Inicio » Columnistas » Indicador Político » Sí se puede: Sinaloa reforma la democracia con recortes a partidos

Sí se puede: Sinaloa reforma la democracia con recortes a partidos

Como llegó a la gubernatura sin realmente buscarla, el mandatario sinaloense Quirino Ordaz acaba de dar un paso audaz hacia una verdadera reforma no sólo de la política sino del poder: abaratar la política, disminuir la parafernalia de los tiempos de campaña y reducir dinero a partidos.Como llegó a la gubernatura sin realmente buscarla, el mandatario sinaloense Quirino Ordaz acaba de dar un paso audaz hacia una verdadera reforma no sólo de la política sino del poder: abaratar la política, disminuir la parafernalia de los tiempos de campaña y reducir dinero a partidos.

Las competencias electorales se han salido del control institucional y han rebasado a las autoridades encargadas de poner orden en campañas. Los procesos de votaciones en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz hicieron trizas las reglas electorales ante la mirada disminuida del Instituto Nacional Electoral y de los organismos estatales y los tribunales electorales poco o nada podrán hacer.

De ahí la importancia del primer paso dado por el gobernador sinaloense Ordaz, sobre todo porque una de sus iniciativas toca la parte esencial del desorden electoral: las aportaciones presupuestales de fondos públicos a los partidos políticos. Ordaz propuso reducir 35 por ciento las prerrogativas a partidos en los años en que no se realicen campañas y el recorte en días de campaña también bajaría el gasto electoral de partidos.

El problema del sistema de partidos radica en el hecho de que las leyes específicas pasan por el poder legislativo y la aprobación de los partidos. Y con el pretexto de eludir financiamiento ilegal, el gobierno asumió el mantenimiento de los partidos con gasto público y en función de porcentajes electorales, pero con partidas crecientes que no califican en rendimiento político: los partidos políticos y los políticos profesionales son una carga ineficiente al gasto público, encarecen la democracia y no aportan resultados que beneficien a la ciudadanía.

La reforma electoral del gobernador Ordaz es el primer paso a disminuir la actividad político-partidista en tiempos electorales a su verdadera dimensión; reducir tiempos de campaña disminuiría también el gasto electoral y el gobierno tendría un ahorro importante, recortar 35 por ciento de prerrogativas en años no electorales también representaría un ahorro presupuestal y abarataría la democracia.

Y envió otra iniciativa que debe destacarse: por ley castigar con la anulación de elecciones –causal nueva que hacía falta– a los candidatos que usen propaganda negativa y calumniosa para desacreditar a los adversarios y prohibir que los candidatos hagan campaña visual en espectaculares en los laterales del transporte público, sobre todo porque muchos candidatos se confiaban en vender su imagen en espectaculares y no en recorridos por distritos.

Los recortes de la propuesta de reforma electoral del gobernador sinaloense obligarían a los candidatos a hacer mayores esfuerzos de contacto con la ciudadanía y no confiarse en la mera venta de imagen o en la propaganda negativa contra sus adversarios. Desde 1988 el país ha visto el abandono del contacto directo con los electores y de la presentación de propuestas de gobierno y las habían sustituido por frases sin contenido, spots negativos y portadas de revista donde aparecían sus fotos arregladas con photoshop.

Lo interesante de la propuesta es que Quirino Ordaz llegó a la gubernatura como candidato del PRI luego de que fue imposible la alianza PAN-PRD y todos los aspirantes priístas se diluyeron en una lucha interna por la nominación. Ordaz ni siquiera aparecía en encuestas, pero fue el candidato y recuperó para el PRI la gubernatura. Y como llegó sin compromisos de partido, su reforma electoral podría ser el primer gran paso para reorganizar el sistema electoral ineficiente.
-0-

Política para dummies: La política es la necesidad de atender, a pesar de negarse a hacerlo, el clamor de la sociedad, aunque sea de vez en cuando.

Sólo para sus ojos:

• En los pasillos del poder están ciertos que la suspensión de obras del Metrobús en Paseo de la Reforma fue una trampa política para bajarle expectativas presidenciales a Miguel Ángel Mancera.

• El dirigente panista Ricardo Anaya apuesta la viabilidad de su candidatura presidencial panista en las protestas por las elecciones en Coahuila. Pero la tiene difícil porque el PAN carece de pruebas reales para impugnaciones en tribunales.

• El clima de violencia de odio contra Donald Trump está llevando ya a atentados políticos contras republicanos.

• Definitivamente se están sentando las bases para que no haya alianza AMLO-PRD en las presidenciales del 2018, pero más por la furia del tabasqueño contra los perredistas. En todo caso, López Obrador busca que sean las bases perredistas las que se pasen a Morena.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

 *Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

PAN: Anaya no recuperará voto útil de 2000 y 2006; Margarita sí

La falta de experiencia del dirigente nacional panista Ricardo Anaya lo está llevando a cometer ...

Fin del TCL, paradigma neoliberal, PRI 2018 y modelo Peña Nieto 2012

Si bien el reloj de la historia no tiene caminos de regreso, la terminación anticipada ...