Inicio » Columnistas » Tierra de Sal » Crónica de la XXII Asamblea Nacional del PRI

Crónica de la XXII Asamblea Nacional del PRI

Hablar de la XXII Asamblea Nacional del PRI, nos remite a los siguientes datos duros:

Más de 390 mil militantes participantes; 3050 asambleas realizadas a lo largo y ancho del territorio nacional; 5 mesas nacionales temáticas bajo los títulos “Visión de Futuro, Rendición de Cuentas y Ética, Declaración de Principios, Programa de Acción y Estatutos”; 5 estados anfitriones Guadalajara, Campeche, Sinaloa, Hidalgo y Coahuila; 1 comisión de dictamen; 1 plenaria; 107 días de trabajo y más de 15 mil priistas congregados en el Palacio de los Deportes.

Eran las primeras horas de la madrugada cuando los priistas iniciaron el recorrido que tenía como meta el arribo al Palacio de los Deportes. Los camiones y camionetas empezaron a poblarse con camisas blancas bordadas que lucían los logotipos de los cuatros sectores y tres organizaciones nacionales.

A muy temprana hora, sólo mostraban las mangas blancas pues, por ser muy temprana hora, los chalecos rojos los cubrieron del frío de la madrugada. Los clásicos chalecos “de partido”, lucían su enorme bordado del lado izquierdo con las siglas PRI y con letras blancas el estado de procedencia.

El camino por las autopistas fue para algunos algo largo pero, con la enorme motivación de ser parte del evento que congregaría a la cúpula priista y a los principales actores de todo el país. La motivación, ser testigo de la Asamblea que definiría las reglas del juego para ser candidatos en el 18.

Así, inicio el día. La idea, ser parte en el escenario donde se proyectarían las voces de la fuerza del priismo nacional. Los contingentes se concentraron desde las 7 am en los diversos accesos del recinto.

De los autobuses, bajaban hombres y mujeres de todas las edades; de toda la República. Se repartían los boletos emitidos por Ticket Master y colgados con cordones negros. La efervescencia política a todo lo que daba. Los líderes concentraban a sus grupos. Tomaban selfies. Intercambiaban opiniones sobre las mesas temáticas. Se descubrían ya, las blancas camisas y ahora, ¡sí! , los logos a la vista. Había que demostrar el músculo. Bajaban lonas enrolladas. Algunos desayunaban tamales y atole.

Transcurrieron unas dos horas. Circulaba entre los priistas que a las 10 am se cerrarían las puertas del recinto que minuto a minuto se veían más lleno. Las puertas de acceso 5, 6,7 y 8 fueron abiertas. Los códigos para acceso estuvieron determinados por 7 colores (gris, verde, rosa, rojo, verde, morado y café). Los niveles de los invitados fueron 5: Plata A, delegado/invitado; nivel A, delegado/invitado; nivel A prensa; nivel B delegado/invitado; nivel C delegado/invitado; nivel D, delegado/invitado; nivel E contingentes sectores y organizaciones.

Fueron colocados arcos detectores y un muy organizado equipo revisaba las bolsas y la no portación de nada que pusiera en peligro a los invitados. Se prohibió la entrada de alimentos y bebidas. Se instalaron muchas medidas de seguridad.

Todo estuvo perfectamente organizado. Cientos de edecanes. Cientos de guardias coordinados por el estado mayor presidencial hicieron un excelente trabajo.

En el recinto

El enorme recinto, lucía majestuoso. Cuatro enormes pantallas en las que inicialmente se leyó “XXII Asamblea Nacional y #TuVozPRImero”. Dos templetes para prensa.

En punto de las 10 de la mañana el recinto lució lleno en su totalidad. Los contingentes estuvieron colocados juntos. Las lonas que caían de los palcos resaltaban las siguientes frases: La revolución de hoy es orgullo de nuestro pasado y pasión por el futuro; la revolución de hoy es garantizar el acceso a la salud desde el nacimiento hasta la tercera edad; la revolución de hoy se hace en las escuelas; la revolución de hoy es fortalecer el campo; la revolución de hoy es la cultura; la revolución de hoy se hace con energías renovables; la revolución de hoy es digital.

La asamblea

Aproximadamente eran las 11.25 am, cuando se instaló la Asamblea. Con el quórum necesario, el presidente Ochoa Reza y la secretaria general Claudia Ruiz Massieu, iniciaron los trabajos.

La participación de los presidentes de las 5 mesas temáticas giró en torno al México que se quiere construir, de cara a los retos y desafíos, con la responsabilidad histórica, colocando un proyecto de empoderamiento para los jóvenes, mujeres y ciudadanos. El discurso giró bajo la línea de una “revolución transformadora con valores democráticos, con inclusión, igualdad de oportunidades, democracia, justicia social de cara a un México abierto al mundo y con prosperidad”.

