Inicio » En Otros Medios » En 100 días en Puebla: 20 explosiones, 1 calcinado y 12 vehículos quemados por robo de combustible

En 100 días en Puebla: 20 explosiones, 1 calcinado y 12 vehículos quemados por robo de combustible

Yadira Llaven Anzures/La Jornada de Oriente

Pese a que el gobierno morenovallista minimiza el robo de combustible a ductos a Petróleos Mexicanos (Pemex), en los últimos 100 días se han registrado en el estado de Puebla por lo menos 20 explosiones en bodegas clandestinas y vehículos que transportaban gasolina ilícita, lo cual dejó un saldo de un menor de edad calcinado, 12 camionetas quemadas, una de ellas del Ejército Mexicano, y ningún detenido.

La información se sustrae de una revisión hemerográfica a esta casa editorial, que ha documentado los casos que se concentran principalmente en los municipios que conforman el llamado “Triángulo Rojo”, que va de Acatzingo y Palmar de Bravo hasta San Martín Texmelucan.

El último caso registrado ocurrió la noche del martes pasado, en el municipio de San Salvador Huixcolotla. Una construcción en “obra negra” que servía como bodega en el barrio El Calvario, explotó a la vista de los vecinos.

Las autoridades confirmaron que se trató del incendio de una bodega clandestina de combustible robado, que se encontraba a unos pasos del panteón municipal.

Mientras que el viernes 18 de noviembre, a unos pasos de la presidencia municipal de San Nicolás Buenos Aires, en donde han ocurrido linchamientos y enfrentamientos por el robo de combustible, una bodega clandestina con hidrocarburo presuntamente robado registró por lo menos cinco explosiones.

Lugareños señalaron que nadie se acercó para sofocar el fuego o al menos no se vio movilización de agentes de Seguridad Pública Municipal ni de la Policía Estatal o Cuerpo de Bomberos.

Estimaron que esto se debió a que las autoridades locales estaban informadas de que en este lugar se almacenaba hidrocarburo de procedencia ilícita.

El 5 de noviembre pobladores reportaron el hallazgo de una toma clandestina a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), la explosión de una bodega con hidrocarburo ilícito y ocho vehículos calcinados en la zona conocida como el “triángulo rojo” o la “franja del huachicol”, uno de ellos ocurrido en Palmarito Tochiapan, donde incluso se habría calcinado una tanqueta del Ejército Mexicano.

La explosión de la bodega clandestina se dio en el barrio de La Villita, en el municipio de Tecamachalo, y la segunda toma fue encontrada este lunes en el municipio de Tepeaca, a un costado de la autopista Puebla–Orizaba.

En el caso de Palmarito Tochiapan, lugareños reportaron por ese mismo día por la mañana un estruendo debido a que habría explotado un vehículo blindado del Ejercito.

La fuga de gasolina causó alerta entre la población que habita en las inmediaciones a la autopista Puebla–Orizaba, a la altura del kilómetro 157, en donde se ubica Palmarito.

Un día antes, en la misma zona pero a unos metros de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del kilómetro 155, automovilistas reportaron un incendio en lotes baldíos de Tepeaca.

Los bomberos acudieron al lugar e informó que se trató de dos camionetas con seis mil litros de combustible robado.

El 25 de octubre, en la colonia El Salvador del municipio de Tehuacán se registró un incendio en el Taller Mecánico Independencia, donde presuntamente se vendía combustible robado.

Una vez que recibieron el reporte, cuerpos de emergencia acudieron al establecimiento en el que se vendían autopartes y aceite, en la Avenida Independencia y 11 Sur, lugar en el que de acuerdo con los vecinos, ya se habían registrado seis explosiones previas.

Después de dos horas finalmente el fuego que alcanzó los cinco metros de altura, fue sofocado y la zona quedó acordonada. Se confirmó que no hubo personas lesionadas.

En Ciudad Serdán fallece menor calcinado tras explosión de bodega
El 15 de septiembre, en la comunidad de San Martín Ojo de Agua, en el municipio de Ciudad Serdán, murió Eric Castro de 13 años de edad dentro de un domicilio que servía para almacenar combustible robado, al estallar al menos cuatro toneles de 200 litros del hidrocarburo.

