Inicio » Columnistas » Maestros » Mañas y artimañas

Mañas y artimañas

El acercamiento de las gentes de la “Maestra” con Defina Gómez y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), previo al desarrollo de la jornada electoral en el Estado de México, provocó todo género de reacciones, especulaciones y cuestionamientos, sujetos a la interpretación personal. Pero, no todo para ahí. Al tiempo en el que crece la simpatía individual en maestras y maestros por Morena, movimientos de jubilados preguntan en asambleas, si esta organización al margen del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y de los otros sindicatos de diversas dependencias federales de origen, les apoyaría para lograr que el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (Issste), les cubra adeudos pendientes y si les ayudaría a recuperar la pensión dinámica que bajo cualquier pretexto, les escamotea el “instituto”. Previamente Morena, de la mano con mentores simpatizantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), obtendría un avance electoral muy importante en los comicios celebrados en Oaxaca y Veracruz, entidades en las que incluso, se convirtiera en la segunda fuerza electoral, tras hacer suyas reivindicaciones de maestras y maestros en contra de la reforma laboral aplicada al sector educativo, por la administración de Peña Nieto en contubernio con los partidos políticos que suscribieran el Pacto por México.

Y cierto, no para ahí. Los cuestionamientos a las alianzas electorales entre organizaciones magisteriales, partidos políticos y la administración federal, reflejarían por un lado intereses de gobierno y por otro, contradicciones al seno de una organización magisterial antidemocrática desde su origen. Indiscutible, como apuntaría Nuño, que estaría en juego la prosecución de una reforma educativa acordada en los más altos niveles de la burocracia gubernamental a instancias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Y más, si se toma en consideración, que los tiempos de la actual administración se vencen y que el cumplimiento de las metas propuestas con las que el Estado garantizaría la “calidad en la educación obligatoria”, sería bastante limitada.

La publicación de los nuevos planes y programas de estudio se difieren al mes de julio del presente año; la capacitación docente para la aplicación del nuevo modelo educativo continúa pendiente y la infraestructura educativa mantiene una calificación deficiente para dos de cada tres escuelas, a pesar de los avances y de la inversión realizadas. La organización escolar mantiene a una de cada dos, como escuelas de organización unitaria y/o incompleta y la evaluación de permanencia, vía a la que la administración del sector educativo recurriera para transformar al personal docente en idóneo, se aplicaría (a noviembre de 2018), a tan sólo uno de cada 5 de los afectados, discriminando con la exclusión del servicio público, a quienes convocados a la evaluación de permanencia en el servicio profesional docente, decidiesen no sustentarla. En tanto, la democratización de la vida gremial continúa ignorada y las organizaciones prosiguen viviendo al amparo de prerrogativa oficiosas, incluso si estuviesen prohibidas.

El SNTE, sindicato corporativo desde su origen, ha servido lo mismo para “correr” de la chamba a los comunistas en la administración de Ávila Camacho, como que para mantener el control de quienes demandan el respeto a sus derechos laborales, sindicales y la democratización de la vida gremial, que para promover a sus dirigentes al ejercicio del poder político, en complicidad con las administraciones en turno. Gobiernos en los que han ejercido cargos de representación popular, tales como gubernaturas, senadurías y diputaciones (federales y/o locales), postulados por el PRI o por el Partido Nueva Alianza. Lo mismo han sido designados por el ejecutivo federal y/o por los gobernadores de las entidades, para desempeñarse al frente de secretarías y/o subsecretarías en los gobiernos estatales y federales -incluida la de Fernando González-, coordinaciones o delegaciones federales de la Secretaría de Educación en las entidades, direcciones generales y de área, jefaturas de departamento (fundamentalmente los relacionados con movimientos de personal), que al frente del Issste.

Al margen del surgimiento de una treintena de organizaciones sindicales magisteriales presuntamente independientes, del fortalecimiento corporativo de Antorcha Magisterial y del protagonismo creciente de la CNTE, quien en los hechos y por la vía política, asume la defensa de los derechos laborales del personal docente y le fuese arrebatada la rectoría de la educación, el SNTE continúa detentando la titularidad de las relaciones laborales colectivas -sin consideración de los tribunales laborales-, que le reconocieran, el gobierno de la república y de las entidades, producto del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (Anmeb, 1992). Procediendo de la manera acostumbrada, el SNTE “propone” a quienes se desempeñaran como maestros y maestras interinas, aún cuando no presentaran el examen de ingreso al servicio profesional docente. Disponen de una de cada dos de las plazas vacantes o de nueva creación en educación superior y sin tomar la normatividad en consideración, sugiere a quienes ocuparán plazas como auxiliares técnico pedagógico y titulares en las supervisiones escolares de educación básica, media superior y superior.

Cuestión de mañas y de artimañas. El cambio de administración en 2018, obliga el replanteamiento, por parte de las autoridades, una alianza con el SNTE, lastimada por el encarcelamiento de su líder. No son suficientes los más de 1 500 millones entregados a la organización, so pretexto de difundir las bondades de la reforma educativa. Las autoridades locales y federales, necesitan del auxilio electoral de una reserva que podría enmorenarse y en cambio, otorgan al sindicato, posiciones para mandos medios e intermedios que garanticen la continuidad del régimen y de sus reformas. Más pronto cae un hablador que un cojo.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Gustavo Santín Nieto

Gustavo Santín Nieto
Director del Instituto Universitario de Puebla (IUP).
x

Check Also

Primero el plan

La euforia por un cuestionado triunfo electoral en el Estado de México, tiene, a quienes ...

Algo pasa

La insistencia en mostrar las “bondades” de la tan pregonada reforma educativa, permitiría vislumbrar que ...