Inicio » Columnistas » Eduardo García Anguiano » Gobernador sin partido y el último procurador

Gobernador sin partido y el último procurador

Sucedió casi simultáneamente: se expulsó a un militante de un partido político y se realizaron cambios en la PGR y en la Secretaría de la Función Pública.

El politólogo italiano Norberto Bobbio señaló que una de las promesas de la democracia fue erradicar el poder invisible: mafias, protección de delincuentes, corrupción y dar lugar a la transparencia del poder, promesa que en muchas latitudes está por cumplirse.

Esta cita viene a tono ya que el 25 de octubre del presente se llevó a cabo la audiencia de pruebas y alegatos que ordena el Código de Justicia Partidaria del PRI dentro del Procedimiento Sancionador contra el militante Javier Duarte de Ochoa, quien no compareció a dicha audiencia ni presentó escrito de contestación a las imputaciones que se le hicieron, cuyo término venció el pasado 21.

La Comisión Nacional de Justicia Partidaria de dicho partido político resolvió:

Decretar la expulsión del aludido porque se acreditó, con diversos medios de prueba, que violó sistemáticamente los Estatutos de su partido y los códigos de Ética y de Justicia Partidaria, al cometer actos de falta de probidad durante su gestión como gobernador del estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.
• El efecto de la resolución tomada consistió en la pérdida de todos sus derechos como militante, así como en su retiro del Padrón de Militantes del PRI y la imposibilidad de reafiliarse a ese instituto político.

Asimismo, se realizaron cambios de titular en la PGR, quien seguramente será el primer Fiscal General de la República y en la Secretaría de la Función Pública, donde se nombrará en lo futuro a un Fiscal Especializado en materia de Delitos relacionados con Hechos de Corrupción.

Dicha Fiscalía tendrá como propósito: sancionar y erradicar los actos de corrupción en la República Mexicana o aquellos cometidos por servidores públicos en el extranjero.

Estos hechos son señales en favor de la transparencia, la rendición de cuentas, el combate a la corrupción e impunidad y a todas las conductas que afecten el desempeño de los funcionarios públicos emanados de partidos políticos.

¿El último procurador pondrá a disposición del juez al prófugo o será alguno de los primeros fiscales quien lo haga?

El poeta romano Horacio expresó: “La justicia, aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera”.

@EGAnguiano

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

 

Sobre Eduardo García Anguiano

Eduardo García Anguiano
Eduardo García Anguiano * Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y en gobiernos locales en áreas de gobierno y seguridad. Ha sido profesor en la Universidad de las Américas y del Instituto Técnico de Formación Policial del DF. Actualmente es profesor de Maestría en Seguridad Pública.
x

Check Also

El poder del cártel

Se percibe que los cárteles de la droga tienen más poder que el Presidente de ...

El penal de Fiesta Grande

El ícono de la derrota de la política de seguridad y la cultura nacional contra ...