Inicio » Primer Plano » Lo que dicen las columnas de México » De los reacomodos políticos en gobierno federal y la conferencia en Miami

De los reacomodos políticos en gobierno federal y la conferencia en Miami

Marcha para atrás

Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, señala que sorprendentes, por decir lo menos, fueron las declaraciones que hizo el candidato ganador en las elecciones para gobernador en el Estado de México, Alfredo del Mazo, a El Universal este lunes. Sus afirmaciones incluían juicios como “logramos recuperar el ánimo del partido”, “se comenzó a recuperar la confianza” y, lo más notorio, que el mensaje de las urnas el 4 de junio fue de “fortaleza” del PRI frente a las elecciones presidenciales de 2018. Del Mazo añadió que ganaron con una diferencia de más de 168 mil votos, que es casi 3% de la votación. Para el virtual gobernador electo, el PRI se vio sólido. Cómo llegó a esas conclusiones, no se sabe, y en la entrevista tampoco explica la contradicción entre sus dichos y los números absolutos de la elección.

El PRI tuvo alrededor de 56 mil votos menos que su adversaria Delfina Gómez, la candidata de Morena, y la victoria es atribuible a los partidos coaligados al PRI, el Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social, que aportaron unos 125 mil votos que le dieron la ventaja por casi 3%. Sin alianza, Del Mazo habría perdido la elección. En términos de fuerza tricolor, tuvo un millón de votos menos que los obtenidos hace seis años por el gobernador Eruviel Ávila, y debido a que el PRD no fue en alianza con Morena, evitó una paliza de 2 a 1. Las cuentas no reflejan nada más que el diagnóstico triunfalista dentro de la cúpula de poder priista en cuanto a sus alcances y posibilidades para 2018.

El ánimo contagia al grupo en el poder. El domingo de la elección, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a todo su gabinete y a los líderes parlamentarios para que lo acompañaran en el seguimiento de los resultados, que al comenzar la noche no pintaban bien y había malestar y algunos gritos, pero que se fue componiendo después de darse el conteo rápido, que cambió el humor. Peña Nieto, como se reportó en este espacio la semana pasada, pedía que la arrogancia no los afectara, sugiriendo que habría que estudiar con detalle lo que había pasado para ajustar lo necesario en la ruta de las elecciones presidenciales del año próximo. Las primeras señales, una semana después, no las dio Del Mazo, aunque él ha sido quien las ha socializado. La señal sobre cómo terminó el análisis de lo que sucedió el 4 de junio en Los Pinos, es un cambio de dirección a lo que al mediodía del lunes 15 de mayo sucedió en la casa presidencial.

Ese día el presidente Peña Nieto convocó a los líderes de las bancadas en la Cámara de Diputados, César Camacho, y el Senado, Emilio Gamboa, para que discutieran con su equipo la posibilidad de una reforma que permitiera la segunda vuelta en la elección presidencial. No se podría hacer en un periodo extraordinario, particularmente en el Congreso, donde Camacho explicó las dificultades que habría para sacarlo adelante. Se propusieron dos rutas para alcanzar eso. Sembrar en la prensa un atajo legislativo para poder llevarlo a cabo dentro de los tiempos que marca la ley –toda reforma tendría que ser propuesta 90 días antes de que inicie oficialmente el periodo electoral–, y una negociación secreta con el PAN.

El Presidente le pidió al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, su mejor constructor de acuerdos, hablar con el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, y plantearle esa posibilidad. La apertura del presidente Peña Nieto era extraordinaria, pues de manera sistemática, desde que era gobernador del Estado de México, se había opuesto a discutir siquiera la segunda vuelta. La idea prevaleciente era que esa fórmula perjudicaría al PRI, aunque en realidad todo indicaba lo contrario.

Aquí la columna completa

Peña rumbo al destape

Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder, publicada en Excélsior, indica que Peña ha comenzado la última parte de su sexenio con dos buenas noticias. Primero, el triunfo del PRI en las elecciones de Coahuila, pero, sobre todo, en su tierra, el Estado de México. Los dos resultados son una bocanada de oxígeno. Segundo, de acuerdo a la última encuesta de Consulta-Mitofsky levantada a mediados de mayo, ya se estabilizó la caída en su popularidad. Sigue baja (sólo el 19% de los mexicanos aprueba la manera como está gobernando), pero ya no cae.

