divisiones que multiplican. Florestán

Ayer tuve una intensa entrevista en Radio Fórmula con Ricardo Monreal, el más fuerte aspirante a la candidatura de Morena al gobierno de la Ciudad de México.

Tres veces diputado federal, dos senador, gobernador de Zacatecas, coordinador de la pasada campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, actual jefe delegacional por Cuauhtémoc no oculta que ha transitado por PRI, PRD, Movimiento Ciudadano, PT y ahora Morena. Tampoco esconde que se considera la mejor opción electoral ni que ese cargo desde finales de la primera mitad del siglo pasado, no importa cómo se haya llamado, hace presidenciable a su titular.

Yo he dicho y escrito que él sería el más formidable candidato, pero también que Claudia Sheinbaum es la más leal y fiel escudera del tabasqueño a lo largo de los últimos 17 años, desde antes de llegar al antiguo palacio del Ayuntamiento, en diciembre de 2000.

De estos temas, con esta claridad, hablamos ayer, recordando que hace cinco años, durante meses, tuvimos una mesa también en Radio Fórmula todos los miércoles, con los coordinadores de las campañas presidenciales: él, por López Obrador; Luis Videgaray, por Enrique Peña Nieto, y Roberto Gil Zuarth, por Josefina Vázquez Mota.

Aquí la columna completa

“¡Robar celulares, mejor que robar dinero!”

Ricardo Alemán en su columna Itinerario Político, publicada en Milenio, indica que de enero a julio de 2017 se registraron 853 denuncias de robo en el Metro de la CdMx.

Si un detenido roba un celular y un equipo cuesta en promedio 5 mil pesos, los usuarios del Metro perdieron 4 millones 265 mil pesos. Solo de los casos denunciados y donde hubo detenidos. De los 853 detenidos —de enero a julio—, 379 conciliaron; es decir, acordaron regresar lo robado y “tan tan”.

No hay estadísticas del número de celulares robados al día en el Metro, no hay datos de los grupos delictivos que operan y nadie sabe el monto de este “negocio”. Muchos usuarios no denuncian, porque el Ministerio Público está coludidos con los ladrones.

Por eso, el portal www.letraroja.com entrevistó a una ladrón de celulares del Metro. A continuación, un extracto: Son las 12:00 horas en el reloj de la estación Ermita, de la línea 2 del Metro. Apenas entramos al andén y lo reconocimos. Nos dice que nos vamos a mover y hace una seña. Antes de subir al vagón, se pegan tres “compañeros de trabajo”.

Pedro, El tunas, como lo motejan sus amigos, presenta al Mirrey, al Alvin y al Joko. Ellos forman parte de un grupo de ladrones del Metro. No todos están de acuerdo con la entrevista… “Si sacas nuestra cara o dices nuestros nombres, te buscamos y te vamos a meter una putiza”.

Aquí la columna completa

Nada para AMLO en el Senado

La columna Bajo Reserva, publicada en El Universal, señala que la víspera del arranque del proceso electoral 2018 hay una definición del PRI en el Senado: no habrá posiciones para el senador ex perredista Miguel Barbosa, que al mismo tiempo permitan canalizar recursos al dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador. En esa ruta, nos dicen, no hay ninguna posibilidad de que don Miguel ocupe la presidencia de la mesa directiva ni mantener la conducción del Instituto Belisario Domínguez. Los senadores priístas se quedarán con la presidencia de la Junta de Coordinación Política, actualmente a cargo de Emilio Gamboa, y se embolsarán la mesa directiva, que dejará en unos días el senador del Verde Pablo Escudero. Nos comentan que entre los eventuales relevos para esa posición están las legisladoras Ana Lilia Herrera y Graciela Ortiz o el queretano Enrique Burgos. No habrá nada para las huestes de AMLO y el pleito apenas comienza, nos alertan.

Sin claridad, el caso Odebrecht

Sigue sin haber claridad en las indagatorias del caso Odebrecht y el expediente se encuentra en penumbras. Nos dicen que las más de 170 solicitudes de información y contratos sobre la empresa brasileña, abiertos por el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Datos Personales, no arrojan ninguna pista sobre los supuestos sobornos por más de 10 millones de dólares a funcionarios de Pemex, a cambio de obra pública. La poca información expuesta, nos explican, quedó en el nivel de reserva o en la categoría de inexistencia de datos. Los contratos de la empresa brasileña pueden ser consultados, pero no la investigación completa de la PGR por los presuntos sobornos entregados a ex directivos de Petróleos Mexicanos, entre ellos el señalado Emilio Lozoya Austin. Eso ha quedado reservado.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, encabezada por Gerardo Ruiz Esparza, prepararon una lista de 19 “contradicciones” del gobernador de Morelos, Graco Ramírez, quien anoche declaró en MILENIO Televisión que él pidió que se pospusiera la inauguración del Paso Express, donde un socavón cobró la vida de dos personas.

El documento confronta en orden cronológico declaraciones del mandatario estatal antes y después del accidente, tomadas de diversos medios de comunicación, que a su parecer exhiben un doble discurso de quien hoy comparece ante legisladores.

Que durante la reunión plenaria de senadores y diputados del Partido Verede Ecologista de México se espera la presencia de por lo menos medio gabinete, ya que de acuerdo con su programa asistirán ocho funcionarios del gobierno federal, entre ellos el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el de Hacienda, José Antonio Meade; el de Salud, José Narro, y el de Educación, Aurelio Nuño, así como el director del IMSS, Mikel Arriola.

Una auténtica pasarela.

Que la Cámara de Diputados ya formalizó la nueva conformación de las fuerzas políticas y es que, con la adhesión de seis legisladores del Partido de la Revolución Democrática a Morena, este último sumó 45, con lo que desbancó al PVEM con sus 40 integrantes.

Aquí la columna completa

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Dedazo en el Frente Ciudadano y Monreal no competirá por CDMX

El mensaje de Andrés Manuel Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en ...

PrimerPlano-LoQueDicenLasColumnasDe-Mexico

Entrega de la Medalla Belisario Domínguez y el nuevo spot de Anaya

2018, el factor Videgaray Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El ...