Inicio » Columnistas » Código 3… Policía en camino » Entre críticas, mentiras y lealtades

Entre críticas, mentiras y lealtades

Pues de nueva cuenta con ustedes, agradeciendo antes que otra cosa, a nuestros amigos de los medios, la oportunidad que nos dan de expresar nuestras ideas, que siempre serán desde nuestra opinión, de una manera por demás contundente, crítica, pero siempre aportante, con el respeto que se debe de dar a la ciudadanía que en éstos medios, busca la información veraz, la opinión real, el enterarse de los acontecimientos y el saber, para poder con lo que ellos mismos ya tienen en su acervo personal, lograr un análisis directo y propositivo, como lo son nuestras críticas y comentarios, a fin de acercar a los ciudadanos siempre la comunicación en su más clara versión.

Esta ocasión, quiero tocar el ya multimencionado supuesto “plagio” por parte del presidente de la República Enrique Peña Nieto de la Tesis con que logró titularse de su carrera de Licenciado en Derecho, en la prestigiada Universidad Panamericana, cuyos directivos y/o dueños que manejan sus destinos, no conozco.

No quisiera tocar en éste momento, las críticas que hace la periodista Aristegui, quien habla de todos, menos de ella ni de sus protegidos de la política, pues como dice el refrán, “El buen Juez por su casa empieza” ni tampoco en lo personal, quiero referirme a Enrique Peña Nieto, ni a los problemas que de credibilidad y honestidad se han dirigido en una u otra dirección.

Ésta ocasión, solo quiero hablar desde mi personal punto de vista, de un joven y valiente estudiante poblano de la licenciatura en Derecho de la mencionada Universidad Panamericana, cuyo único pecado, fue salir al ruedo a defender a su alma matter, como lo haríamos cualquiera de nosotros cuando esta se ve atacada por problemas personales de ansias de poder de terceros.

Hoy quiero comentar, que Alejandro Marín Méndez, estudiante de noveno semestre de Derecho y Presidente de la Sociedad de Alumnos de la propia Facultad en la UP, cual torero valiente (para aquellos que gustan de la Tauromaquia) salió al ruedo, pecho al frente, a defender su escuela, sus ideales, a sus compañeros y catedráticos y si me apuran un poco, a defender su persona, que bien puede verse manchada cuando termine su carrera y se titule, con los ataques irresponsables de esta índole, a su universidad, sin tener (él) culpa en lo personal de ninguna especie, pero que ya ni hablar, pues se ha vuelto viral en todo el país.

¿Por qué no se hizo lo propio con el irresponsable sociólogo y doctor en economía Axel Didriksson Takayanagui en su reciente plática en la Universidad Iberoamericana en el plantel Puebla? al asegurar de manera, por demás irresponsable, grosera y dolosa, que no existen Universidades en nuestra entidad y que en ella, “sólo tres universidades en Puebla se han ganado este título. El resto (según este tipo) no cumple con las características para usarlo, aunque a nivel nacional se presuma que la zona metropolitana de la capital es una de las entidades con el mayor número de éstas”. Como lo escribe en el Diario El Popular, Maribel Velázquez el 24 de Agosto del presente año (yo no sabía que ese tipo era quien daba o quitaba los Revoes y era al mismo tiempo la Secretaria de Educación Pública, Federal y Estatal, todo en un uno como un Combo del cine)

¿Qué le pasa a éste espécimen… será que de pequeño algún poblano le hizo “bulliyng” o sólo se estaba ganando su comida? ¿Por qué no mejor trató el tema de que su anterior jefe, el médico José Narro Robles, deja dudas de la veracidad de las credenciales académicas que tiene (según Ernesto Villanueva en la revista Proceso del 19 de Febrero de 2016)?

¿Qué pensaran de esto instituciones como la UVM, Upaep y tantas y tantas otras que existen en nuestro Estado, y que cuentan con reconocimiento nacional e internacional, a donde vienen a prepararse alumnos de toda la República e inclusive muy comúnmente de otros países?

Instituciones que se afanan por mejorar cada día, que trabajan y que en contra de lo que dice el personaje ese, “sí generan conocimiento” y todo por lucirse y ganarse su sueldo u obsequios, amén del reconocimiento que seguramente le dieron en su exposición preparada con aplausos comprometidos; durante su plática en la ceremonia de inauguración de cursos de la prestigiada Universidad Iberoamericana de Puebla.  Además, expresó que muchas de esas instituciones son solo “changarros”.

¿Qué pensaran de esto personajes como el rector Luís Ernesto Derbez y todos los respetables integrantes de la comunidad Udlap? No lo sé, no se atrevieron a hablar.

Aquí, nadie de nuestro gobierno estatal, ni de las instituciones de casa se rasga las vestiduras, ni se le van a la yugular como lo hicieron con el joven Alejandro Marín de la Universidad Panamericana, quien, lejos de tomar una posición de defensa a ningún personaje, ni actitud partidista, lo único que hizo y hace, es defender con la mayor de las lealtades a su escuela de origen, lo que le hace ver como un ser humano y un estudiante digno y orgulloso de sus principios y de su universidad.

¿Que no todos deberíamos de hacer lo mismo? ¿Qué pasa con los poblanos aguerridos que somos, por qué quedarse callados con un tipo como éstos y no defendemos a un coterráneo que de viva voz y tal vez con poca experiencia, pero con todo el valor, se lanza con el corazón en la mano a defender sus ideas? No lo conozco tampoco, pero lo que sí sé, es que es digno representante de ésta tierra, la que a pesar de los que llegaron sin compromiso mayor que llenarse las bolsas de dinero, seguimos trabajando por nuestra tierra, por nuestra paz y por nuestra tranquilidad.

¿Quién de las decenas de miles de universitarios que en Puebla estamos, levantó la mano para defender su escuela?, sin embargo parece que en nuestra sociedad, lo que se aplaude es el servilismo, el conformismo, la mentira y la complicidad, por eso tenemos jefes de policía de caricatura que nos traen con espejitos de otros lares, por eso tenemos especialistas tan especializados que los corren de sus trabajos de inmediato, por eso los líderes de casa se van, o se hacen a un lado, si las aspiraciones, sueños y lealtades, todas… todas nos las han matado.

¿O no?
Juzgue usted
albertohidalgo@hotmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras
Es Maestro en Criminología y tiene 16 años de experiencia en el área de Seguridad Pública. Ha trabajado en los tres niveles de gobierno de forma operativa así como en el área de capacitación y tiene la especialidades en; Uso Legal de la Fuerza Policial, Tiro Policial, Equipos Especiales, Inteligencia Policial y Manejo de Pandillas.
x

Check Also

¡No hagan Olaaaaas¡

Ni hablar,  no todos los problemas de Seguridad tienen que ver con la delincuencia, aunque ...

De esperanzas y sinsabores en la justicia y seguridad poblana

Terrible el esquema que se está presentando en lo que respecta a la Seguridad y ...