Inicio » En Otros Medios » Líder nacional del SNTE se reunió con Alcalá; busca estar bien con el PRI y el PAN

Líder nacional del SNTE se reunió con Alcalá; busca estar bien con el PRI y el PAN

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

Aunque formalmente el SNTE, por medio del Partido Nueva Alianza (Panal), tiene una alianza electoral con el PAN, el líder nacional del sindicato magisterial, Juan Díaz de la Torre, se reunió en privado con Blanca Alcalá Ruiz, la candidata del PRI a la gubernatura, y con la dirigencia del tricolor, para expresar que dicha organización gremial no ve con malos ojos la campaña del tricolor y le daría gusto que ganara los comicios.

El encuentro se dio uno o dos días después de que Juan Díaz de la Torre, acompañado de Luis Castro, el presidente del Panal, se reunió con Antonio Gali Fayad, el candidato de la coalición Sigamos Adelante. La cita fue en un hotel de la Ciudad de México, ubicado a unos metros del monumento a la Diana Cazadora.

Al encuentro, aparte de Blanca Alcalá, llegó Jorge Estefan Chidiac, el presidente estatal del PRI, junto con todos los miembros del magisterio que fungen como operadores electorales en la campaña del tricolor.

Una versión indica que estuvieron presentes los secretarios generales de las secciones 23 y 51 del SNTE, Emilio Salgado Néstor y Jorge Luis Barrera de la Rosa, respectivamente. Otra más señala que se ausentaron por ser quienes se encargan de mover a la estructura electoral del sindicato a favor del PAN.

La reunión fue muy cordial –narró a este tecleador un testigo–, como si no hubiera rivalidad política entre el SNTE y el PRI, luego de que el sindicato se volvió un golpeador del tricolor desde el sexenio de Mario Marín Torres. De hecho, tenía más de 10 años que la dirigencia magisterial no tenía tratos con algún candidato priista de Puebla a un cargo de elección popular.

Se dice que Juan Díaz de la Torre le expresó a Blanca Alcalá que el SNTE ve bien su candidatura y el avance de su campaña.

Y que no le desagradaría a los maestros que el PRI regresara a gobernar al estado de Puebla.

La parte más relevante de la reunión es que se les dio la palabra a los operadores del magisterio que están en la campaña de Blanca Alcalá, quienes empezaron a narrar como existe una serie de amenazas de personeros de la Secretaría de Educación Pública y de la Secretaría General de Gobierno de que “les van a romper la madre” por estar del lado del PRI.

Que una vez que acaben las campañas, les han advertido, habrá una purga contra los maestros que operaron contra el PAN.

Díaz de la Torre escuchó serio, con atención, mostrando su malestar por las supuestas amenazas. Y habría expresado que intervendrá para que no se de esa persecución política.

También escuchó con mucho interés cuando le expusieron que, desde la óptica del PRI, la contienda está muy cerrada, se encuentra empatada. A tal grado que luego de que se retiró Blanca Alcalá se quedó a dialogar con algunos de los maestros asistentes para preguntar si es real que está pareja la carrera por Casa Puebla.
Con Dios y con el diablo

¿Cómo interpretar esa reunión de Juan Díaz de la Torre, cuando aparentemente el SNTE está sumado al proyecto continuista del morenovallismo?

Son varias las lecturas posibles:

    El SNTE enfrenta una crisis brutal de liderazgo, luego de la caída de Elba Esther Gordillo Morales, y no se puede dar el lujo de ser aliado de una fuerza política y enemigo a muerte de otras fuerzas políticas, tal como antes pasaba.

Se aprendió que el costo de estar en contra del ganador de una contienda estatal es de graves consecuencias para el sindicato, que padece su nivel más bajo de popularidad y de poder político.

Por esa razón en Puebla el SNTE está tomando las debidas providencias para estar bien con el PRI y con el PAN, con el gobernador Rafael Moreno Valle y con la cúpula priista, con Blanca Alcalá y Antonio Gali. Es decir, se actúa con pragmatismo puro.

    Que el SNTE percibe que la moneda está en el aire, que no haya nada definido entre el PRI y el PAN. Y que reconoce que Blanca Alcalá tiene posibilidades reales de ganar.
    Que el líder del sindicato quería mandarle un mensaje a Rafael Moreno Valle Rosas para hacerle entender que ya no es dueño de la organización magisterial –tal como pasaba al inicio del sexenio y cuando estaba libre Elba Esther Gordillo–, y que se acabó la época en que el mandatario poblano daba manotazos a los líderes gremiales de los profesores y perseguía a los maestros críticos, sin que nadie le pusiera un freno.
    Que el SNTE quiere cumplir su alianza con el PAN y con Antonio Gali, pero sin dañar la relación de cordialidad que mantiene con el gobierno de Enrique Peña Nieto y con la cúpula nacional del PRI. Luego de la defenestración de Elba Esther Gordillo Morales al sindicato únicamente le quedó la ruta de restablecer sus viejas alianzas con el priismo.

Y se quiere evitar que el caso de Puebla despierte sospechas de deslealtades entre el priismo nacional en contra del SNTE.

    El SNTE busca no quedarse fuera del presupuesto de Puebla. Por eso con diferentes formas y procedimientos, intenta quedar bien con los dos principales contendientes. Business are business.

Al final parece haber una combinación de todas las posibilidades mencionadas, aunque con mayor énfasis la última.

Para mayor información:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/04/28/lider-nacional-del-snte-se-reunio-con-alcala-busca-estar-bien-con-el-pri-y-el-pan/

 

 

Sobre admin

x

Check Also

Gasolina robada: su venta llegó a Puebla, la entregan a domicilio

Carlos Rocha/La Jornada de Oriente El incremento generalizado en el precio del combustible arrastró la ...

Deja 450 millones el remate de inmuebles públicos este sexenio

Patricia Méndez/E-consulta Ingresos por 453.8 millones de pesos obtuvo la administración del gobernador Rafael Moreno ...