Inicio » En Otros Medios » Lastiri lucra con el desastre priista

Lastiri lucra con el desastre priista

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

 

El repentino llamado del subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, a construir la unidad priista, luego de la peor derrota sufrida por el tricolor en toda su historia y faltando 2 años con 2 meses para la próxima elección de gobernador de Puebla, parece no sólo una convocatoria fuera de tiempo, sino esconde dos intenciones: el funcionario federal busca desde ahora controlar el Comité Directivo Estatal del PRI, como parte de su proyecto personal de ser candidato a la titularidad del Poder Ejecutivo en 2018; o porque está gestionando un espacio de participación alterno, ante su posible caída del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.

Visto de otra manera: Lastiri está lucrando con el desastre priista, ya que está aprovechando la derrota del 5 de junio para buscar posicionar su proyecto personal. A eso se debe a que a tres semanas de la derrota lanzó el hashtag #SiALaUnidad –con el que convoca a todos los liderazgos priistas a evitar divisiones internas–, cuando ya todo está perdido para el PRI.

La unidad del tricolor, que tanta falta le hizo a la candidata Blanca Alcalá Ruiz en los dos meses de campaña y el día de los comicios, tenía que haberla construido Lastiri hace tres o cuatro meses, para que el tricolor pudiera haber tendido la capacidad de potencializar todos sus recursos humanos y de estructura para contender por solidez por la gubernatura. Al final prevaleció el desorden y la traición de un número importante de operadores electorales que se pusieron al servicio del morenovallismo.

Prácticamente a lo largo de los dos meses de campaña Lastiri se ausentó de Puebla. Se sabe que financió un equipo de unos 200 operadores que trabajaron en distritos del sur y el norte del estado. Sin embargo, su falta de presencia generó la idea de que no había interés del gobierno federal en conseguir un triunfo en el estado.

Queda claro que Lastiri quiere aprovechando el derrumbe priista para desplazar a Blanca Alcalá del control del PRI, luego de que ella fue autonombrada por su grupo como la líder moral del partido. Se está peleando por las ruinas de esta fuerza política.

Y es que el pasado 5 de junio no sólo perdió Alcalá, sino también el propio Lastiri, por lo siguiente:

Se dice que ante la estrepitosa derrota del PRI en 7 estados del país el pasado 5 de junio, entre ellos Puebla, en el círculo cercano del presidente Enrique Peña Nieto se han prendido los “focos rojos” y se considera que es necesario dar un golpe de timón en su gobierno para que el PRI recupere la eficiencia electoral de cara a la sucesión presidencial de 2018.

En ese sentido se considera al área de desarrollo social, a cargo de José Antonio Meade Kuribreña y Rosario Robles Berlanga, necesita un urgente replanteamiento ya que sus resultados no sirvieron para garantizar la base del voto duro del PRI.

El cambio podría darse con el relevo de Robles, quien enfrenta un fuerte desgaste en su imagen y no ha podido –primero en Sedesol y luego en Sedatu– convertirse en la generadora de apoyos populares a la gestión de Peña Nieto. Por el contrario, la perredista no es aceptada por los priistas, es denostada por la izquierda y cuestionada por el PAN. Una mala fama que se ha ganado a pulso.

Y quien ha acompañado a Rosario Robles en su paso desastroso por la Sedesol y la Sedatu es Juan Carlos Lastiri, quien no pudo ofrecer rendimientos positivos en los programas de combate a la pobreza y ahora en el fomento a la vivienda popular. Se supone que con esos dos componentes de política social el PRI formaría una base sólida de varios millones de electores, pero ha resultado que éstos, sin dejar de recibir los apoyos federales, no han mostrado lealtad o compromiso en las urnas con el tricolor.

Por el contrario, si el presidente se obsesiona por sostener a la vapuleada Rosario Robles, tendremos que hacernos a la idea de que en 2018 Peña Nieto le tendrá que entregar la banda presidencial a un panista o Andrés Manuel López Obrador.

Una carta de Carlos Barragán
Señor Director Aurelio Fernández

Sobre el artículo publicado el día de ayer 23/06/2016 en su página oficial de su diario La Jornada de Oriente bajo el título “Diputado priista le dio al PAN la segunda mejor votación en el estado” publicado por Fermín Alejandro García, me dirijo a usted para dale mi derecho de réplica y decirle: (sic)

Quiero aclarar que en esta nota antes mencionada se vierte información falsa y errónea, como persona tengo principios bien establecidos que los he aprendido de mi familia y jamás traicionaría a un partido que me ha abierto las puertas y mucho menos a una amiga como considero yo, a Blanca Alcalá, a una mujer a la que admiro.

En el PRI nos tocó ahora perder y asumimos nuestros errores que hemos tenido como equipo que fuimos en esta pasada elección, pero jamás traicionaría a mi partido ni a una mujer como es Blanca Alcalá. (sic)

El día que no esté a gusto en mi partido, tengo derecho de estar en el partido que yo quiera, ese día lo haré público y de frete, no hare las cosas a escondidas o traicionar como lo hacen otras personas, soy un hombre con los pantalones bien puestos cuando he empeñado mi palabra. (sic)

En mi administración como presidente municipal siempre maneje las cosas con mucha transparencia, no tengo nada con lo que me puedan amenazar, mis cuentas publicas siempre han sido transparentes cuando he sido servidor público; mis cuentas públicas las pueden abrir y revisar en el momento que quieran y que el estado mismo si se hubiera dado cuenta que yo hice uso indebido de recursos, en su momento me lo hubieran recriminado. (sic)

Lic. Carlos Barragán Amador

Dip. Federal del Distrito I.

Respuesta
Luego de que el diputado Carlos Barragán nos ha aclarado que Blanca Alcalá es mujer, es necesario decirle que a quien debe convencer que no actuó a favor de los morenovallistas es a los propios priistas que no entienden como siendo Xicotepec de Juárez un bastión del PRI le dio su segunda mejor votación a Antonio Gali.

Por otro lado cuestiono: ¿si fueron tan trasparentes sus cuentas públicas, porque a casi tres años de distancia de su gobierno todavía no se las aprueban? Todo hace suponer porque no todo fue transparente en su gobierno.

 

Para mayor información:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/06/28/lastiri-lucra-con-el-desastre-priista/

 

Sobre admin

x

Check Also

En riesgo denominación de Patrimonio de la Humanidad de Puebla capital

  Pilar Pérez/El Sol de Puebla Perder la denominación como Patrimonio de la Humanidad, otorgado ...

Sacó Ochoa permisos para taxis en Puebla en sexenio de RMV

Patricia Méndez/E-consulta Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del PRI, cuenta con al menos cinco permisos ...