16.2 C
Puebla
sábado, abril 10, 2021

La comparación AMLO-Maduro y Ruiz Esparza se presenta en Senado

-Publicidad-

La réplica de Froylán

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, señala que Froylán Gracia, coordinador ejecutivo de la Dirección General de Pemex durante la gestión de Emilio Lozoya Austin, dice no saber que haya funcionarios del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto que lo señalen “como una ilustración de corrupción”, o que esté nervioso por el escándalo en el que se encuentra metido Odebrecht en México. Asegura que tampoco ha sido informado formalmente de algún procedimiento en su contra relacionado con esa investigación. Todo esto se encuentra en una carta de 486 palabras para refutar 92 palabras en donde se hace referencia a él, en una columna publicada el 16 de agosto, “Las preocupaciones de Odebrecht”, en cuyo antepenúltimo párrafo se apuntó:

“En este espacio se refirió a mediados de febrero que uno de los más nerviosos por el escándalo de Odebrecht era Froylán Gracia García, coordinador ejecutivo de la Dirección General en la administración anterior, y de todas las confianzas de Lozoya Austin. Gracia García era muy cercano a los ejecutivos de la empresa, y de acuerdo con las fuentes cercanas al conglomerado, realizó ‘decenas’ de viajes a esa nación. No fue posible localizar a Gracia García, señalado por funcionarios peñistas para ilustrar la corrupción que había en Pemex, para conocer su opinión”.

La réplica de Gracia subraya: “Niego categóricamente el contenido de su nota por ser falsa e inexacta. En efecto conozco al licenciado Emilio Lozoya Austin porque sostuvimos una relación de trabajo, como es del dominio público, y porque desde hace años tengo una relación de amistad cordial y de respeto; sin embargo, ese vínculo no tiene nada de indebido o ilícito. Por otro lado, su nota periodística se aparta de la realidad al decir que he estado muy nervioso por el escándalo de Odebrecht. En efecto, no tengo preocupación alguna por ello, ya que en el ejercicio de mis encargos como funcionario público y últimamente como coordinador ejecutivo de la Dirección General de Pemex, siempre me conduje apegado a derecho, de manera honesta, y esa conducta es extensiva a mi vida personal y familiar, la que ahora se ve afectada por su nota frívola y apartada de la realidad.

“Asimismo, me permito enfatizar que es falso que realicé decenas de viajes a Brasil, por mi relación con funcionarios de la empresa Odebrecht. Por otro lado, hasta el día de hoy no he sido informado formalmente de algún procedimiento iniciado en mi contra que se encuentre relacionado con el asunto Odebrecht, ni tengo conocimiento de que algún funcionario de la administración del Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos Enrique Peña Nieto, me señale como ‘ilustración de corrupción’. Por otra parte, es falso el que usted haya pretendido establecer comunicación alguna con el suscrito, no lo hizo en esta ocasión ni en las demás notas que ha escrito en mi perjuicio… Han sido reiteradas las ocasiones en que usted, más allá del interés periodístico, recurre a publicar información falsa y que representa un atentado contra mi honra y la de mi familia”.

El exfuncionario de Pemex, extrañamente, no desmintió lo único que podría haber refutado sólidamente: en ese texto se escribió su apellido materno como García, no Galicia, que es como se llama. No se metió en honduras para desmentir o deslindarse de su relación cercana con ejecutivos de Odebrecht, porque la tenía, de acuerdo con representantes de la empresa, con Luis de Meneses Weyll, exdirector del conglomerado en México, y Guillermo Solís, director del Jurídico de la empresa en Brasil, por conducto de quienes realizó viajes a Brasil. Gracia negó que hubieran sido “decenas” de veces, como generalizaron representantes de la empresa un número no determinado de visitas que realizó a esa nación por invitación de ellos, sin aclarar cuántas veces sí lo hizo. O si nunca hizo alguno.

Aquí la columna completa

El lopezobradorismo y Maduro

-Publicidad-

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, indica que a lo largo de tres ciclos electorales presidenciales, uno de los problemas de López Obrador y su equipo es lo mal que responden cuando son objeto de una campaña negativa. Naturalmente, como ocurre en toda competencia electoral, los atacan. Pero ellos no saben cómo contestar. Si no reconocen esta debilidad, y la subsanan a la brevedad, corren el riesgo de volver a perder la Presidencia en 2018.

