Inicio » Columnistas » Palabras Agudas » De cómo la burocracia de la BUAP reparte plazas

De cómo la burocracia de la BUAP reparte plazas

Parte 4 de 5

En la pasada entrega, publicada en este mismo portal (http://ow.ly/6ees30bPPx2), expuse como algunos miembros de la burocracia dorada (BD) han utilizado las conexiones institucionales establecidas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) para fortalecer a sus facciones políticas, basadas en la simulación académica que han convertido a la calidad académica, en mayor cantidad de cursos, publicaciones, ponencias etc., que pueden ser o no de calidad, lo cual ha sido parte de  la modernización educativa neoliberal.

En esta colaboración analizaré el caso de dos miembros distinguidos de la facción universitaria que lidera el doctor Ygnacio Martínez Lagunas (YML); me refiero al doctor Jesús Francisco López Olguín (JFLO), director del Instituto de Ciencias (Icuap) y del doctor Agustín Aragón García (AAG) coordinador del Centro de Agroecología (Cenagro-Icuap) y, a la vez, de la Maestría en Manejo Sostenible de Agroecosistemas (Masagro) impartida por el Centro de Agroecología (Cenagro-Icuap). Son ellos los encargados de tejer una red de tráfico de influencias, mediante la inserción en la planta laboral y promociones de plaza de miembros afines a su facción, para que avalen el manejo discrecional del subsidio universitario y la simulación académica.

Veamos un caso de contratación de nueva plaza. JFLO toma posesión como director del Icuap el 7 de noviembre de 2013 y 31 días naturales después solicita la contratación por nómina de servicios de la doctora Betzabeth Cecilia Pérez Torres en la plaza 679 Técnico Académico Titular B TC, quedando contratada a partir del primero de enero de 2014 como académica con un salario quincenal de $7,179.75, según oficio DRH-571/2013 expedido por la directora de Recursos Humanos a JFLO fechado el 13 de diciembre de 2013, ¡cuatro días después de haber solicitado la plaza! Sorprende la rapidez con que se efectúa esta contratación, pero ello se debió a que la referida doctora es concubina de AAG.

Para esas fechas el hijo de JFLO, Edwin Rosario López Castillo, exconsejero universitario de la Facultad de Administración durante 2003-2005, ya había sido contratado en la BUAP como Jefe de Administración y Finanzas, adscrito oficialmente a la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DCyTIC) (http://www.dcytic.buap.mx/), aunque su trabajo en realidad ha consistido en operar políticamente para la facción de YML. Asimismo, la doctora Rosa del Carmen Rocha Gracia, pareja sentimental de JFLO, “ganó” en 2014 la plaza a Titular C tiempo completo, en un “concurso de oposición” donde desde antes de su realización, estaba pactado quien ganaría la plaza concursada.

El caso de AAG es excepcional. Actualmente es, como ya se dijo, “coordinador” del Masagro y Cenagro, lo cual es a todas luces antiestaturio, aunque de facto no coordine nada. Por ejemplo, la última reunión que se realizó en el Cenagro, fue hace más de dos años, con el único objetivo de aprobar la movilidad a este centro del doctor Héctor Bernal Mendoza. AAG lleva en la coordinación del Cenagro cerca de una década, con la venia de YML y de JFLO, encargados de proveerle impunidad.

La violación de la legislación universitaria es lo que menos les importa a esta facción, porque de lo que se trata es de controlar los exiguos recursos fiscales proporcionados a la BUAP, mediante el reparto del presupuesto y el uso de los vehículos asignados al Cenagro, para beneficiar a los miembros de su facción política y castigar a los que no lo son.

El acceso que tenemos los académicos del Icuap al usufructo del fondo fijo y al vehículo, es un derecho y nuestra obligación es entregar productos académicos. Pero este derecho es convertido en favor y es usado como instrumento de control político. La consigna es la siguiente: si eres leal a mi facción te garantizo el acceso al fondo fijo y al vehículo, pero si eres un traidor te conculco estos derechos.

Lo único que les importa a esta facción es la lealtad política y no la capacidad académica. Para esta facción el premio-castigo, o la zanahoria-garrote, se han convertido en los parámetros para la asignación de los recursos universitarios. Esta BD anhela tener universitari@s que tengan una misma forma de pensar y de comportarse; ansían cancelar la otredad, la cual es portadora de otra teoría y praxis educativa.

Como fácilmente puedo demostrar a quién así lo requiera, el manejo del fondo fijo y de los vehículos asignados al Cenagro, antes Departamento de Agroecología y Ambiente, se ha caracterizado por efectuarse de manera oscura, discrecional y arbitraria que, en mi caso, le permitió AAG hurtarme más de 2 mil pesos del fondo fijo que me correspondía. En el caso del uso del vehículo, la última ocurrencia que tuvo AAG fue asignarme la cantidad de días solicitados en el mes de mayo del año en curso, pero en fechas distintas a las requeridas.

Tiene razón Andrés Manuel López Obrador cuando categóricamente afirma: “La crisis de México no podrá enfrentarse sin cortar de tajo con la corrupción y la impunidad, lo cual implica cambiar el actual régimen y establecer un orden político nuevo, democrático, promotor de la legalidad, humanista y con el distintivo de la honestidad. Hoy existe una República simulada, no un gobierno del pueblo y para el pueblo” (2018. La salida. Decadencia y renacimiento de México, p. 1). La simulación académica que promueven las Instituciones de Educación Superior, incluida la BUAP, es parte sustantiva de esta República simulada inducida en México por la BD.

La simulación académica es tarea de la quinta y última contribución que haré de esta serie referida a la BD de la BUAP. Con este fin, consideraré el caso del Programa de Estímulos al Desempeño del Personal Docente.

Palabras agudas
La indignación y la rabia a flor de piel. El Estado mexicano cree que asesinando a periodistas aniquilará a la verdad.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Miguel Ángel Damián Huato

Miguel Ángel Damián Huato

Miguel Ángel Damián Huato es profesor-investigador del Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias de la BUAP; miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt nivel II, así como también integrante del padrón de investigadores de la VIEP-BUAP y consultor del Centro Universitario de Vinculación y Transferencia de Tecnología (Cuvitt).

x

Check Also

Columnistas-MiguelAngelDamianHuato

¿Dónde está México en ciencia y tecnología? Réplica al Dr. Cabrero

Tercera y última parte En esta última contribución para Ángulo 7, discuto la afirmación hecha ...

Columnistas-MiguelAngelDamianHuato

¿Dónde está México en ciencia y tecnología? Réplica al Dr. Cabrero

Segunda de tres partes En esta segunda entrega para el prestigiado portal Ángulo 7, discuto ...