Inicio » Columnistas » Tierra de Sal » Segunda reunión de Trabajo de la Comisión Temática y de Dictamen de las Fuerzas Armadas

Segunda reunión de Trabajo de la Comisión Temática y de Dictamen de las Fuerzas Armadas

En recientes fechas, fui invitada a participar en la Segunda Reunión de Trabajo de la Comisión Temática y de Dictamen de Las Fuerzas Armadas y mi aportación se desprende de los recientes acontecimientos sucedidos en nuestro estado en Palmarito Tochapan, donde integrantes militares y, fueron señalados y en algunos medios amarillistas, intentaron ser exhibidos por gente carente de oficio ciudadano y político. Ellos, señalaron erróneamente al sector militar; como si lejos de ser quien ha desempeñado las tareas que no han podido realizar con eficiencia los gobiernos estatales y municipales, fueran culpables por cumplir con su trabajo.

Si recordamos que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013 -2018, en el primer eje se menciona el México en paz, y cito “se enmarca un pacto social en el que los mexicanos otorgan el ejercicio de la autoridad al gobierno, para que este haga cumplir la ley, regido por los principios de legalidad, objetividad, eficacia, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos”.

El Plan Nacional De Desarrollo es claro: habla de gobernabilidad democrática y seguridad pública acorde a las preocupaciones prioritarias de la sociedad.

Sin duda alguna, la violencia se encuentra identificada en algunas regiones de nuestro país, de nuestros estados y en nuestras comunidades.

El diagnostico mexicano, demanda un pacto social más fuerte y con plena vigencia. Para muchos, como para mí, el papel de las fuerzas armadas requiere ser sustentado en la aprobación de la Ley De Seguridad Interior. Debe:

1. Garantizar el estado de Derecho.
2. Establecer los límites del trabajo y la coordinación con los elementos estatales involucrados como: Defensa, Marina, Gobernación, Seguridad Pública Y Estudios Legislativos.

¡La aprobación, no es un tema de bancadas, es un tema de mexicanos¡

Según datos de la Sedena, del año 2000 a agosto del 2016, se tiene un saldo de 718 militares muertos. En este último año, en mi estado poblano, el saldo asciende a 4 militares muertos y 10 heridos.

La solicitud es, la no exposición de las fuerzas armadas, en tareas que corresponden a las policías federales, estatales y locales. Ellos, no deben estar en las calles combatiendo al crimen organizado. Por eso, es de vital importancia crear corporaciones para combatirlo.

Rescato la cita de Madrazo Lajous que dice, “que se involucre al ejército, la Constitución lo mandata con claridad; que la seguridad pública debe ser materia extensiva de los órganos civiles. El ejército lo que debe hacer es retirarse, pero de forma gradual y escalonada a la par que se construyan instituciones policíacas sólidas y robustas”.

Las inminentes propuestas:

1.- Focalizar el combate y generar estrategias de seguridad pública diversificada y acorde a cada región.
2.-Necesitamos un combate frontal a la impunidad
3.-El diseño de la política de seguridad nacional responde a su identificación como una función esencial del Estado y como un derecho fundamental de los ciudadanos.

El concepto jurídico de seguridad nacional condensa una serie de objetivos e intereses estratégicos nacionales, tales como la protección de la nación mexicana frente a las amenazas y riesgos; la preservación de la soberanía e independencia nacionales y la defensa del territorio; el mantenimiento del orden constitucional y el fortalecimiento de las instituciones democráticas de gobierno; la preservación de la unidad de las partes integrantes de la Federación; la defensa legítima del Estado Mexicano respecto de otros Estados o sujetos de derecho internacional; y el desarrollo económico, social y político del país como ejes en la preservación de la democracia.

La realidad de nuestro país precisa identificar, dimensionar y jerarquizar los efectos de los diversos factores internos y externos que, en virtud de su dinamismo, tienen el potencial para constituirse en una amenaza o riesgo para la seguridad nacional. Lo anterior con la finalidad de trazar las estrategias que permitan prevenirlos, o bien, plantear los mecanismos de coordinación de acciones y medidas políticas presupuestales, sociales o militares que neutralicen o minimicen sus efectos de manera oportuna y eficaz.

En el tema de defensa exterior y seguridad interior, la misión de las Fuerzas Armadas De México es emplear el poder militar de la Federación para la defensa exterior y para coadyuvar en la seguridad interior del país. La colaboración de las fuerzas armadas debe ser para garantizar la seguridad interior que ha tomado un papel predominante en los últimos años, debido a la violencia generada por las organizaciones delictivas.