En 2006, la campaña del PAN acusó a López Obrador de ser un “peligro para México”. Falsamente, afirmaron que la deuda del gobierno del Distrito Federal se había incrementado exponencialmente durante el periodo del tabasqueño como jefe de Gobierno. ¿Y qué hizo AMLO? En lugar de tomarse muy en serio el ataque y contraatacar, enviaron a Elena Poniatowska a convencernos de la bondad de López Obrador. Se quedaron muy cortos. El ataque contra el candidato izquierdista funcionó restándole unos puntos porcentuales fundamentales en el resultado final.

Ahora, tanto del frente panista como priista, acusan a López Obrador de querer implantar un sistema “populista y autoritario” como el de Nicolás Maduro en Venezuela. El objetivo es evidente: infundir miedo en las clases medias para que no voten por Morena. Está más claro que el agua.

AMLO ya contestó con un spot de radio y televisión, precisamente rechazando la comparación. Afirma que la “mafia en el poder” quiere “seguir robando” y por eso “andan asustando, diciendo que somos populistas y nos comparan con Maduro o con Trump. Mándalos por un tubo, no tengas miedo. El cambio va a ser ordenado y pacífico”. Cierra, luego, con un mensaje de esperanza.

Está bien. Pero no sólo AMLO es el que debe responder a los ataques que los comparan con Maduro. También deben desarrollar una estrategia para todos los candidatos y miembros prominentes de ese partido. Si es verdad que el tabasqueño no quiere ser como el caraqueño, pues tendrán que rechazar clara y contundentemente al régimen dictatorial bolivariano. No pueden existir ambigüedades. Cualquier “pero” puede generar dudas en el electorado, haciendo creíble el ataque de que, en el fondo, lo que quiere la izquierda morenista es imitar a la bolivariana.

Aquí la columna completa

Frente amplio democrático sí, con un ciudadano

- Publicidad -

Joaquín López Dóriga en su columna En Privado, publicada en Milenio, señala que luego hay restas que suman. Florestán

Ayer en Radio Fórmula viví una experiencia nueva: una mesa de discusión con los tres aspirantes a la presidencia del Partido de la Revolución Democrática que se manejaron de un modo serio, documentado, respetuoso, con argumentos y propuestas, tolerancia y visión, sin descalificaciones.

Y eso que no era la primera mesa de candidatos a dirigir ese partido que he conducido en sus 25 años de historia, pero sí fue, sin duda, la que he hecho con una crisis como la actual, tras la escisión del morenismo encabezada por Andrés Manuel López Obrador que les disputa su capacidad competitiva en una elección presidencial luego de que en 2006, con el tabasqueño y aliado con el PT y Movimiento Ciudadano, los llevara a la segunda fuerza, a solo .56 por ciento de Felipe Calderón, y en 2012 a 6.6 por ciento de Peña Nieto.

Es decir, es otro perredismo en otro momento, sin duda de crisis, donde ha sido incapaz de sostener una dirigencia estable cuando en menos de cuatro años tendrán cuatro presidentes, tres de ellos, suplentes del suplente del suplente del electo, Carlos Navarrete, que renunció a los 11 meses.

En esas condiciones, y en la víspera que sesione su Consejo Nacional, se sentaron a la misma mesa Vladimir Aguilar, de Foro Sol, de Silvano Aureoles; Ángel Ávila, de Nueva Izquierda, Los Chuchos, que mantienen la mayoría del partido, y Camerino Márquez, de Alternativa Democrática Nacional de Héctor Bautista, en busca de un liderazgo que les dé unidad.

Aquí la columna completa

El mentiroso de palacio

Ricardo Alemán en su columna Itinerario Político, publicada en Milenio, indica que son pocos los ciudadanos que creen que el 2 de julio de 2018 el nuevo presidente será del PRI.

Vamos a suponer, por un momento, que contra todos los pronósticos, el 1 de diciembre de 2018 despachará y vivirá en Palacio Nacional —al puro estilo juarista— un nuevo presidente surgido del PRI.

En la misma línea imaginaria, vamos a suponer que el nuevo presidente surgido del PRI ordena realizar una encuesta para que sean los ciudadanos los que elijan a los integrantes de su gabinete, de entre un centenar de prospectos, la mayoría de ellos repudiados por la sociedad mexicana —por sus probadas pillerías—, pero seleccionados por nuestro victorioso presidente del PRI.