Versiones extraoficiales apuntan que el menor de edad se encontraba en la casa de visita; otras señalan que Eric estaba en condición de calle, tocó a la puerta para pedir ropa o comida cuando se produjo el estallido.

Autoridades locales confirmaron que alrededor de las 15:45 una mujer preparaba la comida cuando el gas acumulado provocó el estallido de al menos dos contenedores de combustible dentro de la casa. Esto ocasionó el incendio en el que murió el menor y se combustionaron todos los bienes de la familia, pues a Eric Castro no le dio tiempo de escapar de la vivienda.

Una semana antes, el 9 de septiembre, en el pueblo de San Bartolomé Hueyapan, también en el municipio de Tepeaca, lugareños reportaron la explosión de una camioneta, en medio de un terreno baldío, que transportaba gasolina robada a ductos de Pemex.

Se trató de una camioneta tipo van color azul modelo 1998 sin placas de circulación, la cual llevaba dos contenedores de mil 100 litros cada uno, y una camioneta Chevrolet color azul modelo 1985 de tres toneladas y media, con placas de circulación SG–10356, la cual transportaba cuatro contenedores de mil 100 litros.

También ese día, la Policía Municipal logró asegurar una camioneta que era utilizada para transportar combustible robado en San Luchas Atoyatenco, junta auxiliar del municipio de San Martín Texmelucan.

Vecinos de la calle Francisco Villa reportaron que una camioneta había chocado frente a un domicilio y que el chofer se dio a la fuga.

El 2 de septiembre, una fuerte explosión tuvo lugar en una toma clandestina ubicada en la zona de Palmarito Tochapan, en el municipio de Quecholac.

La explosión de septiembre, se repitió unos días antes en el mismo lugar. Esa ocasión, el 24 de agosto, el incendio logró sofocarse 23 horas después.

La explosión fue ocasionada por huachicoleros –como se le conoce a la gente que se dedica al robo de combustible-, mientras “ordeñaban” los ductos de la paraestatal. El siniestro se controló 41 horas después.

Alcaldes denuncian intimidación y colusión del Ejército con huachicoleros
Algunos presidentes municipales como el de Tochtepec, Marcos Pérez Calderón, declaró que analiza presentar su renuncia al cargo, debido a las amenazas de muerte que recibe tanto él como su familia de las bandas dedicadas al robo de combustible a Pemex, en la región.

La información fue difundida por la periodista Denise Mearker a través de su cuenta de twitter.

En tanto, el alcalde de Santa Rita Tlahuapan, Joel Díaz Ramírez, aseguró que es posible que el Ejército Mexicano se haya vendido a los encargados del robo de combustible, conocidos como huachicoleros, que en tres años han perforado 24 tomas clandestinas al paso de los cinco kilómetros que atraviesan por este municipio.

“Tenemos la sospecha de que estas personas (huachicoleros) le dicen al ejército: aquí está tu lana, y el ejército dice me voy a desaparecer una hora y si regreso en una hora te vas con nosotros, no me consta pero se sospecha cada vez más fuerte”, dijo el alcalde emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La colusión entre el crimen organizado y las autoridades en Puebla se ha confirmado con la inhabilitación y detención de regidores de Gobernación, como comandantes de corporativos policíacos locales, y el propio jefe de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, y al jefe del Grupo de Operaciones Especiales (Goes), Tomás Mendoza Lozano, por dar protección a estas bandas dedicadas al robo de combustible.

Para mayor información

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

Urgen a revisar grieta de Chiautzingo; sigue creciendo

Héctor Tenorio /Diario Cambio Autoridades del municipio de San Lorenzo Chiautzingo, urgen al Gobierno Estatal ...

Puebla tiene un seguro para desastres naturales por 30 mdd que dejó contratado Moreno Valle

Osvaldo Macuil/Periódico Central En medio de la tragedia por el terremoto que dejó severos daños ...