Inicio » Columnistas » Maestros » Un Polvorín

Un Polvorín

Por Gustavo Santín

Que el sur sureste de la República mexicana se estaría convirtiendo en un polvorín pronto a estallar, producto del rechazo que la evaluación al desempeño docente habría concitado en contra de la Reforma educativa y de Aurelio Nuño Mayer, encargado del despacho educativo de la presente administración, sería una apreciación que compartirían muchos de quienes se ven afectados por las movilizaciones magisteriales incluidos maestras y maestros que, a más de tres años de iniciada, se siguen oponiendo a la aplicación de uno de los ejes que consideran punitivo y que para el gobierno resulta estratégico.

Y aunque disminuidos aparentemente, miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), toman oficinas en protesta por la falta de pagos y suspenden clases en Veracruz y a pesar de que previamente sus protestas habían sido violentamente reprimidas y del circular el rumor en redes sociales de la ejecución de varios mentores, bloquean calles y avenidas en Tuxtla Gutiérrez, se manifiestan en contra la inseguridad que priva en la ciudad y suspenden actividades docentes en escuelas de Acapulco, bloquean Oaxaca y “Amenazan con dejar incomunicada a la ciudad; planean plantones en vías de acceso;”(http://goo.gl/JXsGW7), y se aprestan para “continuar con la Jornada de Lucha Nacional” (http://goo.gl/J9825x) que iniciaría el próximo domingo 15 de mayo, día en el que se conmemora al maestro.

Rotas las mesas de diálogo entre las autoridades que representan a las secretarías de educación y de gobernación y los representantes reales de una fracción importante del magisterio nacional, mayoritaria en Oaxaca, Michoacán y Chiapas, radicalizadas las protestas magisteriales lo mismo que las posturas gubernamentales, la confrontación entre éstos actores del quehacer educativo parecería inevitable, puesto que, ni quienes toman las decisiones del sector educativo consideran pertinente conversar sobre algún otro tópico que no sea el de cómo poner en práctica una política educativa impuesta por el régimen y sus aliados, ni quienes se sienten afectados consideran viable conversar en torno a temas diferentes a los que, manifiestan públicamente, afectan derechos laborales adquiridos.

Sin embargo, el cálculo político que asegura el éxito de quien encabeza al sector educativo para impedir o minimizar una jornada de lucha nacional, basado en su fuerza política y en su cercanía con el titular del ejecutivo federal, en los aplausos que le brindan sectores duros de la sociedad civil organizada en torno a posturas radicales como las que impulsan Mexicanos Primero asociación civil y otras similares, en el hartazgo social que provocan los movimientos sociales de quienes disienten y en las amenazas de aplicar descuentos a maestros y maestras por ausentarse de las actividades escolares y cesar la relación laboral “sin responsabilidad para la autoridad educativa” a quienes acumulen cuatro faltas consecutivas o discontinuas en un mes, podría fallar.

Frente a él podría encontrar a un magisterio opositor, disidente le llaman, que encabezarían los más de 4 mil docentes cesados y cesadas en todo el país por no presentar la evaluación del desempeño docente 2015, las direcciones, los maestros y maestras de base de la Coordinadora en las entidades como Michoacán de Ocampo, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, en los que la CNTE y movimientos afiliados tendrían la capacidad de movilizarse y de resistir las presiones que ejercerían las autoridades educativas representadas por las “fuerzas del orden”, maestros y maestras movilizados en contra de la reforma educativa en Yucatán y Quintana Roo quienes ya se distinguieran por la oposición desplegada, pares aliados y aliadas naturales que en Veracruz se han enfrentado a las autoridades locales lo mismo que a las federales, movilizadas en torno a lograr el pago de adeudos contraídos lo mismo que al rechazo a la reforma educativa instrumentada por Enrique Peña Nieto.

Al eje magisterial sur-sureste podrían sumarse de alguna manera, maestros y maestras de las secciones 9, 10 y 11 del SNTE, secciones sindicales en las que la CNTE tiene presencia en mayor o en menor medida, lo mismo que alumnos y alumnas del Instituto Politécnico Nacional enfrentados con Nuño Mayer, quienes iniciaran, en su momento, contacto con compañeros y compañeras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) para la creación de un frente que rechazara la reforma educativa del régimen y la intervención de Nuño en su institución, organizaciones sociales agrupadas en torno al “Frente Cívico Nacional”, personal docente del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de México (Cecytem), de los “Colegios de Bachilleres de Michoacán, Chiapas, Guerrero, Tabasco, San Luis Potosí y Jalisco –quienes por la defensa de la educación pública, laica y gratuita- se sumarán a la “lucha” de la CNTE a partir del 15 de mayo y realizarían, anuncian, un paro indefinido de labores que afectaría a 93 planteles en todo el país, a más de 22 mil estudiantes y a sus correspondientes madres y padres de familia (http://goo.gl/J9825x), trabajadores administrativos y académicos de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, quienes rechazan la intromisión de la policía y de la fuerza pública en sus instalaciones so pretexto de servir de sede para diversas evaluaciones a las que debiese someterse el magisterio michoacano, lo mismo que personal docentes y administrativo de otras Instituciones Públicas de Educación Superior (IPES).

Total, que el horno no se encuentra para bollos y que las cuentas alegres tomadas en los cuartos de guerra de Argentina y Donceles, pueden salir mal para los tomadores de decisiones.

La aparente fuerza institucional que tuvieran las autoridades del sector educativo frente a la disidencia magisterial y a la inconformidad estudiantil, pronto podría fracasar si no toman en consideración que la sociedad se encuentra “hasta el cogote” por  medidas adoptadas por la presente administración y no consideraran que el nivel de popularidad de titular del ejecutivo, de ello dan cuenta diversas encuestas, es menor a las más baja que obtuvieran  los dos ex titulares del ejecutivo que le precedieron, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Sólo falta quien prenda la mecha de un polvorín que se encuentra próximo a estallar. La negociación siempre será un buen camino.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre admin

x

Check Also

“Los sueños, sueños son”

Los eventos se sucedían con una vertiginosa inmediatez. Nada le salía de acuerdo a lo ...

Pasaron de villanos a héroes

Mar de fondo. A ciencia cierta, pocos conocerían los entretelones de un drama institucional ocurrido ...