Sin embargo, y a pesar de las airadas protestas ciudadanas por la poca claridad de la consulta ciudadana, el nuevo presidente —del PRI, insistimos— se niega a transparentar los básicos de la encuesta para elegir a su gabinete y reitera, socarrón, que es falso que pretenda imponer a su gabinete por encima de la voluntad popular. ¡Nomás faltaba que duden de su palabra!

Imaginemos —por eso— que en respuesta a los medios que critican con severidad la manifiesta opacidad de su encuesta —para seleccionar a su gabinete—, el nuevo presidente del PRI se lanza contra esos medios, a los que llama “paleros” y “malintencionados” y parte de “las mafias” que, de tanto en tanto, “atacan” a los salvadores de la patria.

Aquí la columna completa

Hoy, el destape de Videgaray

La columna Bajo Reserva, publicada en El Universal, señala que hoy en Palacio Nacional se da el destape de Luis Videgaray. El retrato del ex secretario de Hacienda será colgado y develado en Palacio Nacional. El óleo con el rostro de don Luis colgará de la pared del salón de retratos junto con el resto de los ex titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Usted recuerda que Videgaray inició el sexenio en 2012 al frente de la SHCP y, tras la polémica por la visita de Donald Trump, entonces candidato republicano de Estados Unidos a México, que él junto con Jared Kushner, yerno de Trump, organizaron, salió del cargo en septiembre de 2016. Luego de cuatro meses fuera del gabinete, en enero de 2017, regresó como secretario de Relaciones Exteriores y, desde hoy, su imagen permanecerá en las paredes del palacio. Se espera que a la ceremonia de develación acudan ex secretarios como Ernesto Cordero y Agustín Carstens y, desde luego, el anfitrión José Antonio Meade, quien ya fue destapado, pues su retrato fue develado hace años cuando se desempeñó por primera vez como titular de Hacienda en el sexenio pasado.

Socavón, se acerca la hora de la verdad

Nos aseguran que el secretario Gerardo Ruiz Esparza llega hoy a su comparecencia ante el Senado con pruebas contundentes que permitirán a los legisladores normar su criterio sobre lo sucedido en el Paso Exprés de Cuernavaca, donde se abrió un socavón que cobró la vida de dos personas. Al parecer, está cerca el deslinde de responsabilidades, pues aseguran que faltan unos cuantos días, para que se dé a conocer el resultado de la auditoría que realiza la Secretaría de la Función Pública, en la que se pondrá nombre y apellido a cada uno de los responsables. Y mientras don Gerardo y el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, darán, por separado, sus explicaciones a los senadores, las que están muy calladitas son las empresas constructoras de la fallida obra, Aldesa y Epccor, que quizá les regrese el habla, cuando se conozca el grado de responsabilidad que pudieran tener en el asunto.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que frente al intercambio de culpas con el gobierno de Morelos, que encabeza Graco Ramírez, por el caso del socavón, en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes confían en que hoy su titular, Gerardo Ruiz Esparza, aporte ante legisladores pruebas, de las que ya tiene copia la Función Pública, más allá de la guerra de declaraciones.

La dependencia a cargo de Arely Gómez deberá señalar las responsabilidades de funcionarios federales, estatales y municipales, así como de los integrantes de las empresas involucradas en la tragedia del Paso Express.

Que ayer, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, le cambió la profesión a la astrónoma Julieta Fierro, quien acompañó al presidente Enrique Peña y a él a una escuela rural en la Huasteca potosina para la ceremonia de inicio del ciclo escolar.

El titular de la SEP la presentó como “astróloga”, aunque de inmediato corrigió y le dio la bienvenida a la universitaria, quien más tarde explicó al mandatario, junto con niños de esa escuela, cómo es que ocurre un eclipse solar.

Que el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, se mantendrá por ahora en las filas de su partido, a pesar del coqueteo de algunos líderes de Morena en Oaxaca, quienes le ofrecen una candidatura al Senado en 2018 con amplias posibilidades de ganar la elección.

Aquí la columna completa

También te puede interesar

Redacción Ángulo 7http://www.angulo7.com.mx/author/redaccion/
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
- Anuncio -
- Publicidad -

Últimas Noticias

- Publicidad -

Noticias relacionadas

- Anuncio -