Inicio » Columnistas » Indicador Político » Nuño y Beltrones, crisis terminal de sistema PRI

Nuño y Beltrones, crisis terminal de sistema PRI

Por Carlos Ramírez

Como en política no hay coincidencias, cuando menos cinco hechos revelan al final histórico del sistema político priísta:

1.- El fracaso del joven Aurelio Nuño en la administración tipo 68 del problema magisterial.

2.- La renuncia del veterano Manlio Fabio Beltrones al PRI por su incapacidad para manejar elecciones estatales.

3.- La consolidación de movimientos sociales radicales y violentos operando en los linderos del sistema para reventar el sistema.

4.- La incapacidad –de 1951 a la fecha– del sistema político para administrar la fuerza de la política y el uso arbitrario, irresponsable y peligroso de la política de la fuerza.

5.- El contrasentido de que el PRI siga siendo la fuerza política número uno y en base a su aparato electoral pueda también ganar el 2018, pero en medio de crecientes protestas políticas en las calles.

El escenario mexicano ofrece cinco puntos críticos:

1.- El estallamiento cada vez más seguido, cada vez más articulado y cada vez como la primera instancia de lo que Enzensberger llamó “guerras civiles moleculares”. El sistema político, la política y la estructura institucional no sirve para la movilidad de grupos sociales.

2.- Una crisis típica de ingobernabilidad propia, dice Huntington, de las sociedades en cambio y apertura: cuando la oferta de cambio institucional del gobierno y sus grupos de poder –incluyendo a la oposición- es menor a las exigencias de la sociedad. El espacio de la política no cabe en las instituciones y leyes/reglas pero se niega a cambiar con la misma rapidez que los grupos sociales. Sin el espacio institucional, los grupos sociales pasan directo a la ruptura.

3.- Una crisis en las élites: el joven Nuño y el veterano Beltrones fracasaron en las tareas de administrar temas extremos del sistema. Nueva realidad: una sociedad abierta, un sistema político autoritario acotado por los derechos humanos y una oposición aliada a los mecanismos de control del sistema/régimen priísta.

4.- El riesgo político de una salida populista no por eficaz sino como acto de protesta, aunque en el fondo la propuesta política de Andrés Manuel López Obrador y Morena sea la misma del viejo PRI: el corporativismo controlado del cardenismo. El PRI soltó sectores pero no les dio cauces, y esos sectores están acostumbrados al paternalismo cesarista: el lumpenproletariado de Marx en El 18 Brumario.

5.- Ante un sistema de partidos disfuncional y un sistema de representación inmovilizado por la corrupción, las protestas sociales han usado el carril empedrado de los movimientos sociales radicales populares organizados para la ruptura violenta: poco qué perder, todo por ganar, nada qué negociar.

El contrapunto Beltrones-Nuño era la última oportunidad del sistema/régimen/Estado priísta para modernizarse, pero el primero se quedó pasmado ante la nueva movilidad de la sociedad y el segundo aplicó la mano dura más como autodefensa que como iniciativa. La vieja-nueva política se hundió en una sociedad mayoritaria fuera de control institucional: la oposición ha sido incapaz de captar y reordenar la protesta. Los cambios en el sistema iniciados por Salinas de Gortari carecieron de reformas institucionales integrales.

A la élite gobernante —PRI, oposición, funcionarios, medios– le ha faltado procesar la racionalidad de los conflictos; por eso Beltrones prefirió la graciosa huida partidista y Nuño la apasionada reafirmación en su cargo a pesar de los muertos. Como en toda transición forzada, el viejo sistema/régimen/Estado muere muy rápido pero el nuevo sistema/régimen/Estado aún no alcanza a nacer.

-0-

Política para dummies: La política es la facilidad de ver la claridad en medio de la oscuridad.

Sólo para sus ojos:

•    El juego de Juan Pirulero: cada quién atiende su juego. Aurelio Nuño vio su derrota con el diálogo en Gobernación con la CNTE y presuroso dio una conferencia de prensa para decir que no renunciaría.

•    Si alguna cabeza va a caer, es la del gobernador aliancista PAN-PRD oaxaqueño Gabino Cué Monteagudo porque es el brazo gobernante de las Sección 22 de maestros. Se ha dedicado a bloquear la reforma educativa gubernamental.

•    El mensaje de la crisis violenta en Oaxaca: los movimientos sociales rebasando al gobierno y a los partidos, su organización es verticalista y autoritaria y su espacio de acción está fuera de la ley.

•    La internacionalización del problema de la CNTE será mayor –y se sumará– a la del caso de los 43 normalistas. Nadie el el gobierno federal hace análisis político, o si alguien lo hace al final no lo atienden.

 

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre Redacción Ángulo 7

Redacción Ángulo 7
El equipo de Redacción del portal de noticias Ángulo 7 busca que la información sea clara y concisa.
x

Check Also

Bartlett y elecciones de 1988: el sistema se calló, no se cayó

Si Manuel Bartlett Díaz abrió la caja de Pandora de las elecciones de 1988 para ...

Ivonne Ortega enterrará el PRI que hundió Madrazo en 2006

A pesar de que en los pasillos del poder se tiene la certeza de que ...