Según esta misma encuesta, para el 46% de la población el principal problema del país es el económico. En este tema también hay buenas noticias. Las variables han mejorado. El gran factor de incertidumbre de la economía mexicana ha sido el rechazo de Trump al Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Hoy existen elementos para estar más optimistas sobre la renegociación de dicho acuerdo. La inflación en México, que se destapó por el gasolinazo de enero y la depreciación del peso, sigue alta (6.16% en términos anualizados a mayo), pero todo indica que durante el segundo semestre se retomará el camino para regresar al objetivo de entre 3 y 4% al año. El tipo de cambio se ha apreciado de manera importante desde enero (de $22 por dólar al cierre de ayer a $18.05). Lo mejor de todo es que la mayoría de los analistas ha revisado al alza su pronóstico de crecimiento del PIB a por ahí del 2% anual. No son números espectaculares, pero sí mejores de los que se preveían a principios del año.

Esto contrasta con lo que está ocurriendo en el otro tema que preocupa, según las encuestas, a los mexicanos: la inseguridad. El 40% de la población piensa que éste es el principal problema del país. Ahí las cosas van mal y con una tendencia negativa. Estamos viviendo los meses más violentos del presente sexenio. Los números de homicidios dolosos y ejecuciones relacionadas con el crimen organizado están alcanzando los peores niveles del gobierno pasado. Desde 2014 la tendencia es al alza y, según los expertos, es muy posible que al final del sexenio de Peña tengamos más muertos que en el de Calderón.

Así está llegando Peña a tomar una de sus decisiones más importantes. Antes, en la época del autoritarismo, los presidentes en turno decidían, por ahí de finales del quinto año de gobierno, quién los sucedería. Hoy las cosas, por fortuna, han cambiado. Peña no decidirá quién será el próximo Presidente, pero sí quién será el candidato presidencial del PRI.

Tres asuntos tendrá que decidir Peña: cuándo, cómo y quién.

Aquí la columna completa

¿Cómo votará la Corte?

Joaquín López Dóriga en su columna En Privado, publicada en Milenio, señala que en política, sin liturgia no se siente el poder. Florestán

El pasado 20 de octubre, el pleno del Senado aprobó la nueva integración del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La alineación quedó así: para un período de nueve años, Janine Madeline Otalora Malassis, Mónica Arali Soto Fregoso y Felipe de la Mata Pizaña; para seis años, Felipe Alfredo Fuentes Barrera y Reyes Rodríguez Mondragón; y para tres años Indafer Infante Gonzáles y José Luis Vargas Valdés.

Ese mismo día, los nuevos magistrados protestaron el cargo ante el pleno del Senado para tomar posesión el 4 de noviembre.

Pero algo ocurrió que se me pierde en el camino, y una semana después, el 27 de octubre, con los votos de PRI, PAN y Verde, el Senado primero y la Cámara de Diputados enseguida aprobaron la reforma a un transitorio de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, para modificar los plazos de los magistrados y aumentar los de tres años a seis y los de seis a ocho. Ese mismo día se publicó en la edición vespertina del Diario Oficial y fueron citados al pleno los ya magistrados de tres años, Indafer Infante Gonzáles y José Luis Vargas, para que protestaran de nuevo, pero ahora por un período de seis años, y Felipe Alfredo Fuentes y Reyes Rodríguez Mondragón, que eran de seis, por ocho años.

Aquí la columna completa

En septiembre, poda en el gabinete; el candidato del PRI, en noviembre

Ricardo Alemán en su columna Itinerario Político, publicada en Milenio, indica que luego de la victoria del PRI en las elecciones del 4 de junio —en las que el tricolor ganó los estados de México y Coahuila—, arrancó la temporada de las especulaciones sobre los reacomodos políticos en los distintos partidos y en el gobierno federal rumbo a 2018.

Como saben, el anuncio de que Humberto Castillejos dejaba el cargo de consejero jurídico de Los Pinos —para iniciar un proceso que lo llevará a la Corte— desató la fiebre especulativa sobre supuestos relevos, enroques y despidos en el gabinete presidencial.

