Inicio » Columnistas » Indicador Político » Carstens, Banxico, Hacienda: economía otra vez manejada desde Los Pinos

Carstens, Banxico, Hacienda: economía otra vez manejada desde Los Pinos

 

El ensayista y poeta Gabriel Zaid resumió en pocas palabras (en el prólogo a La economía presidencial, 1987) el significado de la decisión del presidente Luis Echeverría de quitar a Hugo Margáin como secretario de Hacienda y Credito Público en 1973 y poner a José López Portillo para enfilarlo hacia la candidatura presidencial:

–Desde mayo de 1973, (la economía) se maneja desde Los Pinos, como dijo (para tranquilizarnos) el presidente Luis Echeverría. Así fue, y así nos fue.

La inexplicada salida de Agustín Carstens de la gubernatura del Banco de México –aún por causas familiares forzosas– tiene el significado político de una disputa por la definición, conducción y evaluación de la política económica entre el sector gubernamental central (Hacienda y Desarrollo Social) y el sistema de control de variables (Banxico).

En los hechos, la autoexclusión de Carstens significaría el fin del ciclo de la autonomía del Banco Central decretada por el presidente Carlos Salinas de Gortari en 1994 en consonancia con el Tratado de Comercio Libre con los Estados Unidos y Canadá, y el regreso al uso de la política monetaria por razones de presiones sociales.

En los espacios de los analistas políticos, económicos y empresariales la decisión de Carstens tuvo el escenario previo de la reunión del presidente Enrique Peña Nieto con los priístas para incorporar al consejo político nacional –la élite del poder– a su gabinete, incluyendo al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, como un movimiento estratégico ya en el escenario de la designación del candidato presidencial priísta para el 2018.

Y ahí fue más que significativa la presencia del secretario de Hacienda actual, José Antonio Meade, en su condición de no militante priísta pero sí activo en los espacios sucesorios del sistema priísta.

En ocasiones anteriores, los secretarios de Hacienda se habían abstenido de actos partidistas por razones de su cargo. En medio de la crisis económica de largo final de sexenio, los operadores de la política económica se movieron en el territorio del PRI.

La autonomía del Banco de México fue una condición positiva del tratado de comercio libre. La estabilidad macroeconómica de México tenía que pasar por decisiones técnicas y no políticas, cuando en el pasado los gobiernos aprobaban aumento de circulante para financiar el gasto público y ese aumento de gasto se convertía en demanda ante una oferta restringida; así entró el país en 1973 en el ciclo perverso de circulante-inflación-devaluación.

El problema no era el gasto público social sino su financiamiento por la vía no sana de la impresión de billetes, eludiendo desde entonces la indispensable reforma fiscal.

El desarrollo estabilizador 1954-1970 controlaba la inflación vía el circulante –decisión monetarista técnica– para mantener bajo y fijo el tipo de cambio. El ciclo inflacionario comenzó en 1973 cuando el Banxico arrancó la impresión de circulante por razones políticas.

El perfil técnico de Hacienda se mantuvo de 1988 a 2009, cuando el presidente Felipe Calderón Hinojosa desplazó a Carstens para poner a Ernesto Cordero (como Echeverría) no por capacidad técnica sino como precandidato presidencial.

Videgaray y Meade en el sexenio de Peña Nieto tiene el mismo cariz de precandidatura presidencial. Los tres gobernadores del Banxico desde su autonomía —Miguel Mancera Aguayo, Guillermo Ortiz y Carstens— habían defendido la autonomía ante las presiones de Hacienda.

La explicación de la salida de Carstens y el regreso de la economía a Los Pinos se entenderá en el próximo informe anual del Banxico.

-0-

Política para dummies: La política es, debe ser, el reino de la claridad, cuando menos para el político.

Sólo para sus ojos:
• Si en política hay que saber leer entre líneas, entonces el mensaje del gobernador veracruzano Miguel Angel Yunes Linares que cimbraría al sistema político estuvo en unas frases de su discurso oficial: un helicóptero que trasladaba bolsas de efectivo de Veracruz a la Ciudad de México. No dijo para quién, pero ese quién es el que cimbraría al sistema.
• La cancelación de programas en Televisa derrumba muchos ídolos mediáticos. Pero en el fondo revela un ajuste de cuadros al interior de la empresa y en el entorno de Emilio Azcárraga Jean. Y como efecto no directo, pero en el mismo escenario, vienen ajustes en barra de TV Azteca.
• La muerte de Fidel Castro ha comenzado a poner las fichas en su lugar. Cuba era estratégica por Fidel y éste se consumió a sí mismo. Washington, al final, ha ganado sus derrotas: URSS, China, Vietnam y ahora Cuba regresan al redil del dólar y del capitalismo.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Carlos Ramírez

Carlos Ramírez
Periodista desde 1972, Mtro. en Ciencias Políticas (BUAP), autor de la columna “Indicador Político” desde 1990. Director de la Revista Indicador Político. Ha sido profesor universitario y coordinador de diplomados. Cuenta con diversos reconocimientos por su labor y trayectoria periodística y su columna se publica en 24 entidades del país.
x

Check Also

EE.UU., asunto de seguridad nacional No. 1 de México

Más que lo que dijo o no dijo el jefe de gabinete de la Casa ...

Oaxaca: el saqueo de Gabino Cué y los deberes de Alejandro Murat

Cuando el expriísta Gabino Cué Monteagudo asumió el gobierno de Oaxaca al finalizar el 2010 ...