Inicio » Columnistas » Indicador Político » PRI 2016: la derrota de Manlio Fabio Beltrones

PRI 2016: la derrota de Manlio Fabio Beltrones

Por Carlos Ramírez

Gane o pierda el PRI gubernaturas el domingo 5 de junio, el gran derrotado político será Manlio Fabio Beltrones como presidente nacional del partido. Lo enviaron a la dirigencia tricolor a rehacer la política pero el cochinero electoral exhibe la desesperación a ganar elecciones a cualquier precio.

Las reformas estructurales económicas y productivas del presidente Enrique Peña Nieto necesitaban un nuevo sistema político y una nueva correlación de fuerzas sociales. Beltrones había mostrado capacidad de negociación cuando operó reformas como virtual vicepresidente de la república en la segunda mitad del sexenio de Vicente Fox y fue el garante de la estabilidad al manejar la toma de posesión de Felipe Calderón que López Obrador quería llevar a una crisis constitucional.

En ese escenario, su tarea como presidente del PRI estaba en las reformas políticas y sobre todo del partido en el poder para modernizar el sistema político. Su dilema fue muy claro: impulsar la transición política hacia un sistema con mejores equilibrios y legitimidades o restaurar el viejo régimen con un partido del Estado otra vez asentado en el poder presidencial a cualquier costo. El 5 de junio será la restauración del viejo régimen.

En un análisis de nuevos equilibrios político-económicos, las reformas estructurales del presidente Peña Nieto no darán resultados porque son incompatibles con la estructura política todavía autoritaria y dominada por el PRI. La mayor presencia de la oposición en votos, el dinamismo del sector privado, el aumento de la corrupción y el activismo creciente de la sociedad antisistema y anti PRI en las redes sociales exigían la gran reforma del PRI.

El PRI se reformó al modificarse el proyecto de desarrollo: Plutarco Elías Calles pasó de la economía porfirista a la del Estado, Cárdenas cambió a PRM para la economía petrolera y Alemán hizo el PRI para moldearlo a la economía mixta con dominio de Estado vida controles pero beneficios privados vía utilidades. Salinas inauguró la economía de mercado y la integración a los EE.UU. con el mismo PRI y ahí comenzaron los problemas del partido.

Beltrones, como Colosio, tenía el mandato presidencial de modernizar al PRI; pero prefirió el control del poder. Ninguno de los actuales candidatos del PRI se salva de la contaminación del viejo PRI: las denuncias de corrupción debían de ruborizar al presidente nacional del partido. El aparato electoral del tricolor es, de nueva cuenta, una oficina de fraude. Y el espionaje político al adversario suplió la sensibilidad política.

El PRI puede ganar elecciones, pero carecerá de legitimidad moral. Cualquiera que sea el resultado del domingo 5 de junio, el saldo para el PRI y su dirigente nacional será adverso. Nunca como hoy la guerra sucia avalada por el PRI como política electoral. La gran oportunidad del regreso a la presidencia con un margen importante de legitimidad en el 2012 será anulada por las prácticas electorales del PRI y los perfiles de los candidatos a gobernador.

Los Murat en Oaxaca, Javier Duarte en Veracruz, Cesar Duarte en Chihuahua, Hinojosa en Tamaulipas, el desprecio a los priístas en Sinaloa, el regreso de Mario Marín en Puebla, Roberto Borge y su candidato en Quintana Roo hablan del PRI de la corrupción, la complicidad y el fraude electoral.

Lo malo para el país y para Beltrones es que el PRI que salga del 5 de junio será el PRI de la candidatura presidencial del 2018.

Política para dummies: La política es el manejo del discurso para explicar lo inexplicable y lograr que siga sin explicación. 

 

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre admin

x

Check Also

Trump no es conservador; trae contrarrevolución tradicionalista

Como el presupuesto es política pura, el destino del gasto público del gobierno de Donald ...

El bonapartista López Obrador es al fin y al cabo un priísta

Si alguna contradicción domina el comportamiento político de Andrés Manuel López Obrador, es el conflicto ...