Inicio » Columnistas » Maestros » Retórica reiterada

Retórica reiterada

El discurso de Aurelio Nuño no cambia a pesar de los diferentes escenarios, eventos y circunstancias en el que lo pronuncie. Retórica reiterada: inicia siempre con una crítica abierta al sistema clientelar y corporativo al que “fueron sometidos” maestras y maestros del sistema de educación pública en el país, así se trate tan sólo de la presentación de un programa, como el digital (@prende 2.0); culpa del “sistema clientelar y corporativo” a las organizaciones magisteriales, fundamentalmente a las que disienten de las políticas públicas adoptadas por las administraciones gubernamentales, sin reconocer que la alianza corporativa entre el gobierno, los trabajadores y los campesinos fue producto de un proceso histórico, adoptada y promovida por los gobiernos emanados de la revolución mexicana.

Los gobiernos revolucionarios optaron por la colaboración de las diferentes fuerzas productivas, incluidos los propietarios de los medios de producción, los patrones (entre los que destaca el gobierno) y los trabajadores “organizados” en sindicatos, sujetos a la negociación y a las dádivas para resolver sus demandas, frente a la lucha de clases.

El gobierno representado en el sector educativo por Nuño, pretendería cambiar las reglas del juego y “liberar” a los y las docentes del yugo que presuntamente les impone la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) para incorporarlos a un sistema “de derechos y obligaciones, en el que los maestros hagan su carrera a partir de su propio mérito”.

Privilegia la contratación individual prevista por la Ley General del Servicio Profesional Docente (Lgspd) frente a la colectiva reconocida por la Ley Federal del Trabajo Burocrático.

Sin embargo, a pesar del discurso libertario, ensalza y promueve al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), organización corporativa aliada de la administración en turno que se sostiene gracias a las negociaciones cupulares y a las mercedes que recibe por parte del gobierno.

Empero, la estrategia libertaria adoptada por el gobierno partió de bases falsas, rompió el añejo pacto social y lo sustituyó por otro signado por tres partidos políticos (Pacto por México).

Se inclinó por la postura adoptada por unas de las partes, la de los empresarios de ultra derecha. Organizaciones civiles como Mexicanos Primero Asociación Civil, culparon a los maestros y a las maestras por los malos resultados recurrentes que obtuvieron niños y niñas en evaluaciones internas y externas.

Satanizaron al magisterio, lo culparon de todos los males y se olvidaron de la corresponsabilidad social que significa el proceso de educar a quienes constituirían el interés superior de la nación. Mostraron que el gobierno no confía ya en quienes se formaron en aulas gubernamentales -y o privadas con autorización de validez oficial de estudio-, utilizando programas de estudio elegidos por la burocracia educativa, en deficientes aulas, talleres, laboratorios y sin material didáctico.

Provocaron que sectores de la sociedad, incluidos padres y madres de familia, desconfiaran de quienes en los salones de clase, tienen la responsabilidad de instruir y educar a las nuevas generaciones y en contrapartida, que el personal directivo y docente dudara de los alumnos y de las alumnas así como de la atención que los y las menores reciben en casa.

En tanto las televisoras privadas salvo honrosísimas excepciones, promueven series de entretenimiento que fomentan la intolerancia, la violencia, el consumo de drogas, dramas familiares y sociales.

La presentación del programa digital @prende 2.0 no fue la excepción. Lo mismo fustiga al personal docente que traza la ruta que habrán de seguir los y las maestras en el futuro, a la par que destaca la colaboración de los privados y la recuperación de proyectos fallidos (Enciclomedia, Aulas Base Telemáticas, Habilidades Digitales para Todos), destaca la formación de “ciudadanos que sepan y que quieran gozar de su libertad”, capaces de competir “con quien sea y frente a quien sea en un mundo altamente globalizado”.

Nuño destaca propósitos. En un afán permanente por convencer a la sociedad repite incesantemente que la organización de las escuelas y la infraestructura de los planteles se han transformado al mismo tiempo que se abandona un sistema “que durante muchos años se fue haciendo clientelar y corporativo, por un nuevo sistema de derechos y obligaciones centrado en el mérito y en la transparencia”. Nuño machaca que las autoridades educativas “buscan” profesionalizar al magisterio, pero maestros y maestras señalan la falta de acompañamiento institucional en sus labores docentes.

Los proyectos fallidos Enciclomedia y Aula Telemática Digital significaron una pérdida para el erario por más de 50 mil millones de pesos, independientes de las aportaciones “voluntarias” que realizaron madres y padres de familia en materia de construcción, enrejado de salones, pago de luz y de internet. Los resultados de las evaluaciones nacionales arrojaron resultados similares en niños y niñas que tuvieron “acceso” a aulas de medios y de los que no las usaron. El programa en cambio, significó pingües ganancias para los inversionistas privilegiados con los contratos que incluían renta y mantenimiento de los equipos de cómputo.

A más de 3 años, la organización de las escuelas sigue siendo la misma. Las sesiones de los consejos técnico pedagógicos sólo sirven para suspender las clases; los directores y los supervisores siguen controlando el proceso de enseñanza aprendizaje mientras que el trabajo colegiado sigue brillando por su ausencia. A pesar de las evaluaciones de promoción, los puestos de confianza y las supervisiones escolares se siguen asignando a la manera tradicional en muchos de los casos y las autoridades educativas locales y federales se siguen nombrando por designación.

La profesionalización, capacitación y actualización docente carece de recursos significativos en tanto que, la formación de las y los nuevos mentores continúa sin tomar en consideración las nuevas exigencias que establecía el proyecto de reforma educativa. De lengua me como un taco, reza la conseja popular.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Gustavo Santín Nieto

Gustavo Santín Nieto
Director del Instituto Universitario de Puebla (IUP).
x

Check Also

¿Buenos deseos?

A pesar de las explicaciones sin sentido de los “buenos deseos” y de los llamados ...

Mal necesario

Funcionarios mayores y menores insisten en señalar que no había de otra, que sólo había ...