Ante esta coyuntura, las fuerzas armadas enfrentan retos importantes. En primer lugar, destaca un marco jurídico que debe mejorarse para atender la realidad operativa. Las tareas que realizan las fuerzas armadas, particularmente las de coadyuvan a la seguridad interior, deben basarse en un fortalecido del marco jurídico que otorgue certeza a la actuación de su personal y procure el respeto a los derechos humanos. Los derechos humanos son parte indisociable que debe cobijar el actuar del sector militar.

Se requiere de un mayor intercambio de información y cooperación con las autoridades de los tres órdenes de gobierno en las tareas de seguridad interior. La coordinación entre éstos debe reforzarse a través de procedimientos estandarizados, para el intercambio de inteligencia en el combate a la delincuencia. Así mismo, se deberá propiciar que el equipo e infraestructura de las fuerzas militares se mantengan en condiciones adecuadas, a fin de evitar que ello debilite su capacidad de respuesta operativa. Se fortalecerá y se adecuará el adiestramiento para que responda a las exigencias de los tiempos actuales.

El México en paz requiere garantizar la seguridad nacional.
El México en paz indica detectar los conflictos y plantear estrategias.
El México en paz implica fortalecer el tejido social y la participación ciudadana comprometida.
El México en paz requiere cooperación y coordinación en los tres órdenes de gobierno.
El México en paz requiere un marco legal de las fuerzas armadas, para definir cuándo, dónde y en qué situación deberán intervenir.

Los retos del siglo XXI, deben ser replanteados. La sociedad necesita estrategias vigentes y acordes al 2017.

“La Seguridad Nacional debe estar sustentada en el marco de la legalidad, de la acción armónica, coordinada y dinámica de los campos de poder: político, económico, social y militar”.

Los escenarios de las fuerzas armadas se deben ajustar a los nuevos desafíos.

Fortalecer mediante estrategias adecuadas la función del estado a través de la seguridad pública.

Es de vital importancia establecer estrategias de divulgación y difusión del papel social de las fuerzas armadas, con esto aminorará la percepción errónea del sector militar. Se impulsará y fortalecerá una imagen favorable, sensible y comprometida. Se sentirá como un sector más cercano a los ciudadanos.

Se propone, generar líneas comunicativas para fortalecer ante el tercer sector, o el sector ciudadano el trabajo que desempeña el ejército mexicano, puesto que ante el escenario de la ignominia se tiende a satanizar su labor sin entender que ellos pese a que en su manos no está la salvaguarda en temas de seguridad, el público en general tiende a pensar erróneamente.

Lejos de las diferencias que se han planteado en las cámaras de diputados y senadores, la sociedad civil tiene duda sobre los pros y contras en temas de la ley de seguridad.

Para finalizar, Retomo las palabras del general Salvador Cienfuegos “Los graves problemas que arriesguen la vigencia del Estado deben ser atendidos por la Ley de Seguridad Interior para que se fortalezcan todas las instituciones”.

Salvador Cienfuegos negó que la iniciativa esté hecha a modo para las Fuerzas Armadas y “No debe ser una ley a modo para las Fuerzas Armadas, esperamos que fortalezca al Estado Mexicano, que puntualice lo que a cada quien le corresponde hacer y que rinda cuentas. Una ley que dé certeza jurídica a las autoridades pero sobre todo a la sociedad”.

El titular de la Sedena señaló que “a quienes por falta de información o tergiversación señalan que la iniciativa induce a la institucionalización de militares en seguridad pública, aclaramos que las Fuerzas Armadas creen, respetan e impulsan el Estado de derecho y la gobernabilidad”.

Esta fue, la reflexión que tu servidora expuso, y en espera de alguna nueva señal discursiva, digamos al tiempo.

@mayrusmayrus7
@divandelamujer

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Mayra Sánchez García

Mayra Sánchez García
Licenciada en Comunicación (Ibero), maestra en Literatura Mexicana (FFyL-BUAP) Catedrática universitaria y columnista. Actualmente transmite por www. asilodicepuebla.com los martes y jueves a las 12 horas. Twitter: @mayrusmayrus7 y @Divandelamujer
x

Check Also

De cierres de campaña y otras cuestiones

Según las teorías comunicativas “todo comunica” y, en ese justo sentido el pasado domingo existieron ...

De Palmarito Tochapa a Texmelucan

Si bien es cierto que, en el ámbito nacional, Puebla, se encuentra como una de ...