Inicio » En Otros Medios » ¡Fue la corrupción, estúpidos!: razones de voto

¡Fue la corrupción, estúpidos!: razones de voto

Arturo Rueda /    Tiempos de Nigromante/Diario Cambio

Cada elección tiene sus razones de voto para los ciudadanos.

 

Casi siempre, la preocupación fundamental es la economía, el empleo y la estabilidad. No en balde desde los tiempos de Bill Clinton se acuñó la frase “es la economía, estúpidos”.

 

Dependiendo el contexto, la seguridad pública es la siguiente razón de voto que decide las simpatías de los ciudadanos, la eficacia gubernamental como vendió el PRI en 2012. Ellos sí saben cómo hacerlo. O eso decían.

La principal razón de voto en la elección de Puebla no ha sido ni la economía ni la inseguridad, como muchos esperábamos.

 

Tampoco la pobreza, el mal gobierno de Moreno Valle, el desastre de Peña Nieto o las posibilidades de López Obrador.

 

Es la corrupción, estúpidos, lo que se impuso como principal razón de voto entre los poblanos.

 

Blanca Alcalá fue una candidata competitiva hasta que se contagió del desprestigio de Mario Marín.

 

Luego, se metió en sus líos patrimoniales cuando presentó una declaración “3de3” incompleta, mentirosa y manipulada. Ella solita se metió en la boca del lobo.

 

Quiso pasar de honesta y terminó de corrupta.

 

Periódico CENTRAL documentó la construcción de un edificio de 11 departamentos en la zona de La Noria con valor de 11 millones de pesos.

 

Milenio Puebla destapó la autoasignación de una gasolinera usando a su tía de prestanombres. Luego, la construcción de 45 casas en Cuau-tlancingo a través de “Estilos Constructivos Sustentables” con valor de 100 millones de pesos.

 

Más tarde, con base en sus propios enredos en varias declaraciones, CAMBIO descubrió su Casa Blanca: un moche de 13 millones de pesos proveniente de Constructora Guraieb, una de las empresas más favorecidas de su trienio como alcaldesa.

 

La narrativa de su corrupción, para alguien que había pasado su carrera política como impoluta, fue la loza contra la que luchó 7 semanas sin ofrecer una versión clara.

 

De acuerdo con el Termómetro Electoral MAS DATA/CAMBIO, inició con 26 puntos de negativos y acabó con 43. Tuvo una escalada sostenida que el PAN profundizó con los spots de “Blanca se fue en Blanco”

 

En vez de usar sus espacios mediáticos para imponer su agenda, utilizó el tiempo para victimizarse, argumentando que eran versiones “maniquedas” (sic ) de la realidad.

 

Cada día de su campaña se enfrentó a lo mismo y nunca quiso aclarar, hasta el final, cuando en entrevista con Rodolfo Ruiz y Sergio Mastretta, reconoció el edificio de La Noria se había construido y vendido. Que no eran 44, sino 8 casas en Cuautlancingo. Que había puesto en orden sus inversiones y que la gasolinera estaba en sus activos.

 

¿Por qué Blanca dejó que el lodo de la corrupción la manchara durante más de 7 semanas? ¿Por qué no aclaró desde el principio? ¿Por qué presentó su “3de3” desde el arranque, y se convirtió en el principal referente para averiguar sobre su vida patrimonial?

 

El morenovallismo la remató, en las dos últimas semanas, reviviendo en un spot el escándalo del arbolicidio que parecía olvidado. Al concepto de corrupción, sumó negligencia, falta de sensibilidad.

 

Si “una elección es una guerra cuyo campo de batalla son los medios de comunicación”, la idea más eficiente fue la de la corrupción de Blanca Alcalá: no solo fue mejor documentada, sino pareció más real en el contexto de los electores.

 

Por el contrario, el PRI perdió la batalla porque ninguna de sus ideas fue motor convincente. No convencieron ni conmovieron. Y vaya que tocaron varias teclas: el autoritarismo, la deuda pública, la privatización del agua, las fotomultas, los despidos, los excesos.

 

Pero no hubo señalamientos convincentes de corrupción: no pudieron probar que Gali o Moreno Valle se enriquecieron a costa del erario o con sus cargos. Ni los medios de comunicación del PRI Pack lograron hacerlo.

 

La corrupción es la principal razón de voto que tenemos los mexicanos en este momento. Por ello es que el PRI está a punto de perder Veracruz y por lo menos otras 6 entidades de las 12 en juego. Porque el tricolor es el sinónimo de la corrupción.

 

Esto no significa que los otros sean honestos. Significa que Blanca fue la presa más fácil y que cayó más mierda sobre ella.

Para mayor información:http://www.diariocambio.com.mx/2016/opinion/tiempos-del-nigromante/item/14589-fue-la-corrupcion-estupidos-razones-de-voto

 

Sobre admin

x

Check Also

Putrefacto, hallan cadáver de mujer en puente de La María

Joel Arcega/ElSol de Puebla Una mujer de aspecto indigente, fue hallada sin vida y en ...

Audi deposita por error bono a obreros y a través de un correo pide que “no gasten el dinero”

Jesús Viñas /Periódico Central La armadora alemana Audi de México depositó por error uno “bono ...