Inicio » Columnistas » Saber Sin Fin » La fraternidad de los que corren.

La fraternidad de los que corren.

Por Abel Pérez Rojas

“Zancada a zancada
se fortalece la fraternidad 
de quienes aman correr”.
Abel Pérez Rojas 

Compartir la experiencia –aunque sea temporal- de vencer ciertas adversidades y de encontrar la fortaleza en momentos de flaqueza, son puntos de encuentro sobre los que se cimienta la conformación de una fraternidad.

Esto lo saben quienes profesan amor a correr atléticamente, y la transformación que esto provoca cuando se hace con asiduidad y sin el propósito central de la obtención de premios.

En simples palabras y en una connotación directa, los lazos de amistad, compañerismo y empatía provocan que surja ese sentimiento de hermandad que no se limita a una distancia ni al tiempo de tránsito de ese trayecto.

Se extiende y prolonga porque unos y otros saben que cuando alguien decide practicar este deporte, se asume un código de ética que podría reducirse en un principio básico: no corres contra el otro, corres para vencer tus limitaciones y para descubrirte en cada zancada.

Recapitulo sobre todo esto mientras tengo fresca la imagen de mi participación el pasado fin de semana en una competencia (9ª Simicarrera Atlética 10K Puebla), o mejor dicho, en una convivencia deportiva, de 10 kilómetros por algunas calles del centro histórico de la ciudad de Puebla y en gran parte del  cerro de Acueyametepec, hospitalario de los fuertes de Loreto y Guadalupe, sede de lo que fue la batalla del 5 de mayo de 1862.

En el trayecto de esta competencia y ya muy cerca de la meta, específicamente en el kilómetro nueve, sufrí una caída. Por el cansancio estuve a punto de quedarme unos minutos tirado, pero dos segundos después una mano anónima me tomó de la diestra, me preguntó si estaba bien y me dio un mensaje de ánimo para que concluyera la ruta.

Me levanté. Troté despacio, mientras quien me ayudó se alejaba corriendo. Me repuse, tomé aire y unos cuantos metros antes de cruzar la meta le di alcance a mi amigo anónimo, pero no quise rebasarle y opté por cruzar la meta junto a él.

Unos cuantos metros después de cruzar la línea de llegada nos fundimos en un abrazo, le di las gracias por su ayuda y cada quien se perdió entre la multitud de participantes.

Así es la fraternidad que se establece entre quienes emprenden juntos una carrera.

A veces es con palabras de ánimo, otras veces con primeros auxilios o simplemente sabiendo que el otro –aunque desde su muy íntima experiencia- de alguna manera también está viviendo en su propio calzado la maravilla de descubrirse, literalmente: paso a paso.

Todo este mundo, del cual le platico, no es exclusivo de los corredores o de cualquier otra persona que lleva su práctica al ámbito iniciático, porque cualquiera lo puede experimentar si se da la oportunidad de vivirla y de transformarse con ello.

Por eso vale la pena que si usted se encuentra sumergido en la comodidad se atreva a salir de ahí y vaya a la búsqueda de lo que aquí le he platicado.

¿Se atreve usted a sumarse a las filas de quienes se hermanan corriendo?

 

Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es doctor en Educación Permanente.

Dirige: Sabersinfin.com.

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.​

Sobre admin

x

Check Also

Show de Frida Sofía, confianza y credibilidad

Después de largas horas de transmisión de las cadenas televisoras de nuestro país, para seguir ...

No aceptes la ira ni la envidia, son de quien pertenecen

“Ni la envidia ni el rencor me pertenecen”. Abel Pérez Rojas Las envidias, el rencor, ...