Sin embargo, todos los “acelerados” se equivocaron. No hubo y no habrá cambios en el gabinete, por lo menos hasta septiembre, una vez que hayan transcurrido las vacaciones de verano y que se haya cumplido el ritual del quinto Informe de gobierno de Enrique Peña Nieto.

Dicho de otro modo, que adelantar los reacomodos, despidos o enroques en el equipo de colaboradores del Presidente sería lo mismo que adelantar la de por sí acelerada guerra sucesoria entre los precandidatos presidenciales del PRI. Además, claro, que significaría quitarle al Presidente una importante porción del poder.

Por esa razón, el destape del candidato presidencial del PRI está previsto para la segunda mitad de noviembre, lo que marcaría el inicio de un proceso de reacomodo general en la administración pública.

Aquí la columna completa

Pasarela de presidenciables en Miami

La columna Bajo Reserva, publicada en El Universal, señala que Los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Hacienda, José Antonio Meade, se alistan para participar en la Conferencia sobre Prosperidad de Centroamérica, agendada para esta semana en la ciudad de Miami con el tema de migración, y que patrocina el gobierno de Estados Unidos. Desde la administración del presidente Enrique Peña Nieto se ha celebrado este copatrocinio, pues se le considera una señal de que Washington reconoce que existe un problema que se debe atender en materia migratoria con los países del Triángulo del Norte —Guatemala, El Salvador y Honduras— y que sin el trabajo conjunto con México no hay solución viable a este fenómeno. El caso es que los tres secretarios, todos ellos presidenciables, estarán juntos en aquella urbe de Florida. ¿Será una pequeña pasarela?

¿Quién mueve la mano de Fox?

Muy activo anda el ex presidente Vicente Fox, lo mismo para pelear con el mandatario estadounidense Donald Trump, que contra la cabeza del gobierno venezolano Nicolás Maduro. ¿Quién mueve la mano del guanajuatense y quién financia sus actividades? La respuesta puede estar en los donantes y quienes contratan los servicios de su organización, el Centro Fox. En la ruta de la confrontación, don Vicente alista una nueva acometida contra el régimen de Maduro: el viernes reaparecerá en la Ciudad de México al lado de los ex presidentes Andrés Pastrana, de Colombia; Jorge Tuto Quiroga, de Bolivia, y Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica, con el propósito de denunciar la represión contra los opositores venezolanos. Nos dicen que también estará Mitsy Capriles de Ledezma, esposa de Antonio José Ledezma, ex alcalde de Caracas y actualmente preso. Los ex mandatarios van a sacar chispas, nos comentan.

Aquí la columna completa

La columna Trascendió, publicada en Milenio, indica que en la sesión de la Comisión Permanente el PAN presentará hoy un punto de acuerdo para que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabeza Gerardo Ruiz Esparza, informe sobre las acciones de inspección que ha aplicado a los autobuses de pasajeros y de turismo para garantizar la seguridad de los usuarios.

La propuesta de las senadoras Mariana Gómez del Campo y Laura Rojas destaca que se verificarán en particular aquellas flotas de autotransportes con más de 15 años de servicio y detalla que 33.8 por ciento de los camiones federales de pasajeros y turistas que circulan en territorio nacional pone en riesgo la seguridad de los usuarios, dado que 36 mil 515 camiones exceden la antigüedad permitida.

Que entre los diputados federales del PAN, del PRD y hasta del PRI existe una creciente molestia con el verde presidente del Senado, Pablo Escudero, que un día sí y al otro también le pone fecha al eventual periodo extraordinario para resolver la Ley de Seguridad Interior y hasta amenaza con “atraer” esa discusión.

Desde el Palacio de San Lázaro, el mensaje es: “El respeto a la cámara ajena es la paz”. O lo que es lo mismo: ¿cuándo destraban los senadores la designación del fiscal anticorrupción?

Que la Secretaría de Agricultura encabezará esta mañana el banderazo de salida del primer embarque de mora azul del Aeropuerto de Guadalajara hacia China con un cargamento de 630 kilos, con producto de Jalisco, Baja California, Colima, Michoacán y Guanajuato.

Aquí la columna completa

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

Del relevo de Alejandra Barrales y la visita del relator especial de la ONU

Seguridad, la debacle Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, ...

Acusan más intimidaciones a periodistas y senadores solicitan informe de espionaje

2018: Osorio Chong Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, publicada en El Financiero, ...