La mesa temática de estatutos que generó una enorme expectativa coordinada por José Carlos Ramírez Marín , donde se concluyó en cinco ejes principales que: 1. Quien ocupa un cargo de representación proporcional no podrá ser postulado a otro de la misma naturaleza; 2. La supresión del requisito de años de militancia para acceder un candidatura; 3. El PRI busca tener un mayor acercamiento con la sociedad con los diversos sectores que la integran para elevar sus calidad y nivel de vida; 4. Anunció la creación en el CEN de la secretaría anticorrupción y la de vinculación nacional y el emprendimiento; 5. Los estatutos pueden sancionar a los funcionarios de cualquier nivel de gobierno que no se apeguen a ellos y no cumplan con sus responsabilidades.

La llegada de Enrique Peña Nieto

Luego de haber abierto los “candados” a los aspirantes ciudadanos. Se tuvo un pequeño receso, a las 12.15 aproximadamente, para que en minutos después, arribara el primer priista de la Nación Enrique Peña Nieto.

Hizo su arribo desde el túnel, de camisa blanca. Irrumpió en el recinto saludando a las bases priistas; tomaba selfies; se levantaba para abrazar a la gente. No lograba caminar ni un metro cuando todos lo quería saludar de mano, escuchaba las porras, sonreía, tomaba fotos y más fotos, estrechaba a la militancia ¡vaya! Cerca de 20 minutos le llevó colocarse en la primera fila. Muchas porras de mujeres, hombres, jóvenes y no tan jóvenes; de los maestros y petroleros, ¡de todos!

Luego de un sólido discurso de Enrique Ochoa Reza  donde marcó las reglas para que juegue la sucesión presidencial, adaptadas a la actualidad, vinieron las palabras de Peña Nieto, quien enfundado en una chamarra cazadora roja subió al escenario. Las porras retumbaban en el domo. Por varios minutos le hicieron guardar el silencio, miraba hacia los palcos del recinto, ahí donde el último priista ondeaba una bandera, ahí clavaba Pena Nieto la mirada. Atento escuchaban José Antonio Meade el discurso, vestido casual, aplaudía a las intervenciones de EPN. Los ojos de los priistas estaban en él. Cómodamente sentado escuchaba y se veía que sonreía.

Entre las líneas discursivas del primer priista, inició con el agradecimiento a la militancia por su respaldo, gratitud y confianza. Continuó hablando sobre el PRI que llegó a la XXII Asamblea a transformar; reforzó la entonación cuando dijo que los priistas “somos factores de cambio positivo, de prosperidad y desarrollo social”; los aplausos no dejaron de escucharse.

Hablo fuerte cuando afirmó que quienes han traicionado nuestros principios deberán pagar por sus actos. Hemos actuado con firmeza y sin contemplaciones frente a quienes han violado la ley.

Las palmas se escucharon cuando dijo “la actualización de nuestros estatutos nos abren a la sociedad y nos acercan a los ciudadanos a quienes nos debemos en todo momento”. A partir de ese momento el mensaje fue claro, todos los que estuvimos en el recinto leímos entre líneas. La enorme posibilidad de que José Antonio Meade sea el presidenciable flotó en el aire.

Luego de ello, Meade fue el más asediado por los ahí presentes…

Sobre la unidad revolucionaria

Finalmente, agrego estas líneas que, considero pertinentes conozcas de tu servidora y amiga, luego de que EPN reconoció la invaluable labor de las Fuerzas armandas y así te comento que “como presidente de la UR Puebla me dirijo a ti para comentarte que, me honra ocupar el cargo de dirigente estatal Puebla de la organización nacional Estatutaria  que luego de la más grande revolución del siglo XX, la Revolución Mexicana, cobija al sector militar, me refiero a la Asociación Nacional de la Unidad Revolucionaria y , de voz del primer priista de la Nación Enrique Peña Nieto se exaltó el compromiso en las tareas que las fuerzas armadas han realizado en favor de la paz y estabilidad de México. Como integrante de la Asociación Nacional de la Unidad Revolucionaria, me enorgullece ser cabeza de una de las 32 filiales que guiadas por el presidente nacional general de división Fausto Manuel Zamorano Esparza estamos trabajando con disciplina, lealtad y amor en favor de un partido transformador”.

En punto de las 14 horas se clausuró por voz de Enrique Peña Nieto, la XXII  Asamblea Nacional.

@mayrusmayrus7

@divandelamujer

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Mayra Sánchez García

Mayra Sánchez García
Licenciada en Comunicación (Ibero), maestra en Literatura Mexicana (FFyL-BUAP) Catedrática universitaria y columnista. Actualmente transmite por www. asilodicepuebla.com los martes y jueves a las 12 horas.Twitter: @mayrusmayrus7 y @Divandelamujer
x

Check Also

Contundentes decisiones

Las contundentes decisiones de quienes tuvieron en sus manos la  posibilidad de pasar a la ...

¿Qué onda con el tercer sector?

La conformación y el empoderamiento del Tercer Sector -Social- ha venido en incremento en las ...