Inicio » Columnistas » El Blog de la Seguridad » En seguridad pública en México, ven la tempestad y no se hincan

En seguridad pública en México, ven la tempestad y no se hincan

Tras la ola de homicidios en contra de mujeres que han sucedido en estados como México, Puebla y Baja California; los bloqueos e incendios que provoca el narco en el norteño estado de Tamaulipas o la emboscada a elementos castrenses ocurrida en días pasados en el estado de Sinaloa (que ha dejado hasta ahora seis elementos del Ejército Mexicano fallecidos), brinca una idea a mi cabeza: “Estando las cosas como están y aún así el gobierno mexicano decide reducir en casi mil millones de pesos el presupuesto para programas de prevención de la violencia y delincuencia. ¿En qué están pensando?”.

Es casi un hecho que los municipios más peligrosos del país podrían recibir en 2017 casi mil millones de pesos menos en subsidios federales para seguridad pública, cifra que equivale al 16% de los recursos recibidos este 2016.

El Proyecto de Presupuesto de Egresos 2017 del gobierno de la República, entregado hace unas semanas por el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) al Senado, propone que el subsidio para el Fortalecimiento de la Seguridad, conocido como Fortaseg (antes Subsemun), cuente con una bolsa de cinco mil millones de pesos, luego que para este año fueron avalados 5 mil 952 millones de pesos.

El Fortaseg, es canalizado por el secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) a un conjunto de municipios y delegaciones de todo el país para apoyar la profesionalización, certificación y equipamiento de las corporaciones locales (que mucha falta les hace).

El recurso federal también puede ser destinado por las autoridades municipales y delegacionales para equipo tecnológico, infraestructura de seguridad y acciones de prevención del delito.

En este panorama a botepronto ya grave, retomo las últimas palabras del párrafo anterior, ya que falta el Programa Nacional de Prevención del Delito, impulsado como una de las políticas prioritarias del gobierno federal, podría extinguirse el próximo año, pues la SHCP omitió solicitarle presupuesto para 2017 (y como dice el célebre blogger español Borja Pérez: ¡No me jodas, no me jodas, no me jodas!).

Si los legisladores avalan sin cambios el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2017, la Secretaría de Gobernación (Segob) no podría repartir recursos a las demarcaciones prioritarias de la iniciativa.

De esa manera, se pondría en riesgo la continuidad de decenas de programas y acciones implementados en los municipios más vulnerables del país en términos de violencia y delincuencia. Cuestión gravísima y muy delicada porque es un programa emblemático y prioritario de esta administración federal.

El Programa Nacional de Prevención del Delito comenzó a operar en 2013, con el objetivo de cambiar el enfoque de la estrategia de seguridad y combatir las causas que generan la violencia y se han impulsado desde acciones como rescate de espacios públicos, promoción del deporte y la cultura. Pero el día de hoy el panorama queda inundado con una espesa niebla que sólo deja espacio para una expresión ¿Y ahora quién podrá defendernos?

hidalgomontes@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Alberto Hidalgo Montes

Alberto Hidalgo Montes
Experto en el tema de seguridad y pandillas.
x

Check Also

¿Y si Trump tiene razón?

Quiero compartir, antes que nada, lo afortunado que me siento de que mi madre se ...

Bomberos, paramédicos y personal de Protección Civil, ¿en peligro?

Es conocido por toda la sociedad mexicana la gran labor que hacen día a día ...