Inicio » Columnistas » Palabras Agudas » La facción del vicerrector Ygnacio Martínez

La facción del vicerrector Ygnacio Martínez

Parte 3 de 5

En esta entrega abordaré algunas prerrogativas que ostenta la burocracia dorada (BD), centrándome en las conexiones que establece con otras BD de instituciones ajenas a la BUAP, lo que les ha permitido, mediante el abuso del poder, fortalecer facciones políticas universitarias, en detrimento del desarrollo institucional de la BUAP.

Lo anterior porque hay una actuación facciosa ejercida por el doctor Ygnacio Martínez Laguna, vicerrector de Investigación y Estudios de Posgrado (VIEP-BUAP), a favor y en contra de investigadores de la institución.

En la pasada contribución, publicada en el portal de Angulo 7 (http://www.angulo7.com.mx/2017/03/24/burocracia-dorada-en-la-buap/), evidencié que la BD de la BUAP devenga salarios que están muy por encima de los que obtenemos los demás trabajadores universitarios, incluidos los académicos.

Pero además la BD no sólo posee mayores salarios, del mismo modo, usufructúa lujosos vehículos con chofer, pensiones millonarias, celulares, viáticos y gratificaciones.

Las prerrogativas de la BD parecen infinitas. Me centraré en dos implementadas por el Dr. Martínez, responsable de la VIEP, para ilustrar el abuso de poder. La primera tiene que ver con las gestiones que ha realizado ante el Conacyt con el supuesto fin de influir en las decisiones del Consejo para favorecer a la universidad, pero en realidad ha sido para beneficiar a sus allegados.

Y es que estas gestiones relativas a la inclusión de académicos en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), la consecución de financiamiento para proyectos de investigación y la incorporación de posgrados en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad las hacen las grandes Instituciones de Educación Superior (IES) para disputar los escasos recursos que maneja el Conacyt para el desarrollo de la ciencia y la tecnología en México.

Es una actividad añeja realizada con el objetivo final de consolidar el desarrollo institucional de las IES. Sin embargo, la gestoría deviene en corrupción cuando los representantes de las IES trabajan para fortalecer una facción política y no a la institución.

Hay hostigamiento

El abuso de poder consiste en que el trabajo del gestor tiende a favorecer a una camarilla universitaria articulada a grupos políticos aviesos, con intereses que son ajenos a las actividades sustantivas propias de las IES.

Este es el caso del doctor Ygnacio Martínez Laguna. Su trabajo como vicerrector se ha enfocado únicamente en fortalecer a su facción universitaria. Su labor ha consistido en la compra de lealtades políticas desdeñando las capacidades académicas de los universitarios, contradiciendo con ello los objetivos y funciones de la BUAP, a la que en el discurso dice representar. Con este fin, utiliza el presupuesto universitario para financiar proyectos de investigación a los miembros de su grupo político.

A continuación expongo mi caso para ilustrar de manera concreta el abuso de poder ejercido por el doctor Ygnacio Martínez en contra de un universitario que no ha sido miembro de su camarilla. Apenas tomó posesión como Vicerrector, el doctor Martínez empezó a entorpecer mi avance académico. Así lo demuestra el recorte financiero que sufrió en 2014 mi proyecto de investigación “Modelo de intervención tecnológica y seguridad alimentaria: el caso de los maiceros del municipio de Zautla, Puebla-México”, financiado originalmente con una cantidad de $35,000.00 (treinta y cinco mil pesos 00/100 M. N.), y disminuido a $20,000.00 (veinte mil pesos 00/100 MN), sin que mediara al respecto ninguna justificación académica.

Para 2015 y 2016 continuó el hostigamiento. Durante este tiempo me redujo el financiamiento otorgado a niveles muy por debajo de los que reciben otros investigadores de la BUAP con menor productividad que la mía. Hay que señalar que durante ese periodo acredité el nivel II en el SNI. Lo más delicado es que en 2017 la VIEP no me asignó financiamiento alguno para poder continuar con el desarrollo de mi proyecto de investigación, con el fin expreso de promover mi salida del SNI (adjunto proyecto de investigación enviado a la VIEP en 2017).

Esta decisión irreflexiva del vicerrector ¿acaso tiene como fin fortalecer las actividades sustantivas de la BUAP? De ninguna manera, porque al afectar la productividad de cualquier académico afecta, al mismo tiempo, a la de la BUAP.

En la próxima colaboración analizaré el caso del director del Instituto de Ciencias (Icuap), doctor Jesús Francisco López Olguín y la del doctor Agustín Aragón García, coordinador del Centro de Agroecología-ICUAP, como miembros conspicuos de la facción política que lidera el doctor Martínez, vinculados entre sí, como en los viejos tiempos del PRI, por relaciones de compadrazgos.

Palabras agudas

Recibí la respuesta del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Puebla (Itaip) donde solicité información acerca de ciertos dictaminadores de los proyectos de investigación que financia la VIEP con recursos públicos, y que el doctor Martínez den manera sistemática se ha negado a entregar, clasificándola, incluso, como información reservada. No esperaba tal cinismo en su respuesta de la ponente del expediente 117/BUAP-05/2016, Lic. Laura Marcela Carcaño Ruíz. Tardó tanto tiempo en responder para que: a) no emitiera ninguna sanción por el reiterado incumplimiento de los plazos legales establecidos; b) le permitiera al doctor Ygnacio Martínez Laguna modificar su fundamentación inicial, cosa que no es legal en materia administrativa, y c) no realizara ningún análisis jurídico de mi petición, considerándola como “no fundamentada“, cuando contradictoriamente fueron ellos los que no fundamentaron ni motivaron su actuación (adjunto el resolutivo emitido por el Itaip para que el público pueda juzgar quien tiene la razón).

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Miguel Ángel Damián Huato

Miguel Ángel Damián Huato
Miguel Ángel Damián Huato es profesor-investigador del Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias de la BUAP; miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt nivel II, así como también integrante del padrón de investigadores de la VIEP-BUAP y consultor del Centro Universitario de Vinculación y Transferencia de Tecnología (Cuvitt).
x

Check Also

¿Dónde está México en ciencia y tecnología? Réplica al Dr. Cabrero

Primera de tres partes El 2 de octubre del año en curso, el doctor Enrique ...

Elecciones en la BUAP y democracia

El 11 de agosto del año en curso los miembros del H. Consejo Universitario de ...