Inicio » En Otros Medios » ¿Quién ganó el debate?

¿Quién ganó el debate?

Rodolfo Ruiz R./La Corte de los Milagros/e-consulta

 

De los cinco candidatos a la gubernatura de Puebla que anoche debatieron, la mejor fue sin duda la “independiente” Ana Teresa Aranda Orozco, y el peor Abraham Quiroz Palacios, de Morena. Su desempeño fue francamente patético.

Blanca Alcalá Ruiz, del PRI, PVEM y PES, no hizo un mal papel pero le faltó contundencia tanto para defenderse de las críticas que le hizo José Antonio Gali Fayad como en sus acusaciones en contra del abanderado de la coalición morenovallista y el gobernador Rafael Moreno Valle.

En términos boxísticos habría que decir que la priísta no se mostró como una fajadora dentro del ring y que los uppercuts o ganchos al hígado que logró conectar a su rival nunca lo pusieron contra las cuerdas ni medianamente cerca del nocaut.

Gali Fayad tuvo un estilo más bien técnico defensivo. Hizo lo necesario para protegerse de los golpes de sus rivales conectando algunos jabs al rostro de su principal oponente a la que le recriminó su supuesto padrinazgo marinista.

El candidato de la coalición integrada por el PAN, Nueva Alianza, PT y los partidos estatales Pacto Social de Integración y Compromiso por Puebla fue el mejor vestido y técnicamente el mejor preparado para defenderse de los ataques de “varias mujeres”.

La perredista Roxana Luna Porquillo cumplió a secas con su rol. Criticó lo mismo al gobernador Moreno Valle que a su candidato Gali Fayad pero le faltó ironía. Como pugilista novata lanzó varios cross o golpes directos a la cara del morenovallismo pero sin completar la técnica boxística del uno-dos con ganchos al hígado.

Por momentos se vio nerviosa y desencanchada en el ring montado por el Instituto Electoral del Estado (IEE) en el teatro del complejo Cultural Universitario de la BUAP.

La expanista y peso completo Ana Teresa Aranda fue la mejor. Su experiencia adquirida en anteriores arenas, en las que tuvo que enfrentarse a otros pesos completos como Guillermo Jiménez Morales, Mariano Piña Olaya y Manuel Bartlett Díaz, le dio los arrestos necesarios para salir desde el primer round a buscar el nocaut del heredero boxístico de Rafael Moreno Valle.

La independiente logró conectar los mejores golpes con combinaciones de jabs y cross cruzados y uppercuts y crochets, pero sin que ninguno hiciera daño en la humanidad de su principal oponente, situación que confirma que ha perdido punch, que sus mejores tiempos como pugilista quedaron atrás o que su retiro de los cuadriláteros de la política está ya muy cercano.

El que de plano se mostró con un bulto, fuera de forma y sin técnica tanto para protegerse como para desplazarse en el ring  de la confrontación electoral fue el pupilo de Andrés Manuel López Obrador.

El doctor Abraham Quiroz fue el peor en el debate, no sólo porque evidenció sus pocos recursos para el combate cuerpo a cuerpo sino por su pobre bagaje de “técnicas”, cuyo aprendizaje y perfeccionamiento demandan muchas horas de gimnasio, que el abanderado de Morena no parece dispuesto a realizar ni siquiera con un manager tan famoso como López Obrador.

Para mayor información:http://archivo.e-consulta.com/blogs/corte/?p=8195

 

 

Sobre admin

x

Check Also

En riesgo denominación de Patrimonio de la Humanidad de Puebla capital

  Pilar Pérez/El Sol de Puebla Perder la denominación como Patrimonio de la Humanidad, otorgado ...

Sacó Ochoa permisos para taxis en Puebla en sexenio de RMV

Patricia Méndez/E-consulta Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del PRI, cuenta con al menos cinco permisos ...